Detrás del telón del servicio de inteligencia exterior de Alemania | Alemania | DW | 06.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Detrás del telón del servicio de inteligencia exterior de Alemania

Desde que el servicio de inteligencia alemán (BND) se trasladó a Berlín, la agencia ha intentado promover una imagen de apertura en lugar de una de secreto. Una exposición interactiva está ahora abierta a los visitantes.

Hubo un tiempo en el que se suponía que nadie siquiera sabía que existía el servicio de inteligencia extranjero de Alemania (BND). En los primeros años después de la Segunda Guerra Mundial, el juego del escondite a veces tomaba formas grotescas. La agencia alemana del servicio secreto responsable de los países extranjeros usaba el nombre de "hospedaje de funcionarios públicos". En ese momento, las oficinas del BND estaban escondidas en la ciudad de Pullach, al sur de Múnich. Hoy en día, la agencia tiene su sede en el centro de Berlín.

La ubicación no es mala para una agencia gubernamental que trabaja en secreto y se supone que garantiza la seguridad de Alemania. Para aumentar la aceptación pública de una agencia que no es ajena a fallas y escándalos, el BND ha cambiado de táctica. Ubicar en el corazón de la capital alemana su nueva y amplia sede, de aspecto arquitectónico un tanto soso, fue una declaración clara, y la exposición que se inauguró en el centro de visitantes el martes (05.11.2019) lo es aún más.

La nueva sede del BND en Berlín presenta la obra monolítica La cosa, de Stefan Sous

La nueva sede del BND en Berlín presenta la obra monolítica "La cosa", de Stefan Sous

El centro ha estado abierto desde principios de 2019 y se considera único en el mundo, un hecho del que el BND, controlado por la oficina de la canciller alemán, está orgulloso. A los aproximadamente 6.500 empleados del BND no les gusta escuchar las palabras "servicio secreto". La agencia quiere ser vista como transparente. Situado cerca del mundialmente famoso Museo de Historia Natural de Berlín, el BND ha intentado un toque propio de museo al abrir una exposición, una especie de servicio secreto "práctico".

Encanto de los años 70 al estilo James Bond

Con más de 120 piezas, la exposición atrae a los visitantes con un enfoque multimedia interactivo y ultramoderno. Lo más destacado es una pared LED de dos pisos y 72 metros cuadrados que hace que la sala parezca un planetario. El panorama tridimensional azulado y reluciente, con sus puntos y líneas brillantemente iluminados, está diseñado para despertar la imaginación de las personas. ¿Convierte esto al BND en una empresa de alta tecnología del siglo XXI financiada con dinero de los contribuyentes? En cierto modo, sí.

La exhibición presenta un guiño a la película de espías Spy Today, Die Tomorrow

La exhibición presenta un guiño a la película de espías "Spy Today, Die Tomorrow"

Los visitantes no pueden comprar drones o micrófonos para escuchar en secreto a sus vecinos, pero pueden darle una mirada de cerca a los clásicos del mundo del espionaje. Algunos artículos parecen sacados directamente de una película de James Bond de los 70, incluyendo un zapato de aspecto normal con un tacón desmontable que tiene un espacio oculto.

Reflectores brillantes resaltan la imagen cliché del estereotípico agente secreto encubierto rodeado de hermosas mujeres. Un póster de la película ligeramente modificado que muestra a los protagonistas Lex Barker y Maria Perschy en la película de 1967 Spy Today, Die Tomorrow, muestra que el BND no teme burlarse de sí mismo.

El servicio secreto es un asunto serio

Sin embargo, el servicio secreto como tal es un tema demasiado serio y peligroso para ser tomado a la ligera. La exposición del BND, que cubre un área total de más de 400 metros cuadrados, es profesional e informativo al mismo tiempo, e incluye información en pilares rectangulares que dan a las personas una idea de la base legal sobre la que trabaja el servicio secreto y quién lo controla.

 Un chaleco suicida deja claro que el espionaje puede ser un negocio peligroso

Un chaleco suicida deja claro que el espionaje puede ser un negocio peligroso

Un chaleco suicida es una prueba tangible de que los agentes del BND a veces arriesgan sus vidas. Las muestras también incluyen sistemas portátiles de misiles tierra-aire utilizados en zonas de guerra. Asimismo, un chaleco salvavidas de tamaño infantil para alta mar es un recordatorio de lo que sucede todos los días en la ruta de los refugiados en el Mediterráneo.

Quien quiera echar un vistazo más de cerca a la exposición del BND de 2,5 millones de euros debe planificar con anticipación su visita. Por razones de seguridad, solo está abierto a grupos registrados. A largo plazo, la agencia planea cambiar su política para que las personas puedan simplemente pasar cuando lo deseen, tal como lo hacen en el cercano Museo de Historia Natural.

rrr/mn

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda