Dos ataques en Pakistán dejan al menos 16 muertos | El Mundo | DW | 02.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Dos ataques en Pakistán dejan al menos 16 muertos

Grupo talibán Jamaat-ul-Ahrar se atribuyó los atentados, que afectaron a un barrio cristiano y a un tribunal en el noroeste del país.

Dos atentados terroristas afectaron la mañana de este viernes (02. 09.2016) a las ciudades de Peshawar y Mardan, en Pakistán, dejando a lo menos 16 víctimas fatales y más de 40 heridos. El primer ataque afectó a un barrio de la minoría cristiana en Peshawar, en el noroeste del país, donde cuatro terroristas suicidas lanzaron granadas contra una iglesia y se enfrentaron durante más de una hora con las fuerzas de seguridad.

“Terroristas atacaron el barrio cristiano de Warsak en Peshawar. Las fuerzas de seguridad respondieron con rapidez. Los cuatro suicidas están muertos”, informó en su cuenta de Twitter el director general de la oficina de relaciones públicas del Ejército (ISPR, en inglés), Asim Bajwa. El portavoz de la Policía de Peshawar, Mohamed Usman, detalló a la agencia EFE que en el ataque murió también un cristiano y cinco personas resultaron heridas.

Pocas horas después, otro ataque suicida sacudió al país. Esta vez los terroristas tuvieron como blanco un tribunal de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en Mardan, ciudad ubicada también en el noroeste de Pakistán. A eso de las 9.30 am (hora local), un atacante solitario lanzó una granada contra los policías que hacían guardia en la entrada de la corte y después trató de entrar en el edificio sin éxito, ya que fue alcanzado por los disparos.

Frustración terrorista

Pese a que logró ser reducido, el terrorista de Mardan pudo hacer estallar los ocho kilos de explosivos que portaba, informó a EFE el portavoz policial de la ciudad, Faisal Shehzad. En la acción perdieron la vida 11 personas, dijo Ejaz Khan, del alto mando de la Policía. Entre las víctimas fatales hay al menos dos policías, así como abogados y jueces. El grupo talibán Jamaat-ul-Ahrar (JuA) reivindicó ambos ataques, según los medios paquistaníes.

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, condenó los hechos, asegurando que los insurgentes están en retirada y que “expresan su frustración por medio de ataques a objetivos fáciles” y añadió que los perseguirán hasta acabar con ellos. “No encontrarán un lugar donde esconderse en nuestro país”, prometió. “Estos ataques cobardes no pueden contra nuestra inquebrantable determinación de luchar contra el terrorismo”, finalizó la autoridad.

DZC (EFE, AP, AFP)


DW recomienda

ADVERTISEMENT