Ecuador luchó, pero no pudo evitar la eliminación | Los campeones mundiales | DW | 25.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Ecuador luchó, pero no pudo evitar la eliminación

Los sudamericanos empataron sin goles con Francia, quedando fuera del torneo. Para la historia, la extraordinaria actuación de Alexander Domínguez.

A veces algunos equipos dependen mucho de uno de sus jugadores. Pasa con Argentina, que sufre una larga “messidependencia”. Pasó con México, que salvó su portería gracias a una actuación soberbia del arquero Guillermo Ochoa ante Brasil. Y le ocurrió este miércoles (25.06.2014) a Ecuador, que gracias al guardametas Alexander Domínguez pudo mantener su valla invicta, aunque a la larga eso no sirviera de mucho.

Ecuador dependía de un par de factores para pasar a segunda ronda. Primero, debía derrotar a Francia. Y segundo Suiza no debía vencer por muchos goles a Honduras o, mejor aún, los centroamericanos debían derrotar a los europeos (Suiza ganó 3-0). El partido de planteó Ecuador intentaba cumplir su parte: sumar tres puntos. Pero al frente se encontró con una de las selecciones más parejas, más correctas y más agresivas del torneo: Francia.

Los hombres dirigidos por Didier Deschamps buscaron desde un comienzo ahogar a los amarillos con una presión fuerte en mediocampo y una agresiva táctica de ataque inmisericorde. Ecuador buscó, por medio del contragolpe, dar el golpe fatal que propinara su primera derrota a los galos. Pero no fue posible. Moussa Sissoko probó al portero Domínguez con una volea soberbia al minuto 15, como avisando cómo se venía la noche.

Domínguez fue un muro para los franceses.

Domínguez fue un muro para los franceses.

El héroe sin premio

El portero Domínguez siempre estuvo bien ubicado, siempre se estiró lo suficiente, siempre ofreció seguridad y tranquilidad a sus compañeros. Si sumáramos sus tapadas, podríamos llenar una novela. Precisamente el hecho de que el 22 ecuatoriano se hubiera convertido en el héroe de la jornada habla toneladas sobre cómo se planteó el partido: Francia atacando por todos los frentes, Ecuador intentando contener el vendaval a como diera lugar.

Si ya estaban en problemas, los dirigidos por Reinaldo Rueda sumaron una nueva complicación cuando Antonio Valencia golpeó con fuerza la pierna izquierda de Lucas Digne, en una entrada que el árbitro consideró para tarjeta roja en el minuto 50. Con diez jugadores, a Ecuador no le quedó más remedio que echar sus líneas atrás y apostar al contragolpe. Y prenderle velas a Domínguez, que se aburrió de atajar pelotas esta noche.

La tarea de obtener un triunfo se puso demasiado cuesta arriba para un Ecuador que se va del torneo dejando una buena impresión, pero pecando de poca efectividad cuando debió tenerla. Gracias a contraataques o arranques personales pudo dar vuelta la historia. Noboa quitó un balón en el minuto 53, avanzó y terminó la jugada tras combinarla con un compañero. Pero la terminó mal. Montero hizo algo parecido en el minuto 57, pero pecó de personalismo. Aún con diez se pudo escribir todo de otra manera. Pero era mucho pedir.

Diego Zúñiga

DW recomienda

Publicidad