Deutsche Bank: una larga historia de escándalos | Economía | DW | 21.09.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Deutsche Bank: una larga historia de escándalos

La nueva filtración de los archivos de FinCEN muestra cómo los principales bancos internacionales estaban involucrados en lavado de dinero a gran escala. Aquí los escándalos más sonados del principal banco de Alemania.

Últimamente estaba todo tranquilo en torno al Deutsche Bank. Sin nuevas acusaciones, ni más multas. La nueva dirección del banco bajo Christian Sewing, al mando desde la primavera de 2018, parecía haber logrado lo que los rascacielos del banco en la metrópoli financiera alemana de Fráncfort habían anhelado durante mucho tiempo: la calma y un programa de reestructuración que se necesitaba con urgencia. Pero ahora que se conocen los archivos de FinCEN y el papel del Deutsche Bank en ellos, esa calma parece haber terminado.

Desde el estallido de la crisis financiera mundial en 2007/2008, la principal institución financiera de Alemania, con sus 150 años de historia, ha sido objeto de frecuentes titulares negativos. Aquí un resumen de los mayores escándalos:

Negocio hipotecario en EE.UU.

Los llamados préstamos de alto riesgo son considerados el detonante de la crisis financiera mundial. El Deutsche Bank también compró hipotecas mal garantizadas de compradores de viviendas estadounidenses, agrupadas en productos financieros extremadamente complejos, fueron provistas de las mejores calificaciones y revendidas a los bancos como productos de inversión seguros. Cuando el mercado se derrumbó, los bonos de pronto dejaron de tener valor. El banco alemán hacía mucho que había apostado internamente por un desplome, y ganó mucho dinero con él. En 2013, el Deutsche Bank fue condenado a pagar 1.900 millones de dólares a las estatizadas instituciones hipotecarias estadounidenses Freddie Mac y Fannie Mae. En 2017, el banco llegó a un acuerdo con las autoridades estadounidenses. Al principio se habló de un total de 14 mil millones de dólares, lo que habría llevado al Deutsche Bank a la ruina. Pero, al final, se pagaron 7.200 millones de dólares.

Lavado de dinero en Rusia

Mientras el banco seguía negociando con las autoridades estadounidenses, se conoció otro escándalo en 2015, aunque a una escala mucho menor. Según los investigadores, el banco había blanqueado en rublos rusos unos 10 mil millones de dólares desde 2011 a través de transacciones de acciones. Como se trataba de transacciones en dólares, las autoridades estadounidenses intervinieron. La multa en este caso fue de 600 millones de dólares. Posteriormente, el banco cerró sus operaciones de banca de inversión en Rusia. Con lo que se sabe ahora, esto fue aparentemente sólo la punta del iceberg.

Manipulación de tasas de interés

Euribor y Libor son abreviaturas de tipos de interés de referencia. La tasa de oferta interbancaria en euros (Euribor) y la tasa de oferta interbancaria de Londres (Libor) indican las condiciones en que los bancos se prestan dinero entre sí en euros y otras monedas. Se consideran un importante punto de referencia para las tasas de interés de los préstamos a corto plazo y las principales transacciones financieras, como las hipotecas y los derivados. En 2013, la Comisión Europea impuso a seis grandes bancos internacionales una multa de 1.700 millones de euros por manipular los tipos de interés. Gran parte de la multa, unos 725 millones de euros, fue pagada por el Deutsche Bank, que más tarde fue multado con otros 2.500 millones de dólares por las autoridades británicas y estadounidenses.

Violaciones del embargo de EE.UU. a Irán

En este caso, la multa que tuvo que pagar el Deutsche Bank fue considerablemente menor. En opinión de las autoridades de Washington, el banco alemán había violado el embargo estadounidense existente sobre Irán y debió pagar una multa de 260 millones de dólares en 2015. Una cantidad mucho menor frente a los 1.400 millones de dólares que su competidor más cercano, el Commerzbank, tuvo que pagar por las mismas acusaciones.

Christian Sewing, jefe del Deutsche Bank.

Christian Sewing, jefe del Deutsche Bank desde 2018.

Las relaciones comerciales con Epstein

"Fue un grave error aceptar a Jeffrey Epstein como cliente en 2013". Así fue como el Deutsche Bank hacía mea culpa en el verano de 2020, cuando la Autoridad de Supervisión Financiera de Nueva York (DFS) le impuso una multa de 150 millones de dólares. El Deutsche Bank conocía los "terribles antecedentes penales" de Epstein, pero no actuó frente a "sospechosos retiros de efectivo habituales". Entre estos se incluían pagos relacionados con el abuso sexual de menores. El multimillonario, que fue condenado por delitos sexuales, se suicidó en prisión en agosto de 2019.   

Danske Bank

El Deutsche Bank también desempeñó un papel importante en uno de los mayores escándalos de lavado de dinero del mundo hasta la fecha; después de todo, era el banco corresponsal del Danske Bank. Entre 2007 y 2015, se hicieron pagos sospechosos por un monto de alrededor de 200 mil millones de euros a través de la sucursal del banco danés en Estonia. También en este caso, la autoridad reguladora de Nueva York acusó a los alemanes de "insuficiente supervisión de sus clientes". Entretanto, el Deutsche Bank ha invertido unos mil millones de dólares en la mejora de los controles internos y ha aumentado en más de 1.500 el número de empleados del departamento correspondiente.

(ct/er)

DW recomienda