Cumbre de Copenhague: ¿punto de inflexión? | Ecología | DW | 06.12.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

Cumbre de Copenhague: ¿punto de inflexión?

Este lunes comienza en Dinamarca la Cumbre del Clima en la que se busca poner el punto de inflexión a la evolución del clima mundial.

Acciones con miras a la cumbre del clima.

Acciones con miras a la cumbre del clima.

Del 7 al 18 de diciembre durará la Cumbre del Clima de Copenhague cuyo objetivo central es la puesta en marcha rápida y efectiva de medidas para financiar tecnologías menos contaminantes, así como objetivos ambiciosos para la reducción de emisiones contaminantes y el aporte de fondos a largo plazo para poder lograr estos objetivos.

"La hora de la decisión ha llegado" indica un optimista secretario general de la ONU para el cambio climático. Yvo de Boer está convencido de que nunca antes había habido en todo el mundo señales tan claras de que muchas naciones están dispuestas a dar los pasos necesarios para concretar las visiones de un futuro sin emisiones contaminantes.

Dänemark Logo COP 15 Klimakonferenz Kopenhagen und Meerjungfrau

Logo de la Cumbre de Copenhague.

En dos semanas se sabrá si el ánimo de de Boer es fundado. Si es por el tamaño de las delegaciones que acudirán a esta importante cita desde ya se podría ser optimista. Brasil, que goza fama de "mata selvas" llega con una enorme delegación a Copenhague. A la cabeza el presidente Inacio Lula de Silva con la ambiciosa promesa de reducir las emisiones contaminantes de su país hasta el 38,9 por ciento para el 2020 al mismo tiempo que frena en un 80 por ciento la deforestación de la Amazonía.

Sólo promesas

También los representantes de Estados Unidos, China e India acuden a la cita. Manmohan Singh, primer Ministro de India, el cuarto emisor de gases de efecto invernadero del mundo, garantiza la reducción, hasta el 2020, de entre un 20 a un 25 por ciento de sus emisiones contaminantes con respecto al 2005.

Por su parte China anunció con bombo y platillo y la mirada puesta en Dinamarca, una reducción de entre un 40 y un 45 por ciento de emisiones. Una proclama que desde ya ha sido calificado de decepcionante por los especialistas pues no significa ningún esfuerzo adicional por parte del máximo productor de dióxido de carbono de la Tierra.

La ola de euforia desatada por el simple anuncio de que el presidente estadounidense, Barack Obama, sí acudirá al cierre de la magna conferencia ha hecho olvidar a algunos que tampoco nada ha cambiado en las insuficientes propuestas de Estados Unidos, que también encabeza la lista de los contaminadores mundiales.

Un mesías ecológico

"Obama estará en el lugar indicado en el momento indicado con las personas indicadas" expresa entusiasmada la organización no gubernamental británica Oxfam. En breve podrá corroborar si la presencia de Obama se reduce a pronunciar uno de sus excepcionales discursos o si logra dar el giro de última hora que se traduzca en mejoras sustanciales para la ecología.

Flash-Galerie Schweiz Greenpeace Protest

Protesta de Greenpeace Suiza.

La red "Climate Justice Action" anunció para el 16 de diciembre, cuando comienza la fase final de la Cumbre de Copenhague, la llegada de miles de personas, a pie o en bicicleta, a la sede de la conferencia en la capital danesa. Ahí demandarán mediante actos de desobediencia civil soluciones verdaderas a la catástrofe climática que se avecina.

A más tardar el 18 de diciembre cuando los representantes de Estado y Gobierno del mundo firmen la declaración final del acuerdo climático que reemplazará el Protocolo de Kyoto se vislumbrará si la creciente presión de la sociedad, las esperanzas de las organizaciones no gubernamentales y las promesas de mandatarios son suficientes para dar el paso necesario en la lucha por revertir el proceso del cambio climático.

Autor: Claudia Herrera Pahl

Editor: José Ospina

DW recomienda