Cuchillo de palo: “todos los hermanos eran herreros, pero Rodolfo quiso ser bailarín” | Cine | DW | 19.02.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cine

Cuchillo de palo: “todos los hermanos eran herreros, pero Rodolfo quiso ser bailarín”

Es uno de los mejores filmes en español que han podido verse en esta Berlinale: el documental “Cuchillo de palo”- un candidato al premio del público con cuya directora, la paraguaya Renate Costa, habló Deutsche Welle.

Escena del documental Cuchillo de palo.

Escena del documental "Cuchillo de palo".

Renate Costa tenía 18 años cuando falleció su tío Rodolfo. El cadáver lo encontraron tendido en el suelo- desnudo. A la sobrina le correspondió la tarea de buscar algo de ropa que ponerle al inerte cuerpo. Pero el armario estaba vacío.

Cuchillo de palo, el documental que la paraguaya Renate Costa acaba de estrenar en Berlín, es el resultado de los esfuerzos por descifrar la desconocida vida de este pariente, y es, sin lugar a dudas, uno de los aspirantes con opciones a ganar el premio del público en la sección Panorama de la Berlinale.

DW: ¿Cómo se le ocurrió hacer esta película?

Renate Costa: El punto de partida fue la muerte de mi tío, su muerte de tristeza. Eso me hizo reflexionar sobre si la tristeza podía matar, sobre si alguien podía morirse de eso. ¿Uno está triste y deja de respirar… o qué sucede?

Por otro lado, también empecé a preguntarme por qué. Por qué me prohibían entrar a casa de mi tío. Por qué era raro hablar con él. Por qué habían barreras en la relación entre ese tío y sus sobrinos.

¿Cuándo murió su tío?

Hace 10 años, en invierno. Pero, en realidad, fue un proceso, como una luz que se fue apagando. Cada vez era más difícil hablar con él- se empezó a encerrar, a aislar.

¿Y cuánto tiempo le llevó realizar la película?

Yo me fui a Barcelona para hacer un máster en documental de creación y por aquel entonces ya sabía que quería hacer una película sobre mi tío. Sabía que había muchos mitos alrededor de su vida: sobre cuál era su nombre- si se llamaba Rodolfo, si se llamaba Héctor-, sobre si eran ciertas algunas cosas o se las inventaba…

Pero me faltaba el cómo contar la historia; el cómo acercarme a la gente- y ése fue un proceso que trabajé en Barcelona, que me llevó dos años de preparación, más los dos años del rodaje.

¿Qué opinó su familia de la idea?

Ni siquiera nosotros conocíamos muy bien la historia de mi tío. Yo les dije que sentía que tenía una deuda pendiente con él y que quería hacer una película sobre los mitos de su vida, de su muerte. Y al principio me decían ‘pero, ¿estás segura de que querés hacer una película sobre Rodolfo? ¿No sería mejor coger a un actor y cambiarle el nombre, y que no sea totalmente Rodolfo?'. En fin, tenían un poco de reparo porque, claro, estoy tocando un tema familiar que no sólo me afecta a mí, sino a todos mis parientes.

Deutschland Film Berlinale Filmfestspiele 2010 Renate Costa

La directora paraguaya Renate Costa.

No debió de ser nada fácil…

No. Es difícil porque, al final, es mi punto de vista. Es mi forma de ver la historia de mi tío y mi forma de hablar con mi papá sobre Rodolfo. Probablemente, para otra gente de la familia, mi verdad no sea su verdad. Es una película muy personal e incluso algo autobiográfica porque yo cuento mis recuerdos con él.

Y habla de la relación con su padre…

Sí. La película va ganando una dimensión personal gracias a la relación con mi padre, y una política por todo el tema de la dictadura de Stroessner…

¿Cómo reaccionó su padre cuando vio la película?

Se la enseñé por primera vez aquí, en Berlín, y tuvimos que verla en tres partes. Fue duro para él, ¡claro que fue duro! Porque ésta no es sólo la historia de mi tío, también es la historia de mi papá como hijo- él fue hijo de herrero, su papá le enseñó todo lo que sabe, todos sus hermanos son herreros, y Rodolfo era el único que quiso ser bailarín, el único diferente. Fueron muchos sentimientos encontrados. Pero es súper importante que hayamos podido hablar del tema.

En las conversaciones que Usted mantiene con su padre a lo largo del documental, él nunca rechaza a su hermano, pero no acepta su homosexualidad. ¿Ha cambiado de opinión después de ver el filme?

Él no sólo no rechaza a su hermano, sino que culpa a los amigos. Para mi familia, mi tío era homosexual porque sus amigos lo corrompían.

Pero lo que piensa mi padre es lo que aparece en el filme, y eso no cambió. También es una realidad muy dura la que ellos vivieron bajo la dictadura de Stroessner- yo entiendo por qué piensa así, mucha gente piensa así.

Quizás el mayor cambio fue que, ahora, él valora el hecho de que se hable de eso. Y nuestra relación también cambió- al menos, se ha convertido en una relación.

“Hay gente que me escribió para asegurarse de que no iba a revelar su identidad” ¡Siga leyendo!”

En la película hay personas que no muestran su rostro y el otro día contaba que hubo muchas más que ni siquiera quisieron aparecer anónimamente…

Sí. Incluso gente que me concedió entrevistas de audio, cuando se enteró de que la película venía a Berlín, me mandó mails para asegurarse de que no iba a revelar su identidad. Todavía están preocupados. No tanto los jóvenes, pero sí quienes estuvieron en las listas y que ahora, 20 años después, se enfrentan otra vez al tema. Hoy tienen unos 50 años; algunos han formado una familia; su trabajo les gusta. Aún les da miedo perder sus empleos, sus amistades… Y no sólo eso- el volver a recordar, el volver a hablar les cuesta mucho.

¿Cuál es la situación hoy por hoy de los homosexuales en Paraguay?

Algunos de ellos me decían que lo más difícil es la familia- hay gente que tiene 50 años y nunca les contó a sus padres que es homosexual. Viven solos, como solteros, pero no pueden tener una pareja estable, no pueden mudarse a vivir con la persona a la que quieren porque aún no lo han reconocido ante su familia. Esa generación está todavía marcada por la herencia de la dictadura.

Usted pertenece a una nueva generación de paraguayos, ¿siente que es su responsabilidad hablar de estos temas?

Yo creo que sí que tenemos la responsabilidad de entender a nuestros padres. Ellos vivieron ya de todo. La vida para ellos fue dura. Siempre queremos que nos entiendan a nosotros, pero nosotros somos los que tenemos la mente más libre, más abierta. Yo creo que mi padre no tiene la responsabilidad de entenderme a mí, sino que yo tengo la responsabilidad de entenderlo a él, porque para mí es mucho más fácil.

¿Y cómo han reaccionado a la película las personas a las que entrevista, las que le ayudaron a descubrir más sobre la vida de su tío?

Todavía no la han visto, pero tengo muchas ganas. ¡Esto en Paraguay va a ser una fiesta!

¿Cuándo va poder verse el filme en Paraguay?

Esperamos que en 2010, con un poco de suerte ya durante esta primera mitad del año. Aún estamos buscando distribuidores- es que la película se terminó el viernes pasado y se estrenó este miércoles. Después de la locura que significa hacer un festival tan grande como éste, estar en Panorama… vamos a sentarnos a planificar cómo cumplir con las deudas pendientes: estrenar en Paraguay y en Cataluña, donde está todo nuestro equipo.

Al final, ¿qué había pasado con la ropa de su tío?

No lo sé. Es una incógnita. Yo tenía la ilusión de encontrarme con trajes de baile, con camisas de rumba, con sus ropas de colores… pero no había nada. Yo creo que él sabía que se iba a morir. Quizás lo tenía planeado; tal vez lo regaló todo… No lo sé… Es muy raro. La única explicación que le encuentro es que él mismo se fue vaciando, y el reflejo de eso es su armario vacío.

Autora: Luna Bolívar Manaut

Editor: Enrique López

Páginas 1 | 2 | Artículo completo