Día de Internet Seguro: advertencia contra los peligros en las redes sociales | Ciencia y Ecología | DW | 09.02.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Día de Internet Seguro: advertencia contra los peligros en las redes sociales

El Día Internacional de Internet Seguro fue creado para fomentar un uso más seguro y responsable de la red. DW habló con un portavoz de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información.

Primer consejo: jamás mezclar trabajo con placer.

Primer consejo: jamás mezclar trabajo con placer.

La irrupción de las redes sociales en Internet -como Twitter y Facebook- ha provocado que los datos privados que circulan por la red se hayan vuelto mucho más accesibles. Hoy (09.02.2010) se celebra el Día de Internet Seguro, una jornada destinada a alertar a los usuarios de Internet de los peligros que se pueden derivar de su presencia en la red. La Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información (ENISA, por sus siglas en inglés) es una de las múltiples organizaciones que apoyan el Día de Internet Seguro.

El portavoz de ENISA, Ulf Bergstrom, dialogó con DW sobre las ventajas y los riesgos de las redes sociales online y sobre qué pueden hacer los usuarios para protegerse a sí mismos.

DW: ¿Qué deben vigilar los usuarios cuando participan en redes sociales?

Ulf Bergstrom: Deberían tener cuidado con los correos que envían a través de la red, porque uno nunca puede saber realmente quién acabará utilizando esa información. Por supuesto, hay que disfrutar de las redes sociales. Pero también hay que ser inteligente y no escribir nada de lo que podamos arrepentirnos toda la vida. Algo que no es fácil que tengan en cuenta, por ejemplo, los adolescentes. En realidad, de lo que se trata es de no difundir información a la que, por ejemplo, nuestro futuro empleador pueda acceder cinco o diez años más tarde. Uno no debería compartir información sensible en Internet.

Así que, básicamente, el mensaje es no mezclar negocios con ocio. ¿Es correcto?

Totalmente. En los últimos tiempos hemos visto muchos casos. Por ejemplo, en uno de esos casos se utilizó las redes sociales para escribir comentarios sobre pasajeros de dos líneas aéreas, comentarios negativos sobre esos pasajeros. Finalmente, el caso desembocó en el despido de algunos miembros de la plantilla, sencillamente porque criticaron a unos pasajeros que olían mal, algo que no se ajustaba a las normas de conducta de la compañía. Ese tipo de comentarios no deben compartirse en las redes sociales.

¿Estamos hablando específicamente de Twitter, de Facebook o de todas las redes sociales en general?

En realidad, de todas las redes sociales. Y eso es lo fantástico de todo ello, que podemos conocer gente, compartir opiniones, comunicarnos de un modo totalmente diferente y compartir información e ideas de una nueva manera. Pero al mismo tiempo, existen nuevos riesgos sobre los que hay que reflexionar.

¿Qué puede hacer cada usuario de forma específica para protegerse a sí mismo?

Hay que poner atención en desconectarnos de una red social determinada cuando no vayamos a utilizarla más. Uno nunca puede saber, por ejemplo, qué pasará si le roban el celular. Todos los datos, la información, las fotografías, los vídeos almacenados pueden ser utilizados por cualquier otra persona que suplante nuestra identidad. Y eso no conduciría a nada bueno, ni profesionalmente ni en el ámbito privado.

¿Es un problema real, serio, ahora que la gente utiliza sus iPhones y sus otros teléfonos celulares cada vez más para navegar por Internet?

Absolutamente. También hay que pensarlo desde la perspectiva de una empresa: si alguien se dedica a escribir en vivo a través de Twitter lo que está pasando a su alrededor en todo momento, si tú dices algo, alguien podría grabarlo a través del celular y retransmitirlo por todo el mundo. Una circunstancia que podría provocar un gran perjuicio para la reputación de la empresa. Se trata de algo sobre lo que los directivos deberían reflexionar. ¿Cómo nos enfrentamos a ese mundo nuevo, con esas nuevas herramientas? Que son geniales en un cierto sentido, pero que también pueden ponerte en una situación de riesgo si tu empresa no cuenta con una normativa sobre cómo la gente puede utilizar los nuevos medios sociales.

Autor: Rick Demarest / Mark Caldwell

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda