Cuba pone fin a la odisea del crucero MS Braemar | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 17.03.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Cuba pone fin a la odisea del crucero MS Braemar

Cuba accedió al pedido británico de permitir recalar al crucero MS Braemar, con contagiados de coronavirus a bordo.

La odisea del MS Braemar por el Caribe llega a su fin en Cuba. El buque de la empresa de cruceros británica Fed Olsen, con por lo menos cinco casos de coronavirus a bordo, había sido rechazado previamente por varios países y permaneció anclado algunos días ante las costas de las Bahamas.

La Habana accedió ahora a una petición del gobierno británico de recibir a la nave, por "consideraciones humanitarias”. El Ministerio de Relaciones Exteriores cubano declaró que se decidió permitir recalar al buque en vista de la urgencia de la situción y del peligro para las personas enfermas. Señaló también que se tomarán las medidas de higiene requeridas para recibir a todos los pasajeros de acuerdo con los protocolos establecidos por la OMS y el Ministerio de Salud de Cuba. El ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, tuiteó que la decisión es la respuesta a una emergencia sanitaria que podría poner en peligro la vida de enfermos.

Múltiples rechazos

El MS Braemar se encontraba en el Caribe desde fines de febrero. El 8 de marzo arribó a Cartagena, Colombia, donde descendió una estadounidense, a la que luego se le diagnosticó una infección con coronavirus. Después de zarpar se conocieron cinco casos de contagio a bordo, razón por lo cual se negó la entrada al buque en los puertos de Willemstad, en Curaçao, y de Bridgetown, en Barbados. Lo mismo ocurrió en los puertos colombianos de Cartagena y Barranquillas. El viernes pasado (13.03.2020), también Bahamas rechazó al crucero, que navega bajo su bandera. El gobierno de Nassau justificó la medida aduciendo consideraciones para proteger la salud y la seguridad de los habitantes de las Bahamas.

A bordo del MS Braemar (foto de archivo) se encuentran 682 pasajeros, la mayoría de ellos, británicos, así como 381 miembros de la tripulación. Cinco personas están infectadas con el coronavirus.

A bordo del MS Braemar (foto de archivo) se encuentran 682 pasajeros, la mayoría de ellos, británicos, así como 381 miembros de la tripulación. Cinco personas están infectadas con el coronavirus.

Ante dicha situación, el gobierno de Boris Johnson solicitó a La Habana acoger al crucero, en el que se confirmó el contagio de coronavirus de cuatro pasajeros y un miembro de la tripulación. Otros 20 pasajeros e igual cantidad de tripulantes se encuentran en cuarentena, tras haber mostrado síntomas de resfriado, según informó la empresa. El crucero viajaba con 682 pasajeros, en su mayoría británicos, y una tripulación de 381 integrantes. 

Pasajeros de alto riesgo

Familiares de los viajeros habían manifestado al periódico británico "The Daily Mail" el temor de que el crucero tuviera que recorrer todo el camino de regreso a Gran Bretaña. "A bordo de ese buque tienen al grupo de los más vulnerables y las personas de mayor riesgo", dijo Helen Littlewood, de Norfolk, cuya madre, de 74 años, se contaba entre ellas. "Mi madre tiene alta presión arterial, problemas respiratorios, bronquitis y asma", señaló.

La decisión de La Habana de permitir la entrada al MS Braemar de seguro brindó un alivio a los afectados y sus familiares. "Son tiempos de solidaridad, de entender la salud como un derecho humano, de fortalecer la cooperación internacional” para enfrentar los desafíos conjuntos con los valores humanistas de la revolución, declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano.

Después del terremoto en 2010 en Haití, médicos cubanos atendieron allí a los enfermos de cólera. (Foto de archivo).

Después del terremoto en 2010 en Haití, médicos cubanos atendieron allí a los enfermos de cólera. (Foto de archivo).

Solidaridad con beneficios

John S. Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Estadounidense-Cubano, con sede en Nueva York, no cree sin embargo que la decisión de La Habana obedezca solo al altruismo. Recuerda un caso de años atrás, en que varios países, especialmente Rusia y China, suspendieron la compra de carne de ave y cerdo de Estados Unidos, por razones de salud. Cuba saltó a la brecha y "se ganó la gratitud" de quienes representan los intereses agropecuarios estadounidenses. Con la perspectiva de los costos y beneficios propia de los economistas, Kavulich argumenta: "Lo que ha hecho Cuba al permitir la entrada al crucero de Gran Bretaña es similar; Cuba recibirá reconocimiento de la comunidad internacional, en especial del gobierno de Boris Johnson, de la Unión Europea y de la ONU. Genial de su parte”.

Cuba tiene, sin embargo, una larga tradición médica y humanitaria. Desde la década de 1960, miles de médicos cubanos han sido enviados al mundo entero. Más de 35.000 estudiantes de medicina de 138 países han estudiado gratuitamente en la isla. Tras el devastador terremoto de Haití, en 2010, o durante la crisis del ébola en África occidental, en 2014, los médicos cubanos se contaron entre los primeros en hacerse presentes. Y varios Estados del Caribe ya han anunciado la intención de pedir apoyo a Cuba en la actual crisis del coronavirus.

(ers/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda