Diferentes posibilidades de coalición de Gobierno en Alemania | Alemania | DW | 30.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Diferentes posibilidades de coalición de Gobierno en Alemania

Durante mucho tiempo, los partidos alemanes buscaron a sus aliados entre las filas de su misma orientación política. Ahora, Angela Merkel debe buscarlos fuera de ellas, lo que se perfila como el final de un era.

Tras la victoria de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) en las pasadas elecciones del 22 de septiembre en Alemania, el partido conservador liderado por Angela Merkel, la CDU y su hermana bávara, la Unión Social Cristiana (CSU), buscan un socio de coalición que “combine” con sus ideas políticas. Pero el Partido Demócrata Liberal (FDP), su último socio, esta vez no logró superar el obstáculo del 5 por ciento de los votos que le hubiese permitido ingresar al Parlamento. Eso significa que Merkel debe ampliar su horizonte de búsqueda, algo que genera gran expectativa.

Buscando socios con las mismas ideas

Para que la CDU pueda cambiar su modelo de coalición y formar gobierno debe

La canciller alemana, Angela Merkel, habla sobre su triunfo electoral. (23.9.2013).

La canciller alemana, Angela Merkel, habla sobre su triunfo electoral. (23.9.2013).

animarse a buscar socios en otros campos. Eso fue lo que hizo luego de las elecciones generales en 2005, cuando formó una gran coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD), una de las dos mayores fuerzas políticas de Alemania. Ahora se plantea si la política alemana puede permitirse seguir pensando en términos de socios con ideas similares, ya que los electores decidieron que eso tiene que cambiar. Las opciones actuales son una coalición CDU-SPD o CDU-Verdes.

“La CDU está interesada en formar una coalición, pero está claro que ahora quiere presionar para que sus potenciales socios abandonen parte de su programa ideológico”, dice el politólogo Uwe Jun, en conversación con Deutsche Welle. Los socialdemócratas y Los Verdes, por el contrario, no están tan dispuestos a ello. “Puede que tengan que ver también las elucubraciones estratégicas de poder, pero, en general, a una parte muy activa de la base le cuesta imaginarse una coalición con un socio de otra orientación política diferente”.

“Traición” a los ideales verdes

Sin embargo, también se alzan voces más pragmáticas. El diputado verde Omid Nouripour aboga, por ejemplo, por una mayor apertura de Los Verdes. Según él, la idea de una alianza rojiverde tuvo que ver con los malos resultados electorales de su partido. En vista de los bajos resultados de las encuestas, los electores tuvieron claro muy pronto que Los Verdes no tenían opciones de ejercer el poder.

Ver el video 01:30
Now live
01:30 minutos

SPD y CDU se enrocan en la fiscalidad

Para Los Verdes, el interrogante acerca de una posible coalición con la CDU es, sin embargo, un factor decisivo para su identidad como partido, que en un comienzo fue lugar de encuentro de aquellos con ideas pacifistas, medioambientalistas y de quienes estaban en contra de los valores establecidos. Para muchos verdes, una coalición con los conservadores de la CDU sería, aún hoy, una traición a sus ideales. El experto e investigador Werner Patzelt piensa, empero, que una coalición CDU-Verdes sería de desear: “De lograrse, llegaría a su fin el pensamiento político tradicional en Alemania. Las diferentes posibilidades de coalición se multiplican, y eso le haría muy bien a nuestro sistema parlamentario de gobierno”. Sin embargo, también hay quien piensa justamente lo contrario: que una democracia se desarrolla a través de alternativas claras.

La mayoría de los expertos coincide en que el recién electo Gobierno alemán estará formado por una coalición que irá más allá de las alianzas entre iguales. Probablemente se produzca una coalición entre la CDU y el SPD. Si eso no se llevara a cabo, la Constitución alemana permite que, en ese caso, la CDU forme un gobierno minoritario, pero Angela Merkel ya descartó esa posibilidad. Sin una mayoría propia, su Gobierno apenas tendría margen de maniobra. Además, el Bundesrat o Consejo Federal, el órgano de representación de los dieciséis estados federados de Alemania, clave en el poder legislativo, está dominado por los socialdemócratas y Los Verdes. Si nadie lograse una mayoría para ser electo canciller, solo quedaría una salida: nuevas elecciones. Pero es improbable que los partidos permitan que eso suceda.

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad