Cuba no se abre | América Latina | DW | 18.11.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Cuba no se abre

Las vulneraciones de los DD.HH. y las restricciones a la libertad no han disminuido en Cuba bajo el mandato de Raúl Castro. Eso es lo que indica el informe “New Castro, same Cuba” de la organización Human Rights Watch.

Los ansiados cambios aún no han llegado a la Cuba de Raúl.

Los ansiados cambios aún no han llegado a la Cuba de Raúl.

Cuando Raúl Castro asumió la dirección del Estado de manos de su hermano, muchos analistas se atrevieron a hablar de una posible apertura del régimen comunista en Cuba. Los observadores políticos más optimistas quisieron ver los primeros amagos de aperturismo en la decisión del Gobierno de permitir a los cubanos la posesión de teléfonos móviles, acceso a Internet y reproductores de DVD. Raúl Castro era considerado por muchos como un político pragmático, que permitió el surgimiento de iniciativas económicas privadas y que parecía no tener miedo a las críticas de sus ciudadanos.

50 Jahre Revolution Kuba Raul Castro

Raúl Castro, tres años al timón.

Sin embargo, la supuesta primavera cubana fue una ilusión efimera y pronto quedó congelada de nuevo la esperanza de un cambio. A esa conclusión llega Human Rights Watch en su informe de 123 páginas “New Castro, same Cuba”. El Gobierno cubano recurrió a la figura de la “peligrosidad” para detener y silenciar a sus críticos "antes de que cometieran delito alguno”, comentó HRW. Esas detenciones preventivas obedecían a t“razones manifiestamente políticas” ya que cualquier tipo de conducta que contradiga las normas del régimen cubano es considerada “peligrosa”.

“En sus tres años al mando del partido, Raúl Castro ha actuado hasta ahora de una manera exactamente igual de brutal que su hermano.”, dijo José Manuel Vivanco, director del departamento latinoamericano de Human Rights Watch. “Aquellos cubanos que se atreven a criticar al gobierno, viven con el constante temor de ser encarcelados en cualquier momento por el simple hecho de expresar una opinión”, señaló.

Catálogo de atropellos de Derechos Humanos

Siedlung in Havanna, Kuba - Drei Frauen vor Holztür

El simple hecho de expresar una opinión puede conllevar riesgos de encarcalamiento.

Bajo el mandato de Raúl Castro, han sido promulgadas nuevas leyes que restringen la libertad de expresión. Los derechos de los trabajadores son reprimidos y las opiniones que ponen en cuestión las acciones del Gobierno son sistemáticamente “criminalizadas”. A los presos políticos, según el informe, se les deniega la atención sanitaria. Además, se les somete a una reeducación ideológica obligatoria y a un encierro prolongado, señala el documento.

El informe apunta a varios casos de abogados especialistas en Derechos Humanos que han sido detenidos y juzgados. Por ejemplo, el abogado Rodolfo Bartelemí Coba se encuentra en prisión desde el pasado marzo. Diez días antes de su detención, el letrado había manifestado a HRW: “Vivimos 24 horas al día con el riesgo de ser detenidos”.

Ramón Velázquez Torano fue detenido en enero de 2007 también por “peligrosidad” y condenado a tres años de prisión. Su "delito" había sido organizar una marcha pacífica a favor de los Derechos Humanos y la liberación de todos los presos políticos en Cuba.

Otro caso es el de la disidente Marta Beatriz Roque, cuya vida pende de un hilo debido a una huelga de hambre. La economista de 64 años, activa en la oposición al régimen y defensora del embargo de EE.UU., se reunió el 9 de octubre con otros disidentes en casa del opositor Vladimiro Roque en La Habana. Allí iba a tener lugar un encuentro de disidentes. A raíz de ello, la seguridad del Estado cercó el edificio, que permanece desde entonces completamente aislado. Los disidentes decidieron hacer huelga de hambre y a ellos se sumó Beatriz, que padece problemas cardiovasculares y está enferma de diabetes.

La política europea en torno a Cuba bajo el punto de mira

Miguel Angel Moratino

El ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, apuesta por el diálogo.

La Unión Europea ha fracasado en su estrategia de establecer contactos con disidentes cubanos y congelar las relaciones económicas con la isla socialista. La “posición común” europea desde 1996 vincula un acercamiento político y económico con una apertura democrática de Cuba. Ahora, España se aleja de la línea. Miguel Angel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores español, apuesta por conversaciones bilaterales entre Madrid y La Habana, esperando obtener así mayores éxitos en el diálogo con el Gobierno comunista. La posición común de la UE no ha conducido a una mejora de la situación de los Derechos Humanos en Cuba, constató el ministro de Asuntos Exteriores español. España, que asume la presidencia del Consejo de la UE en enero de 2010, es considerado el mayor inversionista extranjero en la isla.

Organizaciones pro-Derechos Humanos como HRW critican esta política. “El propósito de Moratinos de separarse de la 'posición común' nos ha enviado el mensaje de que para la UE son indiferentes los presos políticos cubanos”, dijo el director del departamento latinoamericano de HRW, José Miguel Vivanco. “En el caso de que la UE realmente quiera mejorar la situación de los Derechos Humanos en Cuba, debe fortalecer la política que ha llevado hasta ahora y hacerla más eficaz, en lugar de abandonarla”. HRW exige, entre otras cosas, la liberación de 52 opositores al régimen, que desde la ola de detenciones de 2003 se encuentran en prisión, así como la abolición de la condena por “peligrosidad” que bajo el gobierno de Raúl Castro han recibido muchos presos.

La desilusión de los cubanos

También para los cubanos se ha agotado ya la esperanza inicial de que tras el traspaso de poder de Fidel a Raúl llegaría un desahogo en su día a día. La mayoría de la población opina que la situación del país ”no es buena”. El 75% todavía espera una evolución política de la isla. Todo eso se deriva de los datos de una encuestra pubilcada este martes (17.11.09) por el Instituto Republicano Internacional (IRI) en EE.UU. Sobre todo, los cubanos están muy preocupados por la situación económica.

La encuesta fue publicada dos días antes de la reunión del Comité de Asuntos Exteriores del Congreso estadounidense, en la que se tratará, entre otras cosas, en un proyecto de ley que contempla la libertad de viajar a Cuba para todos los ciudadanos norteamericanos, independientemente de que tengan parientes en la isla o no.

Autora: Mirjam Gehrke / ASG

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda