Cristina Kirchner en la meta | La prensa opina | DW | 29.10.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Cristina Kirchner en la meta

El triunfo de Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones argentinas y el nuevo programa del Partido Socialdemócrata alemán son algunos de los temas que dan pie a editoriales en la prensa de este lunes.

default

Cristina: de primera dama a primera presidenta.

Tagesanzeiger, de Zúrich: “Cristina Kirchner e Hillary Clinton tiene sobre todo una cosa en común: casadas media vida con el poder, quieren por fin llegar ellas mismas al timón. Ahora Cristina Kirchner ha llegado a la meta. Como primera presidenta de Argentina, ya tiene asegurado un lugar en los libros de historia. Es la senda por la que quiere seguirla en un año Hillary Clinton. Si realmente es elegida y se convierte en la primera mujer en llegar a la Casa Blanca -y, por ahora, así parece que será- la amistad que une a ambas podría resultar una bendición para toda América, para el norte y para el sur.”

¿Continuidad o nuevo sello?

La Presse de la Manche, de Cherburgo: “Los argentinos ven pues a Cristina Fernández de Kirchner como quien mejor puede continuar la labor de su marido. Eso da indicios de que él podría actuar como consejero de la nueva jefa de Estado. Pero, naturalmente, ella también podría querer imprimir su propio sello y desarrollar sus propios proyectos en el curso de los meses. La psicología humana indica que nada es seguro. Esta elección demuestra también que las leyes, y también las Constituciones, siempre pueden ser soslayadas. Y que la práctica a veces a veces conlleva una flexibilidad que le falta a la legislación.”

El nuevo perfil de la socialdemocracia alemana

General Anzeiger, de Bonn: “Beck triunfó en (el congreso del SPD de Hamburgo). Los delegados lo hicieron posible. Pero lo hicieron con sensaciones encontradas. (...) Pocas veces se ha percibido en forma tan evidente la mala conciencia. Lo que queda es puro simbolismo y emoción. Eso se aprecia, por ejemplo, en las resoluciones adoptadas con respecto a la restricción de velocidad en las carreteras o a la reforma de la empresa alemana de ferrocarriles. Quien vote a favor de un límite de 130 kilómetros por hora en las autopistas, reduce la velocidad. Quien no quiere la privatización de los ferrocarriles, planea la preservación de la influencia estatal. Y así, en estos dos aspecto, se demuestra involuntariamente y con suma claridad que es lo que cabe esperar en lo sucesivo del SPD: una reducción de velocidad en las reformas y un alto grado de fe en el Estado.”

Vaguedad programática

Neue Zürcher Zeitung, de Zúrich: “La alianza que se formó contra la privatización de los ferrocarriles y el cálido aplauso que se tributó a su rival, Franz Müntefering, demuestran al jefe del SPD, Kurt Beck, que aunque el congreso de del partido haya fortalecido su posición, no puede sentirse del todo seguro. (...) Más que marcar el rumbo del SPD, Beck apacigua al partido con concesiones. El programa de Hamburgo es tan vago como el equivalente que hace poco aprobó la Unión Cristianodemócrata (CDU)”.