Cumbre de Barcelona: los líderes árabes escabulleron el bulto | Secciones | DW | 29.11.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Secciones

Cumbre de Barcelona: los líderes árabes escabulleron el bulto

En la prensa europea se comenta hoy la Cumbre de Barcelona, que finalizó anoche con una declaración conjunta presentada mayormente por los representantes europeos.

Cumbre Euromediterránea: europeos entre sí.

Cumbre Euromediterránea: europeos entre sí.


La mayoría de los pocos líderes del norte de África que habían asistido ya se habían vuelto a marchar cuando la declaración fue leída en ronda de prensa.

Compromisos con escasa sustancia

El diario de izquierda liberal SÜDDEUTSCHE ZEITUNG, de Múnich, opina: "Los más importantes líderes árabes escabulleron el bulto. No quisieron exponerse a las preguntas de los europeos en relación con la lucha contra el terrorismo, Israel, la democracia y los derechos humanos. La cumbre pudo ser salvada sólo con compromisos con escasa sustancia. Pero una oportunidad perdida no es razón para que Europa abandone la política con respecto al Mediterráneo. Los intereses se hallan más próximos entre sí de lo que se podría creer después de la cumbre de Barcelona. Lo que a algunos socios de Europa en el norte de África les falta es, sin embargo, la convicción de que las necesidades europeas de seguridad son también las suyas. El terrorismo y la inmigración no son para ellos un problema menor que para los europeos".

Insuficiencia de resultados

El conservador ABC, de Madrid, escribe: "La Cumbre Euromediterránea terminó sus sesiones con una puesta en escena que demostraba la insuficiencia de sus resultados para considerarla objetivamente como un éxito. Los cuatro representantes de la Cumbre que dieron cuenta de los acuerdos alcanzados eran europeos: Blair, Zapatero, Solana y Durao Barroso. No había ningún representante árabe. En descargo del Gobierno español cabría decir que el «terrorismo» sigue siendo un concepto divisorio entre democracias occidentales y gobiernos árabes y musulmanes, lo que supone, por principio, un alto porcentaje de posibilidades de fracaso para toda cumbre internacional que persiga convenir una definición de este tipo de violencia. De hecho, la ONU aún no ha logrado un acuerdo al respecto. Sin embargo, sí cabe cargar en la cuenta del Gobierno socialista la impericia constante que demuestra en los encuentros internacionales. La preocupación, radiada en vivo y en directo, de Rodríguez Zapatero por lograr un acuerdo «como sea» es la imagen de la impotencia del Gobierno español para actuar, de forma planificada y eficaz, como catalizador de voluntades concretas".

Los compromisos no le sirven a nadie

El diario económico FINANCIAL TIMES DEUTSCHLAND, que se edita en Hamburgo, editorializa: "Un completo fracaso fueron las conversaciones en cuanto al tema del conflicto del Oriente Próximo. La declaración final, en la que se condena el terrorismo, tiene poco valor, en tanto no se llegó a un acuerdo acerca de qué es terrorismo y qué no. Los compromisos formales con los que el presidente del Consejo de la UE, Blair, salvó la conferencia sólo ópticamente, al final no le sirven a nadie. Por el contrario, arrojan nuevas cuestiones en relación con la posición de los europeos. El objetivo de conversaciones no puede ser la difuminación de las posiciones".

Hacer depender la ayuda de las reformas

En el rotativo conservador FRANKFURTER ALLGEMEINEN ZEITUNG, de Fráncfort del Meno, se lee: "Un desarrollo económico sostenido es el único medio para abordar los problemas, en parte dramáticos, en el área norafricana del Mediterráneo. Esos problemas afectan también directamente a Europa. Allí se registran los conocidos problemas, por ejemplo, corrupción oficial. Por ello es correcto que la UE haga depender sus ayudas financieras de la realización de reformas en esos países. Una señal positiva es además que, a diferencia de lo esperado, con la declaración conjunta contra el terrorismo, haya podido salvarse un alto obstáculo ideológico".

DW recomienda