Costa Rica aspira a una mayor inclusión social | América Latina | DW | 30.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Costa Rica aspira a una mayor inclusión social

Costa Rica celebra elecciones presidenciales el próximo dos de febrero, en medio del descontento ciudadano ante la corrupción que salpica a la clase política y una marcada influencia del voto joven y las redes sociales.

Simpatizantes de Jose María Villalta, del Frente Amplio.

Simpatizantes de Jose María Villalta, del Frente Amplio.

La democracia más consolidada de América Latina, a menudo llamada la Suiza de Centroamérica, vive, según analistas, una situación inédita en el panorama político. “Estas elecciones se producen en un momento en el que hay un aumento en el malestar de la ciudadanía con su sistema político, con los partidos y los políticos que tradicionalmente han gobernado el país. Los electores sienten que sus principales demandas y aspiraciones no están siendo bien atendidas. En las elecciones esto se está expresando mediante un voto de protesta y de búsqueda de nuevas opciones por parte de los votantes”, afirma el politólogo Jorge Mora, director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) de Costa Rica, con conversación con DW.

Laura Chinchilla, baja popularidad

La presidenta Laura Chinchilla, sucesora del expresidente Oscar Arias y la primera mujer en llegar a ese cargo en su país, termina su gestión de cuatro años con la peor calificación en la historia de la nación centroamericana. Esto ha afectado al candidato oficialista del Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya, exalcalde de la capital, San José, un ingeniero agrónomo proveniente de una familia de larga tradición política. “Ha habido críticas muy fuertes a Chinchilla tras los frecuentes casos de corrupción denunciados por los medios, que han convertido a su gobierno en uno de los más impopulares de las últimas décadas. Esto ha golpeado fuertemente a Araya. Pero también ha habido cuestionamientos a la gestión de 20 años de Araya como alcalde de San José”, advierte Mora.

Quien fuera rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), añade que, además, Araya ha cometido errores de campaña. “Hace poco tuvo lugar un debate público sobre la corrupción en el que participaban los cinco candidatos que puntean en las encuestas. Johnny Araya no se presentó, pese a que había confirmado su asistencia. Esto generó reproches muy fuertes en las redes sociales, con acusaciones a su partido y el actual gobierno”.

Barack Obama y Laura Chinchilla.

Barack Obama y Laura Chinchilla.

Irrupción de un carismático izquierdista

El joven abogado y ambientalista José María Villalta, único diputado de su partido, Frente Amplio (FA), durante la última legislatura, es visto como un fenómeno político al situarse a la cabeza de las encuestas. Villalta propone fortalecer el Estado de bienestar con medidas como un control de precios de la canasta básica y medicinas y un papel regulador del Estado en industrias clave como la generación de energía eléctrica. “Su planteamiento se contrapone al modelo de desarrollo que ha seguido el país durante los últimos 30 años, sobre todo al proponer concederle al Estado una mayor participación en la vida económica y social del país”, señala Mora.

Villalta tiene una larga trayectoria de participación en movimientos sociales como la lucha contra la minería a cielo abierto. Conocida es su oposición al CAFTA, el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos, que entró en vigor en el 2009, en el que Costa Rica fue el único país centroamericano que sometió su ratificación a un referéndum en 2007, donde ganó el “Sí” por un estrecho margen.

“Como ocurre en América Latina cuando la izquierda asume un papel protagónico, se han generado una serie de campañas que recuerdan a la época de la Guerra Fría, como si el Muro de Berlín no se hubiera derribado. Lo han acusado de comunista, de chavista, de tener influencias del gobierno sandinista, lo que algunos califican como una Campaña del Miedo”, señala Mora.

Definición en segunda vuelta

Villalta es el candidato más joven de esta elección (36 años) y el primero de izquierda con posibilidades reales de alcanzar la presidencia en la historia del país. Sin embargo, ninguno de los cinco aspirantes con más posibilidades de ser electos, entre un total de trece candidatos, reuniría el 40% de los votos necesarios para ganar la elección en la primera vuelta el dos de febrero, por lo que las encuestas vaticinan una segunda ronda a principios de abril.

“Algunos consideran que el oficialista Araya se enfrentará en la segunda vuelta a Villalta, o a Otto Guevara, del Movimiento Libertario (ML), que tiene una posición más bien de derecha”, dice el entendido. El abogado, empresario y exdiputado Otto Guevara se presenta por cuarta ocasión a los comicios nominado por el ML. Ocupa el tercer puesto en la preferencia de voto y cuenta con la mayor simpatía entre los empresarios. “Sobre todo están atemorizados ante la posibilidad de que Villalta pueda ganar la elección. Guevara propone profundizar el modelo de desarrollo que ha seguido el país privatizando las empresas del Estado que quedan y con un claro planteamiento hacia una mayor apertura económica, el fortalecimiento de las exportaciones y la atracción de inversiones. Pero esto genera aversión entre algunos sectores que consideran necesario un cambio en el modelo de desarrollo que ha seguido el país hasta ahora”, explica Mora.

Otto Guevara, la apuesta empresarial.

Otto Guevara, la apuesta empresarial.

Cuarto y quinto puestos, siguen a distancia

El Partido Acción Ciudadana (PAC), de orientación socialdemócrata, fundado en el 2000 por políticos inconformes con la corrupción imperante en el Partido Liberación Nacional gobernante, logró convertirse en 2010 en la segunda fuerza de oposición. Su histórico líder, el político y economista Ottón Solis, anunció que no se postularía por cuarta vez en esta elección, lo que abrió paso a la candidatura del político, historiador y académico Luis Guillermo Solís, que ocupa el cuarto puesto en las encuestas. “El partido logró contar con una fracción legislativa importante, sin embargo ha perdido terreno por divisiones internas”.

El quinto candidato con posibilidades de voto es el abogado y empresario Rodolfo Piza Rocafort, segunda elección del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), después de que el primero, Rodolfo Hernández, abandonara la contienda en octubre por diferencias con los líderes de la formación. “Fue un partido que integró el bipartidismo costarricense con una trayectoria histórica muy importante en el país, pero que a raíz de los casos de corrupción en los que se vieron envueltos dos ex presidentes de dicha formación ha sufrido una disminución considerable ante la simpatía de los votantes", indica el entendido.

El voto joven, decisivo

Mora advierte que un elemento muy importante en el proceso electoral es el voto joven: “Los votantes entre los 18 y 39 años de edad posiblemente inclinen la balanza en una u otra dirección. Hasta ahora han dado un gran respaldo al candidato Villalta, pero es un sector volátil que puede moverse en otra dirección si comete errores o si su mensaje es poco claro. Adicionalmente, gran parte de la campaña tiene lugar en las redes sociales, Facebook y Twitter”.

El director de FLACSO en Costa Rica reconoce que el país ha sido exitoso en la inserción en los mercados internacionales, la diversificación de su infraestructura productiva y la llegada de inversión extranjera. Sin embargo han crecido las desigualdades. Más de un millón de personas en un país de poco más de 4,5 millones de habitantes viven en una situación de pobreza. “Esta exclusión social genera malestar, ansiedad e inseguridad en muchas personas. El país necesita continuar por la ruta exitosa del desarrollo, pero volviendo a los mecanismos de redistribución del ingreso, de cohesión social y de integración en el desarrollo de todos los sectores sociales. Una política que distinguió al país durante los años 80, que podría contribuir a un desarrollo más equilibrado. Eso me parece, es la aspiración de los costarricenses”, concluye.

DW recomienda