Diana, la princesa inmortal también para muchos alemanes | Sociedad | DW | 31.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Diana, la princesa inmortal también para muchos alemanes

Cuando la princesa Diana vivía no solo dominaba la prensa amarilla, sino también los titulares en todo el mundo. Veinte años tras su muerte, sus seguidores la siguen adorando como entonces, también en Alemania.

Evely Marie Seidel todavía conserva la radio en la que escuchó la trágica muerte de su ídolo el 31 de septiembre de 1997: Diana, la princesa de Gales. Está guardada en un armario de su casa entre las fotos y las pinturas de la princesa además de una versión en tamaño natural en cartón de la reina de los corazones.

Ese día fue un domingo y su madre estaba de visita cuando oyó la noticia en la radio: "Dije mami, mami, no puede ser verdad, no es verdad. Tiene que ser un historia inventada o un cuento”. No fue un noticia falsa. Diana, quien tras su divorcio perdió el título de alteza real, falleció en accidente de coche a la edad de 36 años en París.

El Club Lady Di de Alemania.

El Club Lady Di de Alemania.

La seguidora alemana de Diana más famosa

Solo en Alemania, 16 millones de personas vieron por televisión el funeral de Diana. En todo el mundo, 2.500 millones de personas. Seidel fundó tras la muerte de Diana el Club Lady Di en Alemania. Casi religiosamente habló sobre la princesa: "Siempre digo con cierta melancolía que Diana fue un regalo para el mundo y para nosotros, pero nos lo arrebataron. Más allá de su muerte, Diana sigue uniendo a personas que hicieron amistades en este club”.

Seidel es probablemente la seguidora más conocida de Diana en Alemania, quien cada año vuela a Gran Bretaña con otros miembros del club con motivo del cumpleaños y la fecha de fallecimiento de la princesa, y deposita flores en su tumba, en Althorp, o en el palacio de Kesington. No solo en Gran Bretaña y Alemania hay mucha gente fascinada con la figura de Diana, sino también en Estados Unidos. "No tenemos monarquía en Alemania, puede ser que sintamos fijación por las casas reales. Y en Estados Unidos, donde nunca hubo ni emperadores ni reyes, están todavía más locos por las fotos y las revistas de Diana”.

Fotos, libros y pinturas de Diana de Gales.

El rincón de Evelyn Seidel dedicado a Diana.

Todavía sigue liderando en la presa del corazón

El interés por Diana, en su día la mujer más fotografiada del mundo y un verdadero icono de la moda, no ha desaparecido en Alemania. Tanto en televisión como en la prensa escrita alemanas aparecen en estos días títulares, como: "Diana, te echamos de menos”, "para siempre la reina de los corazones”. La revista alemana de sociedad por excelencia, "Gala”, promete descubrir "todos sus secretos” y publica una edición extra con motivo del veinte aniversario de su muerte. ¿Por qué esta mujer sigue estando tan presente en la percepción de la sociedad de todo el mundo?

"La nobleza era un tema bastante aburrido en los años 80 del siglo XX. Y entonces apareció esta mujer simpática, guapa y, para muchos, la princesa ideal, quien modernizó la imagen de la casa real”, dice Brigitte Hennig, que trabaja desde 1989 como periodista para la prensa rosa. "Diana tuvo un destino del que todos fuimos partícipes. Había mucha gente que la quería, pero precisamente su marido prefirió a otra mujer. Ese drama y cómo ella consiguió salir adelante, es conmovedor”. Hennig ha comprobado que la figura de Diana se ha catapultado una y otra vez a la opinión pública debido a eventos que se han celebrado en la casa real británcia, como la boda de su exmarido y su rival, el príncipe Carlos y Camila Parker Bowles y la boda de su hijo mayor, el príncipe Guillermo.

 

Fotos y una Diana de cartón en tamaño real.

Diana, presente en la casa de la mayor fan de la princesa en Alemania.

Su vida y destino conmueven

Diana es la "princesa del siglo", cree la fan número uno de Diana en Alemania, Seidel: "Hizo cosas que nunca había hecho antes un miembro de una familia real: dio la mano a enfermos de SIDA, buscó sus propios diseñadores de ropa e hizo grandes cosas por los niños”. Seidel admira que, a diferencia del resto de las casas reales, Diana estuvo muy cerca de la gente: "Enseguida me di cuenta de que ella no usaba guantes, como el resto de los miembros de la casa real. Yo solo conocía la mano extendida con guantes de la reina Isabel II y sus hijas, Ana y Margarita. Tenían miedo de ensuciarse las manos al saludar a la gente. Con Diana vi que saludaba de verdad a la gente con la mano y se inclinaba para estar a su altura”.

Con su póster dorado del Palacio de Kensington, Seidel hizo un tributo especial a su ídolo en el veinte aniversario de su muerte. "No hubiese fundado un club para ninguna otra princesa”, dijo Seidel y añadió: "No habrá nunca más una princesa como ella”.

 

Mara Bierbach (RMR/VT)

DW recomienda