Desenredar la madeja antes de la Cumbre europea | Europa | DW | 10.06.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Desenredar la madeja antes de la Cumbre europea

La cúpula política europea se moviliza mucho en estos días: las reuniones a cuatro ojos entre los jefes de Estado europeos preparan la Cumbre de la próxima semana, en un intento por desenredar un poco la madeja.

Rumbo a la Cumbre.

Rumbo a la Cumbre.

No serán pocas las conversaciones a cuatro ojos y a puerta cerrada que tendrán lugar a diversos niveles de la cúpula política europea hasta la Cumbre de Bruselas los próximos 16 y 17 de junio. El canciller alemán, Gerhard Schröder, y el presidente francés, Jacques Chirac, después de su reunión de hoy en París expresaron su esperanza de que a la crisis política europea, suscitada después del triunfo del no a la Constitución en los referendos de Francia y Holanda, se sume una económica: la del presupuesto de la Unión Europea 2007-2013.

El presupuesto

Para ello es imprescindible llegar a un consenso. Y éste no se ve venir. Alemania y Francia han decidido aumentar la presión sobre Reino Unido para que éste renuncie al "cheque británico" -el descuento que Margaret Thatcher negoció en 1984 cuando los británicos eran de los más pobres del euro club. Esta prevenda le reditúa a Gran Bretaña 4500 millones de euros anuales, a los cuales no quiere renunciar. El primer ministro británico, Tony Blair, se encontrará el lunes con Schröder y el martes con el presidente del Consejo Europeo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, quien hace lo suyo por aceitar el asunto.

Trato igualitario

Existe una propuesta de la Comisión Europea que contempla tanto congelar el "cheque británico" como establecer un mecanismo de devoluciones para todos los países cuya contribución neta supere el 0,35% de su Producto Interior Bruto (PIB). Se trata sobre todo de Alemania, Holanda y Suecia. En el caso germano, el aporte anual a las arcas europeas oscila entre 6000 y 7000 euros.

Londres se niega, e incluso ha amenazado con vetar el acuerdo sobre el marco presupuestario, Italia y Portugal también se niegan a aceptarlo, pero porque en él se incluye ciertos recortes a los programas de fomento regional. Por su parte, los miembros nuevos de la Unión desean un aumento de los recursos para el fomento regional, y Francia no quiere que se cambie nada en cuanto al presupuesto agrícola, pues es uno de los que más se beneficia de él.

¿Manos atadas?

La madeja está enredada. Francia y Holanda han perdido fuerza desde el triunfo del no a la Constitución, y aunque el canciller alemán apoye abiertamente a París, se encuentra en un limbo político que no le deja mucho campo de acción. Todo se complica más con el hecho de que Rumania y Bulgaria se encuentran a la puerta, y que el inicio de las negociaciones para la inclusión de Turquía se ha fijado para el 3 de octubre.

El cascabel del gato

Las declaraciones de buena voluntad y buenos deseos para el futuro de la Unión Europea no faltan, tampoco las exhortaciones a la acción colectiva y a la búsqueda de concertación que es lo único que llevará la UE a salir de esta crisis de identidad, aseveró por su parte Joseph Borrell, el presidente del Parlamento Europeo. "Nadie puede prescindir de Europa", añadió. Y en ello al parecer hay consenso, sobre todo cuando se trata de beneficios presupuestarios.

DW recomienda

  • Fecha 10.06.2005
  • Autor Mirra Banchón
  • Imprimir Imprimir esta página
  • Enlace permanente https://p.dw.com/p/6l40
  • Fecha 10.06.2005
  • Autor Mirra Banchón
  • Imprimir Imprimir esta página
  • Enlace permanente https://p.dw.com/p/6l40