COVID-19: ¿Cómo evaluar el manejo de la pandemia? | Coronavirus | DW | 15.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Coronavirus

COVID-19: ¿Cómo evaluar el manejo de la pandemia?

Alemania quiere tener más en cuenta la ocupación de los hospitales, además de la incidencia. ¿Se considerarán menos peligrosas las altas cifras de contagio?

Merkel, el ministro de Salud (der.) y el director del Instituto Robert Koch (RKI), con sede en Berlín.

Merkel, el ministro de Salud (der.) y el director del Instituto Robert Koch (RKI), con sede en Berlín.

Al principio de la pandemia del coronavirus, el objetivo principal era prevenir las infecciones. Con el crecimiento del número de contagios  con el CoV-2 del SARS se fueron llenando los hospitales y las unidades de cuidados intensivos (UCI), y también el número de muertes aumentó, especialmente entre los ancianos.

Un indicador importante para evaluar el curso de la pandemia en Alemania en los últimos meses ha sido la incidencia de la infección de los últimos siete días. En función del número de nuevos contagios por cada 100.000 habitantes en una semana, los responsables políticos decidían los confinamientos, las restricciones de contacto u otras medidas restrictivas.

Los avances en la vacunación cambian la situación

Mientras tanto, la campaña de vacunación ha cambiado fundamentalmente la situación, al menos en muchos países europeos. Muchas personas mayores o con enfermedades preexistentes están ahora protegidas por alguna de las cuatro vacunas aprobadas en la UE. Aunque en los últimos meses se han infectado muchos jóvenes, la probabilidad de ser hospitalizado por COVID-19 o de morir por esta causa ha disminuido considerablemente.

En el futuro, el Instituto Robert Koch (RKI) quiere tener más en cuenta la tasa de ocupación de los hospitales, además de la tasa de incidencia. Para poder evaluar mejor la capacidad real del sistema sanitario, los hospitales tendrán que recopilar en el futuro datos sobre, entre otras cosas, cuántos pacientes con COVID-19 ingresan en salas normales, qué síntomas presentan y cuál es su estado de vacunación. Hasta ahora, las clínicas solo tienen que informar del número de pacientes en UCI. Las autoridades de Alemania no habían tenido suficientemente en cuenta la ocupación regional de los hospitales.

Sin embargo, el hecho de que ahora se tenga más en cuenta un parámetro adicional no significa un cambio fundamental de estrategia: la tasa de incidencia pura nunca ha sido la única medida de todas las cosas, ni siquiera en Alemania: otros parámetros, como la tasa de replicación del virus "R”, el número de personas fallecidas con o por coronavirus o la utilización general del sistema sanitario han desempeñado siempre un papel en la evaluación de la situación.

Reacciones mayoritariamente positivas

Sectores empresariales y algunos políticos llevan tiempo pidiendo que se deje de utilizar la incidencia como criterio decisivo, como lo hizo Joachim Lang, director general de la Federación de Industrias Alemanas (BDI), para quien "la planificación y la fiabilidad son factores decisivos para la recuperación de la economía”.

Según Ursula Berger, investigadora del Departamento de biometría y bioinformática de la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich, "el número de nuevos ingresos hospitalarios no fluctúa con el número de pruebas realizadas, en contraste con la incidencia de informes de 7 días. Por lo tanto, el número de hospitalizaciones ha estado durante mucho tiempo en el primer plano de la evaluación de la pandemia de COVID-19 en muchos países". Clemens Wendtner, jefe del Departamento de Enfermedades Contagiosas y Tropicales de la Clínica Schwabing de Múnich, tiene una opinión similar: "A diferencia de la medición exclusiva de la ocupación de las camas de cuidados intensivos, la tasa de hospitalización también abarca las salas normales de los hospitales. Esto es importante porque el personal también está atado aquí y las capacidades de camas de otras áreas tendrían que estar disponibles en las clínicas a corto plazo".

Las altas tasas de infección siguen siendo un riesgo

También en Alemania hay aún un número muy elevado de personas no vacunadas. Adolescentes y niños siguen estando en riesgo. Para los niños menores de doce años, por ejemplo, todavía no hay ninguna vacuna aprobada en Alemania. Por lo tanto, en el nuevo año escolar, muchos niños y adolescentes seguramente seguirán sin la protección que ofrece la vacunación.

Aunque una infección no suponga necesariamente un desarrollo severo o una hospitalización, las personas infectadas pueden enfermar gravemente o -incluso los adolescentes- sufrir daños a largo plazo a causa del "long COVID”, por ejemplo. Por lo tanto, aceptar tasas de infección elevadas sigue siendo muy arriesgado.

La vacunación masiva en los países más pobres no podrá comenzar hasta 2024 como muy pronto debido a la injusta distribución de las vacunas. Si debido a la falta de vacunas en los países más pobres, las variantes del virus siguen extendiéndose tan rápidamente, se adaptan cada vez más a los humanos y las vacunas proporcionan cada vez menos protección, esto podría volver a ser un problema grave para los países más ricos a mediano plazo.

(jov/er)

DW recomienda