Cruzada en Alemania por el derecho laboral de la Iglesia | Sociedad | DW | 12.09.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Cruzada en Alemania por el derecho laboral de la Iglesia

Tribunal de Justicia Europeo dicta sentencia contra tribunales alemanes en referencia al caso de un médico católico que fue despedido por divorciarse y casarse de nuevo.

¿Puede un hospital católico tratar a sus trabajadores católicos de forma distinta que a trabajadores de otro credo o no confesionales? La pregunta podría parecer extraña en muchos países. Pero, en Alemania, país en el que las Iglesias son, después del Estado, los mayores empleadores, la pregunta tiene un papel clave. Tanto, que hasta el Tribunal de Justicia Europeo (TJUE) tuvo que ocuparse de ello.

La sentencia del Tribunal de Justicia Europeo trata sobre un médico jefe de un hospital católico de Düsseldorf, que fue despedido en 2008 después de haberse casado por segunda vez. El médico se había separado de su primera mujer en 2005 y vivía con su nueva pareja.  Ahora, los jueces europeos se mostraron contrarios al dictamen del Tribunal Constitucional alemán, que decidió en 2014 dejar esta decisión  a criterio del hospital católico.

¿Infracción de la fe?

Como empleador, la archidiócesis de Colonia consideró el comportamiento del médico como una infracción de la fe y la moral católica. De acuerdo al derecho canónico, el matrimonio es indisoluble. Pero según decidieron los jueces europeos, los trabajadores católicos no deberían ser tratados de forma distinta a los demás, porque eso atentaría contra la ley contra la discriminación.

Ahora la sentencia del TJUE podría provocar una revolución en el derecho laboral en Alemania y en las más de 500 clínicas católicas del país. Incluso podría  impulsar una reforma del derecho laboral eclesiástico existente, actualmente aplicable a cerca de 1,5 millones de trabajadores de las Iglesias católica y evangélica.

La tercera vía

Hasta ahora, en Alemania rige la llamada tercera vía en la que los trabajadores de instituciones religiosas no solo están sujetos al derecho laboral estatal sino también a las prescripciones eclesiásticas. Entre ellas, el reconocimiento de los deberes de lealtad hacia la Iglesia, así como algunas limitaciones del derecho de huelga o del derecho a participar en las decisiones.

Por lo tanto, empleados de instituciones eclesiásticas, como educadores infantiles, jardineros, músicos o enfermeras, apelaron muchas veces ante los tribunales contra sus despidos. La mayoría de las veces sin éxito, ya que la jurisprudencia daba ciertas libertades a los empleadores eclesiásticos que van más allá de los trabajos por la comunidad y la difusión de la fe.

Katholische Klinik St. Vinzenz (picture-alliance/dpa)

Hospital católico de Sankt Vincenz en Colonia.

Ahora el nuevo veredicto de Luxemburgo está enfocado en el principio de igualdad que aún no se había considerado en las disputas laborales eclesiásticas. Para el tribunal, es decisivo el artículo 4, párrafo 1 de la directriz europea 2000/78, que según esta interpretación prohíbe un tratamiento distinto entre médicos católicos y no católicos. En el momento del despido, en el hospital de Dusseldorf trabajaban otros dos médicos jefes que estaban casados por segunda vez y no fueron despedidos. La única –y decisiva -diferencia: no eran católicos.

Reforma laboral pendiente

El especialista en derecho canónico Georg Bier, de la Universidad de Friburgo, ya hizo en 2013 un pronostico casi profético: "Los derechos de las comunidades religiosas están más presentes en Alemania que en otros países europeos. No es improbable que haya iniciativas de reforma por parte de Europa”, cita la autora Eva Müller en su libro "Dios tiene muchos costos añadidos”.

Ya en 2015, los obispos católicos aprobaron las "Ordenanzas básicas del servicio católico dentro del entorno laboral de la Iglesia”. Según ellas, las "sanciones del derecho laboral sobre determinados comportamientos en la vida privada”, como volver a casarse o vivir como pareja de hecho, deberían ser limitadas drásticamente a casos muy graves.

Así reaccionó también la Conferencia Episcopal Alemana ante el veredicto de Luxemburgo. "La causa del despido podría ser valorada de forma diferente según el derecho laboral eclesiástico vigente en la actualidad”, dijo en un comunicado oficial: "Las regulaciones sobre el despido de 1993, que se aplicaron en el juicio, han cambiado drásticamente desde la reforma de 2015”.

Ahora será el turno del Tribunal Laboral Federal para determinar lo que significa la sentencia de Luxemburgo para el derecho laboral de la iglesia.  Este pidió al TJUE una postura clara y, como ultima instancia, aclaró que se orientaría según la sentencia europea.

Por su parte, la Iglesia evangélica alemana hizo hincapié en que la regulación sobre divorcio y el segundo matrimonio se refieren únicamente a la Iglesia católica Por otra parte, los jueces subrayaron que los tribunales laborales pueden ofrecer cobertura legal contra medidas arbitrarias a los trabajadores de la iglesia. También la Oficina Federal de Antidiscriminación considera que esta sentencia refuerza la protección contra la discriminación de los trabajadores de la iglesia."Un comportamiento leal en el sentido de la conciencia eclesiástica no puede ser extendido todos los campos”, explicó el director interino Bernhard Franke. 

Autor: Astrid Prange (JAG/ER)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

DW recomienda