Deutsche Bank - Commerzbank: ¿Una fusión de dos débiles? | Economía alemana | DW | 11.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

Deutsche Bank - Commerzbank: ¿Una fusión de dos débiles?

En realidad, Deutsche Bank quería regresar por sus propios medios. Sin embargo, periódicamente hay rumores sobre una fusión con Commerzbank. Los políticos presionan y ahora la fusión podría ir en serio.

Hace medio año, Christian Sewing anunció que su banco estaría listo para una gran fusión en un año y medio, como máximo. Sin embargo, los rumores sobre una fusión con el Commerzbank no se calmaron. En febrero, Sewing recibió un mandato de sus colegas en el consejo de administración para hablar informalmente con Martin Zielke, CEO de Commerzbank, sobre una fusión o adquisición, informa el diario alemán ‘Süddeutsche Zeitung', citando a los círculos financieros.

Los primeros contactos informales de este tipo ya se hicieron "en grupos muy pequeños", dice el periódico ‘Welt am Sonntag'. Sin embargo, estos aún no se encuentran en una etapa en los que deben ser notificados. Los portavoces de ambas instituciones financieras no quisieron comentar sobre los informes. Según una información privilegiada, debe tomarse una decisión a favor o en contra de una fusión dentro de las próximas semanas.

Deutsche Bank - Christian Sewing (Imago/R. Zensen)

Hace medio año, el jefe de Deutsche Bank, Christian Sewing, no vio a su banco maduro para llevar a cabo una fusión con Commerzbank.

Presión política para la fusión

Eso sería en el espíritu de la política. Durante meses, se ha presionado a las dos instituciones financieras a fusionarse. La economía de Alemania necesita de un banco alemán fuerte, no está cansado de recalcar el Ministro de Finanzas Olaf Scholz (SPD). La gente habla sobre la situación para poder hacer las cosas necesarias "en caso de que haya que hacer algo", dijo Scholz a principios de febrero en Londres.

Durante meses, Berlín ha estado revisando opciones para Deutsche Bank.  Incluso funcionarios de alto rango participaron en conversaciones informales sobre una posible fusión con el banco suizo UBS, dijeron dos personas conocedoras del asunto. No obstante, la idea se archivó rápidamente y se centraron nuevamente en promover una fusión de Deutsche Bank y Commerzbank.

En medio de la reestructuración corporativa

La baja rentabilidad, especialmente del Deutsche Bank, hace que la política esté cada vez más preocupada ante el deterioro de la economía, se dijo en los círculos gubernamentales. Aunque el Deutsche Bank acababa de regresar a la rentabilidad en 2018 después de tres años consecutivos de pérdidas, los rendimientos son tan bajos como los de cualquier competidor importante y las calificaciones crediticias son débiles. Los costos de financiamiento del instituto y las primas de riesgo son, en consecuencia, altos. Las agencias de calificación Moody's y Fitch han proporcionado a la calificación del Deutsche Bank una perspectiva negativa, y amenazan con una reducción de la calificación crediticia. Esto haría aún más difícil la refinanciación.

Cada vez más observadores ya no creen que dicho banco pueda hacer el cambio por sí mismo. Los analistas dudan de que Deutsche Bank pueda alcanzar su objetivo de retorno este año. El valor del mercado de acciones se ha reducido a poco menos de 16.000 millones de euros, las acciones alcanzaron un mínimo histórico en 2018.

Commerzbank, también, está lejos de lograr su objetivo de reestructurar el grupo. Incluso en otoño tuvo que abandonar el Dax y bajó a la segunda liga de la bolsa de valores, MDax. Durante más de diez años, el gobierno ha sido el mayor accionista individual de Commerzbank con un buen 15 por ciento. El banco se convirtió en un rescate en medio de la crisis financiera después de asumir el problemático Dresdner Bank.

La recesión podría convertirse en un acelerador

 

Una recesión afectaría duramente tanto al Deutsche Bank como al Commerzbank. El alivio de un cambio en las tasas de interés también ha estado muy lejos de seguir las decisiones del Banco Central Europeo la semana pasada.

Pero incluso sin una recesión, la mayor casa de dinero alemana está luchando en muchos frentes, según los círculos gubernamentales. "Tienes que arreglar el techo mientras brilla el sol", dijo un interno.

A ello hay que añadirle el temor de que un competidor extranjero pueda agarrar al Commerzbank. El Deutsche Bank no solo perdería a su socio de fusión, sino que también crearía un fuerte competidor en su mercado local, mientras que los bancos de Wall Street serían cada vez más poderosos en banca de inversión.

Banner Deutsche Bank und Commerzbank (Reuters/K. Pfaffenbach)

Favorecido por la política: un campeón nacional, formado por Deutsche Bank y Commerzbank.

Combinación a alto costo

La fusión de Deutsche Bank y Commerzbank crearía la casa bancaria más grande de Alemania, con cerca de 140.000 empleados en todo el mundo, unos 38 millones de clientes y un balance general de casi dos billones de euros. Con un valor de mercado de acciones de más de 24.000 millones de euros, el nuevo banco aún sería un peso ligero en comparación internacional.

Por otro lado, el costo de una fusión sería alto. Los expertos estiman que la integración de las dos instituciones financieras lleve al menos dos años. Además, sería necesario un aumento de capital de 1.000 millones de dólares. Recientemente, los analistas de Morgan Stanley cuantificaron el posible agujero de capital en cuatro a nueve mil millones de euros. Además, al menos 10.000 empleos desaparecerían en el curso de una fusión.

Los accionistas tampoco están convencidos: "Seguimos escépticos de que una fusión tenga sentido", dijo un importante accionista de Deutsche Bank el fin de semana a la agencia de noticias Reuters. Antes de decidir sobre tal movimiento, debe haber un plan integral para el futuro del banco fusionado.

Voces críticas de la política

"Creo que, en este momento, sería errónea una fusión entre Deutsche Bank ", dice Danyal Bayaz de Los Verdes. Frente a nuevos competidores como ApplePay o GooglePay en el mercado financiero, sería fatal que Deutsche Bank tuviera que lidiar principalmente con él mismo”. Finalmente, Commerzbank también está luchando contra los vientos en contra, después de haber cobrado sus ganancias a mediano plazo y los objetivos de rendimiento en los últimos meses.

El experto financiero de FDP, Otto Fricke, duda del sentido de una fusión de Deutsche Bank y Commerzbank. La crisis financiera de hace diez años ha enseñado que cada vez es más difícil que los bancos sean más grandes, dijo el político el lunes a la emisora de radio Deutschlandfunk. "Cuanto más grande es un banco, mayor es el riesgo sistémico de este banco y más hay que regularlo". La idea del gobierno federal de formar campeones nacionales es obsoleta. En los últimos años, la economía alemana también se ha quejado de bancos privados comparativamente débiles. Más bien, Berlín debería pensar más allá de Europa y explorar posibilidades.

(jag/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

DW recomienda