Desperfecto nuclear en Suecia: ″incidente serio″ | Alemania | DW | 04.08.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Desperfecto nuclear en Suecia: "incidente serio"

Luego del desperfecto en una planta atómica sueca, el ministerio de Medio Ambiente de Alemania estudia si problemas similares pueden registrarse en plantas germanas.

La planta atómica de Forsmark, en Suecia: ¿a cuánto de una catástrofe?

La planta atómica de Forsmark, en Suecia: ¿a cuánto de una catástrofe?

"El ministerio federal del Medio Ambiente trata de acceder actualmente a informaciones exactas y aclarará lo antes posible si problemas técnicos similares pueden registrarse también en centrales nucleares alemanas", dijo un portavoz del ministerio.

Como consecuencia del desperfecto en Forsmark, Suecia, otros dos reactores suecos en Oskarshamm, en el sudeste del país, fueron desconectados de la red eléctrica. También los cuatro reactores de la planta de Ringhals, en la costa oeste de Suecia, están bajo redoblado control.

Atomkraftwerk Forsmark in Schweden

La sala de reactores de la planta nuclear de Forsmark: generadores no arrancaron.

A fines de julio se habían registrado en la planta de Forsmark un cortocircuito, que llevó a que los reactores no fueran abastecidos con corriente. Cuando, en el marco de trabajos de mantenimiento, los sistemas de seguridad cortaron automáticamente la corriente eléctrica de la planta, los generadores de emergencia no asumieron, como estaba previsto, el abastecimiento.

Generadores no arrancan

Según las informaciones hasta ahora a disposición, sólo dos de los cuatro generadores de emergencia arrancaron. Los otros dos fueron puestos manualmente por el personal luego de veinte minutos.

"Lo problemático de la situación es que la planta no se comportó como era de esperar", dijo Lars Rask, funcionario de la Inspección de Energía Atómica de Suecia. Los generadores habían sido proporcionados por la empresa alemana AEG.

Controvertido es aún qué hubiera podido pasar. Algunos expertos dicen que sólo con mucha suerte se pudo evitar una nueva catástrofe nuclear. Otros ponen en entredicho esas dimensiones del desperfecto. Los medios de comunicación suecos informaron, remitiéndose a las declaraciones de un empleado, que había faltado poco para que se produjera una fusión del núcleo del reactor.

Ministro alemán: "incidente serio"

Sigmar Gabriel (socialdemócrata), ministro alemán de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear, dijo que en todo caso el defecto en la planta sueca es un "incidente técnico serio" y llamó el viernes a las autoridades que regulan la energía atómica en cada uno de los Estados a controlar el funcionamiento de los generadores de emergencia y verificar si fueron provistos por la empresa AEG.

AKW Neckarwestheim

Planta atómica de Neckarwestheim, Alemania: redoblados controles.


Además, el ministerio exigió a los operadores de las centrales atómicas informar al Gobierno central qué tipo de conocimientos existen acerca de si el incidente en Suecia puede registrarse también en plantas alemanas.

Por su parte, los Verdes (en la oposición) han exigido al Gobierno una inmediata aclaración sobre el desperfecto en Forsmark. Una fusión del núcleo del reactor hubiera tenido catastróficas consecuencias para el norte y el centro de Europa, dijo un portavoz del partido ecologista.

Uno de los problemas centrales de las plantas atómicas es que, debido a que son un sector de seguridad altamente sensible, mucha documentación sobre ellas es secreta, por lo que muy pocos expertos conocen a ciencia cierta todos los detalles de las centrales y por lo tanto, de sus riesgos.

Una tecnología riesgosa

El consorcio alemán energético E.ON, que realizó primeros análisis de los reactores en Alemania, ha manifestado que en centrales atómicas nacionales, un caso como el de Suecia no puede suceder.

Expertos de Greenpeace le han salido, sin embargo, al paso, diciendo que el caso es relativamente complicado y las investigaciones aún no están concluidas: cómo puede entonces alguien decir que algo de lo que no se sabe bien qué es no puede pasar en Alemania. Rebatir ese argumento es, efectivamente, difícil.

Por ello, los críticos de la energía nuclear insisten en que, como demuestra ahora el caso sueco, la generación nuclear de corriente es una tecnología riesgosa y exigen abandonarla.

En Suecia, aproximadamente la mitad de la electricidad es producida en plantas atómicas. En Alemania, las plantas nucleares cubren el 12 % de la demanda de corriente eléctrica en el país. Tanto Suecia como Alemania han aprobado ya abandonar la generación atómica de electricidad

DW recomienda