Cristina Fernández será operada para drenar hematoma cerebral | América Latina | DW | 07.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Cristina Fernández será operada para drenar hematoma cerebral

La mandataria llegó nuevamente a un recinto hospitalario para someterse a exámenes, tras haber sufrido fuertes dolores de cabeza. Cirugía será este martes.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, será sometida el martes 8 de octubre a una cirugía debido a una colección subdural crónica. La información fue confirmada este lunes (07.10.2013) por la Fundación Favaloro, donde la mandataria fue ingresada en horas de la tarde para someterse a exámenes prequirúrgicos. Ya el sábado 5 de octubre, Fernández había sido sometida a una serie de chequeos durante casi doce horas en el mismo recinto asistencial.

El comunicado de la institución dice que "la Presidenta fue internada para su preparación y estudios cardiovasculares prequirúrgicos". Esto debido a que sintió una "sensación de hormigueo en su brazo izquierdo y pérdida transitoria de fuerza muscular en el mismo miembro" el domingo en la tarde. Desde temprano los médicos acondicionaron una habitación y una sala especial en el recinto para recibir y atender a la mandataria.

Los médicos le habían ordenado a la presidenta un mes de descanso, para superar el cuadro provocado por el hematoma cerebral y una arritmia que estaba siendo tratada. Fernández se golpeó la cabeza el 12 de agosto, y tras someterse a exámenes no se detectó ningún problema. Sin embargo, el sábado presentó dolores y por ello acudió a la Fundación Favaloro, una institución privada ubicada en la capital de Argentina.

Mal momento político

La presidenta, de 60 años y que tiene un estilo de gestión que se caracteriza por detentar todo el poder, vive este problema de salud en el peor momento posible: a falta de pocas jornadas para las elecciones del 27 de octubre, donde su Gobierno se juega la mayoría en el Parlamento, ante el avance la oposición. Una derrota podría dificultar la gestión de la mandataria y poner el peligro la idea de reformar la Constitución y permitir que ella pueda presentarse a una nueva reelección.

Si bien la Constitución de Argentina estipula claramente que en caso de enfermedad del mandatario, es el vicepresidente quien asume el Poder Ejecutivo, Cristina Fernández pensaba seguir al frente del país, de acuerdo a declaraciones entregadas por un funcionario de la Casa Rosada a la agencia de noticias Reuters. Sin embargo, el nuevo escenario forzó a cambiar de planes y a entregar el control de la nación al vicepresidente Amado Boudou, ceremonia que se realizó en horas de la tarde del lunes.

Boudou, cuya imagen pública se ha visto duramente afectada por denuncias de corrupción que son investigadas por la Justicia, ahora está al frente del país. En declaraciones que dio en la Casa Rosada, dijo que “Cristina me pidió mantener la gestión”. Mientras, el senador kirchnerista y exjefe de Gabinete, Aníbal Fernández, reveló que la presidenta “anímicamente está bien, pero tiene que descansar como cualquier otro humano”.

DZC (Clarín, Reuters, dpa)