Diez años del centro antiterrorista GTAZ | Alemania | DW | 30.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Diez años del centro antiterrorista GTAZ

El Centro para la Defensa contra el Terrorismo en Alemania (GTAZ) es una plataforma que concentra información de 40 agencias de seguridad para prevenir ataques terroristas. Su existencia hoy aún genera críticas.

En el 2011, un joven serbokosovar de 21 años disparó de muerte a dos soldados estadounidenses en el aeropuerto de Fráncfort. Otras dos personas resultaron gravemente heridas. Este incidente fue el único ataque islamista en Alemania de los últimos diez años.

El pasado martes, Thomas de Maizière, ministro de la Cancillería Federal de Alemania, retrató los últimos diez años de la GTAZ como un gran éxito. No obstante, hay quienes piensan distinto: “incidentes como el del de Fráncfort muestran el poco poder y alcance que tienen grandes instituciones como el GTAZ”, dice Ulla Jelpke, vocera del partido La Izquierda en asuntos de política interna de Alemania. “A pesar de que recolectan gran cantidad de información su interpretación queda corta. El criminal que actúa sólo puede decidir atacar en cualquier momento”, agrega.

Ulla Jelpke

Ulla Jelpke,vocera de Asuntos Interiores del Partido de Izquierda

Jelpke señala también que el GTAZ, por ejemplo, no pudo prevenir los disturbios que, el pasado domingo, protagonizaron hooligans de extrema derecha en la ciudad de Colonia, dejando a más de 40 personas heridas. Las autoridades calcularon la participación de 1.500 manifestantes, pero no, de 5.000. “No se puede decir que el GTAZ fue muy exitoso ¿Por qué calcularon tan mal?”, agrega Jelpke.

Trabajando codo a codo

Cuando se fundó el GATZ, Otto Schily, exministro del Interior de Alemania, esperaba un mejor y veloz intercambio de información. El GTAZ no fue diseñado para ser una nueva megaagencia. La idea era tener una red centralizada que permitiese el intercambio de información entre las diferentes agencias de seguridad.

Agentes de policía y del servicio federal de inteligencia comparten el mismo espacio de trabajo en un nuevo edifico en el distrito de Treptow, en Berlín. Se reúnen a diario para cooperar en la prevención de ataques terroristas, en particular, de islamistas y extremistas de ultraderecha.

Antes del GTAZ, las agencias solían trabajar independientemente, cruzándose, en muchos casos y de manera poco estratégica, en el camino. Cada uno de los 16 estados federados mantiene a su propia policía y, por consiguiente, su propio servicio de inteligencia. Por otro lado, la inteligencia federal y las agencias de contrainteligencia militar operan a nivel nacional.

“El GTAZ ha hecho bien su trabajo”, dice Stephan Mayer, político de la CSU/CDU responsable en temas de seguridad interna. “Los miembros de las diferentes agencias se han conocido mejor, confían más el uno del otro”, agrega.

Los límites de la centralización

“Para el intercambio de información, las agencias internacionales prefieren puestos centralizados de contacto en vez de estructuras no trasparentes”, dice Rolf Tophoven, experto en terrorismo. La detención del llamado “grupo Sauerland”, cuyos miembros planearon una serie de atentados en Alemania, demuestra lo positivo del programa.

Terrorismusabwehrzentrum in Berlin 02.10.2014

El Centro para la Defensa contra el Terrorismo en Alemania (GTAZ) en Berlín

Lo que gusta del GTAZ a muchos expertos en seguridad, es lo que preocupa a muchos otros, en especial a políticos del partido La Izquierda. “Los legisladores no tienen manera de monitorear lo que hace el GTAZ. No va acorde con la Constitución alemana”, dice Jelpke.

La Constitución alemana regula una estricta división entre la policía y los servicios de inteligencia –lección que queda del pasado Nazi en Alemania–. “Si la policía y las agencias de seguridad intercambian información constantemente, se está atentando contra las normas establecidas” dice Matthias Becker, abogado experto en derecho constitucional.

“Si el GTAZ no hace bien su trabajo, no hay necesidad de que exista”, dice Jelpke, refiriéndose a los disturbios del domingo en Colonia. Por otro lado, Mayer, argumenta que el GTAZ es sólo una medida más contra el terrorismo y el extremismo: “tampoco se le puede exigir tanto a la institución”, dice Mayer. “Lo que importa son las investigaciones que ayuden a prevenir ataques terroristas, no en calcular cuánta gente participará en las protestas”.

Publicidad