EE. UU. reduce servicios de visado en Rusia | El Mundo | DW | 21.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE. UU. reduce servicios de visado en Rusia

La embajada de Estados Unidos en Moscú anunció la inminente restricción de sus servicios de visado en Rusia. El Kremlin acusa a Washington de buscar generar tensiones entre ciudadanos y autoridades en la Federación Rusa.

Russland US Botschaft in Moskau (picture alliance/dpa/Y. Kochetkov)

Fachada de la embajada de EE. UU. en Moscú.

Este lunes (21.8.2017), en un comunicado publicado online por la embajada de Estados Unidos en Moscú, Washington anunció que la tramitación de visados de no inmigrante quedaría suspendida en todo el territorio ruso entre el 23 de agosto y el 1 de septiembre, fecha a partir de la cual esas visas volverían a ser concedidas pero "con menor volumen”. El país norteamericano asegura que esta decisión ha sido tomada "en virtud de las medidas adoptadas por Moscú para reducir la cantidad de la misión diplomática de Estados Unidos en Rusia”.

Adicionalmente, a partir del otoño boreal, todas las entrevistas para recibir un visado de no inmigrante se realizarán en Moscú. "Se suspenden hasta nuevo aviso las entrevistas en los consulados de Estados Unidos en San Petersburgo, Ekaterimburgo y Vladivostok”, señala el comunicado de la embajada estadounidense. La misión diplomática informó también que, a partir de ahora, no gestionará las solicitudes de ciudadanos bielorrusos; para recibir un visado, éstos tendrán que visitar las embajadas en Polonia, Ucrania o Lituania.

El Kremlin no ha tardado en reaccionar: el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, acusó a la Casa Blanca de pretender atizar el rechazo de los rusos de a pie hacia las acciones emprendidas por las autoridades del país euroasiático. "Esa es una táctica conocida; esa es la táctica de aquellos que organizan las revoluciones de colores”, señaló Lavrov, haciendo una alusión nada velada a las protestas de 2004 y 2005 –la "Revolución Naranja” de Ucrania– que derivaron en un debilitamiento del nexo Kiev-Moscú.

El senador ruso Andréi Klimov fue más allá y advirtió que Moscú respondería a las restricciones en la labor de la embajada de Estados Unidos. Las tensiones entre ambos países se han recrudecido en las últimas semanas. A finales de julio, el Ministerio de Exteriores ruso le ordenó al Gobierno estadounidense reducir en 755 personas el número de diplomáticos y colaboradores que trabajan en su embajada en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades, para equilibrarlo con la cantidad de diplomáticos rusos en Estados Unidos.

A su vez, esa medida fue tomada por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en reacción a las últimas sanciones contra su país aprobadas por el Congreso de Estados Unidos.

ERC ( EFE / Reuters / AP )

DW recomienda

Publicidad