Disputa política amenaza con quebrar oficialismo ecuatoriano | América Latina | DW | 03.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Disputa política amenaza con quebrar oficialismo ecuatoriano

El vicepresidente, Jorge Glas, publicó un duro mensaje contra el presidente, Lenín Moreno, al que acusa de alejarse de la “revolución ciudadana”.

La decisión del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, de abrir espacios de negociación con partidos opositores ha provocado todo un remezón en el oficialismo de ese país. Este miércoles (02.08.2017), el vicepresidente, Jorge Glas, acusó al mandatario de haberse apartado de la "revolución ciudadana” iniciada por su antecesor, el izquierdista Rafael Correa, para acercarse a pactar con personajes nefastos de la historia nacional.

Por medio de un texto, Glas –acusado él mismo de haber recibido sobornos de la empresa Odebrecht– aseguró que "se está orquestando el retorno del viejo país a través del reparto, del tongo. Se construye un escenario propicio para la corrupción institucionalizada". Agregó estar consciente de las consecuencias que podrían acarrear su pronunciamiento, pero "a mí no me van a callar. Podrán perseguirme, fraguar informes de Contraloría y pedir juicios políticos".

Para Glas, "una cosa es que ocurran casos de corrupción en un gobierno. Otra, muy distinta, es crear las condiciones para que un gobierno entero sea corrupto". Pero ahora, añadió, "se sientan las bases para un Estado de corrupción, al pactar con personajes nefastos de la historia nacional, como los Bucaram, al entregar servicios e instituciones a personas vinculadas con el pasado oscuro del país".

Llamado conciliador

En su texto, Glas hace referencia a la presunta entrega de puestos claves del Ejecutivo a personajes cercanos al expresidente Abdalá Bucaram (agosto 1996-febrero 1997). El presidente Moreno -quien declinó comentar las declaraciones pero adelantó que "tomará decisiones”- ha recibido en su despacho, entre otros, al líder de la derecha ecuatoriana, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot; a los ex candidatos presidenciales Cynthia Viteri y Abdalá Bucaram (hijo) y al socialdemócrata Paco Moncayo.

En tanto, el expresidente Rafael Correa amenazó con separarse del movimiento oficialista Alianza País (AP), si el gobierno continúa con el acercamiento a los grupos políticos opositores. "Esta corrupción institucionalizada no la puede aceptar AP. Si AP calla ante esto, es mejor que desaparezca, o, los que no toleramos el cinismo separarnos y hacer un nuevo movimiento", dijo el exgobernante desde Bélgica, donde reside.

Más tarde, Moreno usó las redes sociales para enviar un mensaje conciliador donde remarcó que su posición es "unidad y más unidad para avanzar" en la Revolución Ciudadana, el modelo de Gobierno que Alianza País ha aplicado desde 2007, cuando llegó al poder Rafael Correa.

DZC (EFE, dpa)

DW recomienda