″¿Cuán político es el amor de Oskar y Sahra?″ | Alemania | DW | 13.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

"¿Cuán político es el amor de Oskar y Sahra?"

Poscomunistas alemanes romanticismo: Oskar Lafontaine, figura legendaria de La Izquierda, destapó su relación con Sahra Wagenknecht, promesa del partido y 26 años menor.

Der scheidende Parteivorsitzende Oskar Lafontaine spricht am Samstag, 15. Mai 2010, auf dem Bundesparteitag der Partei Die Linke in Rostock. Der Parteitag waehlt heute einen neuen Parteivorstand. (apn Photo/Frank Hormann) ----- Acting chairman of the left party Die Linke, Oskar Lafontaine, is speaking during a federal party convent in Rostock, northern Germany, Saturday, May 15, 2010. (apn Photo/Frank Hormann)

Oskar Lafontaine.

Lafontaine, de 68 años y casado en terceras nupcias, y Wagenknecht, de 42, también casada, llegaron el sábado juntos a un congreso regional del partido en Sarre, este de Alemania.

Cuando le llegó el turno de hablar, el veterano político subió al estrado, lanzó su habitual arremetida contra bancos y especuladores y, súbitamente, cambió de tono el discurso.

"Desde hace algún tiempo vivo separado", comenzó con modos más tiernos. "Y desde hace algún tiempo tengo una íntima relación con Sarah. Eso es todo. Más no tengo para decir".

El auditorio respondió con un silencio incómodo y luego con un aplauso. Wagenknecht, conocida por su perfil más bien frío y severo, esbozó una sonrisa. Después abandonó el recinto con un simple "está todo dicho".

¿Qué se esconde tras el romance?

Pero a juzgar por la repercusión de la noticia en corrillos políticos y diarios de hoy, quedaba mucho por decir. ¿Por qué destapar el romance precisamente ahora? Fuentes del partido citadas por el diario "Bild am Sonntag" aseguraron que los novios querían mudarse juntos y que recientemente "se los había visto viendo muebles en Ikea".

Die stellvertretende Linke-Vorsitzende Sahra Wagenknecht spricht am Freitag (21.10.2011) beim Bundesparteitag der Linken in Erfurt. Bis zum 23.10.2011 findet der Bundesparteitag der Linken in Erfurt statt. Foto: Martin Schutt dpa/lth

Sarah Wagenknecht.

Otros buscaron motivos menos inocentes. "¿Cuán político es el amor de Oskar y Sahra?", se pregunta "Die Welt". El diario recuerda que La Izquierda elige una nueva cúpula el año que viene y que Lafontaine era desde hace tiempo un valedor de Wagenknecht, recientemente elegida como vicejefa de la fracción parlamentaria de La Izquierda.

"Con ella establecida en la cima del partido, él podría obtener más apoyo de cara a una posible candidatura como canciller para las elecciones generales de 2013", especula el diario, que se pregunta si la pareja podrá separar lo profesional de lo privado o sí "convertirán a La Izquierda en su hijo político".

El debate fue más allá de los medios. El jefe de la fracción parlamentaria de La Izquierda, Gregor Gysi, comentó el posible retorno de Lafontaine a la primera línea política en una entrevista con el semanario "Der Spiegel".

Lafontaine para rato

"Está sano otra vez, está ágil", señaló Gysi, que vio al veterano político "seguramente desaprovechado" con su actual cargo regional en el el estado federado de Sarre.

Lafontaine fue una de las estrellas más rutilantes de los socialdemócratas (SPD), candidato a canciller en 1990 tras la reunificación alemana y ministro de Finanzas en el primer gobierno de Gerhard Schröder en 1998.

En 1999 dejó el cargo y el partido por lo que consideraba una deriva neoliberal del SPD y se convirtió en la principal figura de los poscomunistas luego agrupados en La Izquierda.

En su carrera sufrió dos golpes inesperados. El primero fue en la campaña electoral de 1990, cuando una perturbada le dio una cuchillada casi mortal en el cuello que lo dejó en condición crítica varios días.

El segundo fue a principio del año pasado, cuando renunció a la presidencia de La Izquierda y a su acta de diputado por un cáncer. Si las especulaciones en torno a su romance y los líderes de La Izquierda aciertan, la política alemana podría tener Lafontaine aún para rato.

Fuente: dpa

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda

Publicidad