Derecha xenófoba escandinava insiste en referendo para salir de la UE | Europa al día | DW | 19.08.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Derecha xenófoba escandinava insiste en referendo para salir de la UE

La derecha xenófoba escandinava, segunda fuerza en Dinamarca y tercera en Suecia, ha acentuado en los últimos días su exigencia de implementar una consulta sobre la permanencia de sus países en la Unión Europea (UE).

Kristian Thulesen Dahl, líder del Partido Popular Danés (DF).

El Partido Popular Danés (DF) reclama una salida danesa de la UE ("dexit"), una reivindicación que su líder, Kristian Thulesen Dahl (foto de archivo), ha reiterado por estos días.

Mientras Bruselas y Londres negocian un acuerdo sobre la retirada del Reino Unido de la UE, los Demócratas de Suecia (SD) y el Partido Popular Danés (DF) han reiterado su apuesta por esta vía, a un año para los comicios europeos y con las legislativas en un horizonte cercano (las suecas, en tres semanas y las danesas, en 2019). Se trata de dos países tradicionalmente euroescépticos, aunque sus reclamaciones no cuentan con apoyo mayoritario.

"La UE no es el camino para una mayor cooperación en Europa. Es una unión política supraestatal donde los políticos de países a los que no podemos ni votar ni revocar tienen mayor influencia sobre la legislación sueca de la que yo, diputado en el Parlamento sueco, tengo", lamentaba hace dos días el líder del SD, Jimmie Åkesson.

"Swexit"

Åkesson, que hizo esas declaraciones en una entrevista a la emisora pública Radio de Suecia, y su partido defienden un "swexit", a imagen del "brexit", y ya el día después de que los británicos votaran a favor de dejar la UE, en junio de 2016, reclamaron una consulta similar en el país nórdico.

"Nuestra línea sobre la UE es clara. Demócratas de Suecia quiere abandonarla, tras un referendo en que los suecos puedan pronunciarse sobre la unión supraestatal en que se ha convertido y no lo que nos vendieron en 1994", señalaban hace unos días en un artículo los dos eurodiputados del SD, Kristina Winberg y Peter Lundgren.

Todos los sondeos aparecidos en las últimas semanas apuntan a una subida notable del SD, que amenaza con convertirse en segunda fuerza y acabar con el bloqueo al que lo han sometido el resto de fuerzas políticas en las dos últimas legislaturas por su vinculación con grupos neonazis en sus orígenes.

Jimmie Åkesson (foto de archivo), líder de los los Demócratas de Suecia (SD).

Jimmie Åkesson (foto de archivo), líder de los los Demócratas de Suecia (SD), pide el "swexit".

¿Sin apoyo popular?

Pese a la previsible subida electoral del SD, el "swexit" no tiene apoyo de otras fuerzas parlamentarias, ni de la población, que rechazó en 2003 la entrada en el euro: según una encuesta de mayo de la Oficina Central de Estadística, el 52,4% de los suecos es partidario de continuar en la UE, por un 18,8 % que quiere dejarla.

No muy diferentes números ofrece una encuesta encargada en primavera por la televisión pública DR (55% a favor, 28 % en contra) en Dinamarca, que en su día rechazó el tratado de Maastricht y el euro. Además, en diciembre de 2015, Dinamerca se negó también a modificar la excepción que aplica desde 1993 a la política europea en materia de justicia y seguridad.

"Dexit"

El Partido Popular Danés (DF), como el SD sueco, reclama desde hace dos años una salida danesa de la UE ("dexit"), una reivindicación que su líder, Kristian Thulesen Dahl, ha reiterado por estos días. Tanto el SD como el DF integran el Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos, junto a los tories británicos y el polaco Ley y Justicia.

Segunda fuerza en las generales de 2015 -con el 21 % por el 19 % de los liberales del primer ministro, Lars Løkke Rasmussen-, el DF eligió, como ha hecho antes, quedarse fuera del gobierno y ser el socio externo que le da la mayoría absoluta, aunque por primera vez ha mostrado su deseo de entrar en un hipotético ejecutivo en 2019.

Pero Thulesen Dahl abrió hace unos días el año político avisando a Rasmussen de que un pacto solo será posible si los liberales regresan a una línea más euroescéptica, aparte de defender una consulta sobre la UE para Dinamarca cuando finalicen las negociaciones entre Bruselas y Londres.

El líder del DF ha instado también al Gobierno danés a que se desmarque de lo que considera la línea inamovible de Bruselas, que se niega a ceder en las conversaciones, al contrario que Londres. El Partido Popular Danés ya fue la fuerza más votada en los comicios europeos de 2014 en su país, con el 27 % de los votos y 4 de los 13 escaños en juego (efe).

DW recomienda

Publicidad