Cruceros con enfermos de COVID-19 siguen a la deriva | El Mundo | DW | 31.03.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Cruceros con enfermos de COVID-19 siguen a la deriva

Los barcos Zaandam y Rotterdam han sido rechazados de varios puertos por llevar a bordo cuatro fallecidos y decenas de casos sospechosos por coronavirus.

El presidente de la línea de cruceros Holland America, que opera los dos barcos que llevan a bordo a cuatro fallecidos y decenas de enfermos aparentemente por coronavirus, advirtió este martes (31.03.2020) que más personas podrían morir si no son autorizados a atracar en Florida. "Ya murieron cuatro pasajeros y temo que haya más vidas en riesgo", escribió Orlando Ashford en una carta al diario local Sun Sentinel.

"Estas son almas desafortunadas que quedaron involuntariamente atrapadas en las restricciones de salud, políticas y fronteras que barrieron rápidamente el mundo", añadió el empresario, que critica que se haya dado la espalda a "miles de personas que quedaron a la deriva en el mar”. El plan original del Zaandam era atracar en Fort Lauderdale (Florida) el 7 de abril al término de un viaje de un mes.

Pero tuvo un brote de coronavirus a bordo y varios puertos latinoamericanos le cerraron las puertas. La semana pasada, zarpó desde California un buque hermano, el Rotterdam, para proveer ayuda y suministros al Zaamdam y separar a los pasajeros en dos barcos: los aparentemente saludables fueron transferidos al Rotterdam y siguieron rumbo juntos a Miami, donde las autoridades rechazaron la idea de recibirlos. En total ambas embarcaciones trasladan a 2.500 personas.

Otro drama, ahora en un portaaviones

La empresa que administra los barcos propuso trasladar en vuelos a Europa y a la costa oeste de Estados Unidos a los viajeros que no presentan síntomas y continuar atendiendo a bordo del Zaandam a los que están enfermos, hasta que se recuperen. Hay nueve casos de coronavirus confirmados, cerca de 200 con síntomas y cuatro personas mayores fallecidas por causa indeterminada, probablemente por COVID-19.

Un escenario similar vive un portaaviones estadounidense. Según informaciones de San Francisco Chronicle y New York Times, el capitán del Theodore Roosevelt, Brett Crozier, envió una carta al Pentágono describiendo una grave situación a bordo del enorme buque ahora atracado en Guam, una isla que pertenece a Estados Unidos en Micronesia, a unos 2.000 kilómetros al este de Filipinas.

"No estamos en guerra. Los marineros no necesitan morir", escribió Crozier. "La propagación de la enfermedad está en marcha y se acelera", prosiguió, refiriéndose a las "limitaciones de espacio propias" del navío. Por ello pidió poder poner en cuarentena a casi toda la tripulación en instalaciones en Guam, asegurando que se corre "un riesgo innecesario" si todos se quedan a bordo. Según la prensa, hay más de 100 casos de COVID-19 entre la tripulación.

DZC (EFE, AFP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad