Detector de mentiras respalda versión de náufrago salvadoreño | América Latina | DW | 04.04.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Detector de mentiras respalda versión de náufrago salvadoreño

José Salvador Alvarenga, el pescador rescatado en enero en Islas Marshall, después de pasar 13 meses a la deriva en una lancha, presentó pruebas poligráficas y médicas que constatan su relato de sobrevivencia en altamar.

José Salvador Alvarenga a su regreso, abandona el barco hospital Lomor.

José Salvador Alvarenga a su regreso, abandona el barco hospital "Lomor".

Alvarenga relató el 30 de enero a sus rescatistas en Islas Marshall que partió junto con otro compañero a una excursión de pesca en diciembre de 2012 en costas mexicanas y que después de tener problemas con el motor tras una tormenta quedaron a la deriva. Elsalvadoreño aseguró que durante su naufragio sobrevivió gracias a una dieta a base de peces y aves crudas, además de sangre de tortuga, orina y agua de lluvia.

Esta historia ha sido fuertemente cuestionada por la prensa local e internacional, debido a que a su regreso a El Salvador, el 11 de febrero pasado, el pescador no se veía demacrado y su piel no presentaba daños causados por el sol.

Sin embargo, abogados de la Firma Legal Masonek acompañaron a Alvarenga durante una conferencia de prensa y corroboraron que la prueba del polígrafo realizada al hombre de 37 años constató dicho relato. Otro perito de la firma con sede en Estados Unidos confirmó que Alvarenga padece una severa infección de amibas y parásitos causada por ingerir alimentos crudos. Asimismo se presentaron fotografías nunca antes vistas de Alvarenga captadas durante su permanencia en el atolón de Ebón, en las que aparecía con quemaduras en su piel causadas por el sol.

Los abogados también llamaron por teléfono a Guillermino Rodríguez, un antiguo compañero de trabajo de Alvarenga en México, quien confirmó que él y el pescador Ezequiel Córdova zarparon de un muelle en el estado de Chiapas el 18 de diciembre de 2012. Además comentó que se hizo una búsqueda durante ocho días en aguas mexicanas para localizar a los náufragos.

A la deriva, de Chiapas a las Islas Marshall

El salvadoreño regresó a su país el 11 de febrero, después de permanecer diez días en Majuro, capital de Islas Marshall, lugar al que fue llevado diez días después de ser localizado en Ebón, un atolón que integra el archipiélago de Islas Marshall.

Luego de pasar siete días internado en un hospital público para someterse a exámenes médicos, recibió el alta el 18 de febrero y un día después regresó a su hogar en Garita Palmera, a 121 kilómetros al occidente de San Salvador, en la costa salvadoreña.

En declaraciones a la prensa, Alvarenga aprobó la idea que su historia sea contada en un libro o en la pantalla grande. No obstante, sus abogados dijeron que de momento no consideran vender los derechos del relato y que por ahora les interesa la salud física y psicológica de su cliente.

El pescador señaló además que le gustaría vivir con sus padres y trabajar en cualquier otra actividad que no esté relacionada con la pesca, debido al miedo que siente al mar a raíz de su naufragio. Jeffrey Masonek, dueño de la firma legal que asesora a Alvarenga, indicó que la semana pasada su cliente viajó a México a expresarle sus condolencias a la familia de su compañero de naufragio, quien murió cuatro meses después de quedar a la deriva en altamar.

JOV (dpa, efe)