Deutsche Bank: ¿qué será de John Cryan? | Economía | DW | 28.03.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Deutsche Bank: ¿qué será de John Cryan?

Sus acciones van cuesta abajo, su imagen está deteriorada y el estrés invade los despachos de las altas esferas. No son buenos tiempos para Deutsche Bank.

John Cryan, CEO del gran banco alemán, está cada vez bajo mayor presión. El presidente del consejo de administración de Deutsche Bank, Paul Achleitner, habría presuntamente comenzado a buscar sucesores para el ejecutivo británico, que dirige desde julio de 2015 la entidad financiera. Según el rotativo británico The Times, las relaciones entre ambos se habrían quebrado.

El diario también afirma que Achleitner, quien trabajó para Goldman Sachs antes de su época en Deutsche Bank, habría hablado con Richard Gnodde, director para Europa del estadounidense Investmentbank, para ofrecerle el puesto. Este, sin embargo, habría rechazado la oferta. 

Lea también: 

Alemania: el Deutsche Bank y la maldición de los números rojos

Deutsche Bank registra pérdidas por tercer año consecutivo

Según estas mismas informaciones, Achleitner también habría entablado contacto con Jean Pierre Mustier, así como con Bill Winters. El primero dirige el italiano Unicredit, mientras que Winters está al frente de la entidad británica Bank Standard Chartered.

La "empresa más incompetente”

Achleitner está obligado a reaccionar tras el hundimiento de las acciones de Deutsche Bank en un 30 por ciento en lo que va de año. "El descontento de los accionistas, por el contrario, no hace más que crecer, sobre todo entre los más recientes, como el conglomerado chino HNA o la gestora de fondos Blackrock", dice Stefan Müller, jefe de la Sociedad Alemana de Análisis de Valores (DGWA, por sus siglas en alemán).

La simple noticia de que la era Cryan podría estar cerca de su fin ya dio alas a las acciones de la compañía, que subieron en la mañana del martes (28.03.2018) un 3,5 por ciento, aunque poco después volvieron a bajar ligeramente. Las pasadas  semanas la entidad alemana sufrió numerosos contratiempos.

Ya en enero se anunciaron importantes pérdidas como consecuencia de la reforma fiscal del presidente estadounidense, Donald Trump. Luego, en marzo, a pesar de haber cerrado con pérdidas por cuarto año consecutivo, el mayor prestamista de Alemania quiso repartir entre sus directivos 2.300 millones de euros en bonos, algo a lo que tuvo que renunciar tras la polémica y las protestas que esto generó. 

Finalmente, esta semana pasada, el director financiero, James von Moltke, anunció que los ingresos del negocio de banca de inversión relativos al primer trimestre del año serían más débiles de lo previsto. El fin de semana se hicieron públicos los comentarios de la directora de operaciones, Kim Hammonds, quien en una reunión directiva interna dijo que era la "empresa más incompetente” en la que había trabajado.

¿Un jefe demasiado titubeante?

Cryan, de 57 años, llegó en 2015 con la misión de sanear el Deutsche Bank tras la renuncia de su predecesor, Anshu Jain. En el momento de asumir el cargo, anunció que las reestructuraciones requerirían años. En febrero de 2018 dijo que estaba a mitad de camino de sus objetivos y que quería cumplir sus promesas. Con satisfacción, comentó: "Empieza a gustarme mi trabajo”.

"No siempre fue fácil, pero la cosa empieza a mejorar", continuó Cryan. En cualquier caso, no era ningún secreto, escribe The Times, que Achleitern y Cryan tenían pareceres distintos sobre la orientación del negocio de mercado de capitales. Durante mucho tiempo fue una lucrativa fuente de ingresos, pero acabó convirtiéndose en el niño problemático de la entidad financiera.

Cryan no ha cambiado en esencia la estrategia de sus predecesores, Anshu Jain y Jürgen Fitschen: se ha aferrado a la banca de inversiones. Pero Postbank fue reintegrado para reforzar el negocio de la banca privada. Y su gestora de activos Deutsche Assset Management salió a bolsa el viernes pasado (23.03.2018) para poder actuar de forma más libre. 

Una vez que se pierde la confianza…

"Los trabajadores casi no tienen confianza en la cúpula directiva", afirma Stefan Müler de DGWA. Desde el banco también llegan quejas de que Cryan no ha reconocido suficientemente el trabajo de sus empleados.

"A nivel interno han tenido lugar muchas contradicciones internas y luchas de poder que todavía deben ser resueltas", opina Hans-Peter Burghof, profesor de economía bancaria y servicios financieros de la Universidad de Hohenheim, en el suroeste del país. "Se necesita a alguien que actúe con mano dura. Pero también a alguien con visión, que dé perspectiva a la gente, que haga sentir a los trabajadores que, cuando pase este tiempo difícil, tienen un futuro exitoso por delante”, dice este experto en bancos.

Lo que no se sabe es quién puede ser esta persona. Muchas voces indican que Axel Weber podría serlo. El antiguo presidente del Bundesbank, actualmente al frente del consejo de administración del banco suizo UBS, sería al menos una personalidad con gran integridad y con capacidad para hacer valer sus opiniones. De hecho, el antiguo cabeza de Deutsche Bank Josef Ackermann ya llamó hace unos años a Weber. Pero este dejó de lado a los alemanes para marcharse a Suiza.

Autora: Brigitte Scholtes, desde Fráncfort (EAL/MS)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda