COP26: ayudas por coronavirus, ¿una oportunidad para la adaptación climática? | Ciencia y Ecología | DW | 04.11.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

COP26: ayudas por coronavirus, ¿una oportunidad para la adaptación climática?

Los países en desarrollo tienen enormes problemas de financiación para adaptarse al daño climático. Las ayudas por coronavirus podrían utilizarse para promover medidas de adaptación sostenibles.

Según el Informe sobre la Brecha de Adaptación 2021, publicado este jueves (4.11.2021) por Naciones Unidas, los países en vías de desarrollo tendrían que invertir hasta diez veces más dinero público que antes en medidas de adaptación ante el cambio climático, para minimizar los daños causados por sequías, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos.

Se necesitarían alrededor de 300 mil millones de dólares al año hasta 2030 y alrededor de 500 mil millones anuales hasta 2050, para frenar los peligros que se avecinan. En 2019, los países en desarrollo recibieron solo casi 80 mil millones en fondos para la reducción y adaptación de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El informe, titulado "Una tormenta se está gestando", examina las brechas de financiamiento, conocimiento e implementación de la adaptación climática en todo el mundo. Los Gobiernos, según los autores, perdieron la oportunidad de invertir paquetes de rescate por la pandemia de coronavirus en industrias sostenibles, y responder así a los efectos actuales y futuros del cambio climático.

El problema del COVID-19

La pandemia ha ralentizado los esfuerzos de muchos países para adaptarse al cambio climático y agravó además los problemas sociales existentes, la economía. Los recursos financieros de los Gobiernos llegaron a sus límites. Y también las capacidades de gestión de desastres, ante el empeoramiento de las condiciones climáticas extremas. 

Se lanzaron paquetes de estímulo integrales para hacer frente a la pandemia, pero el dinero también podría haberse invertido específicamente en sistemas de alerta temprana de tormentas, protección contra inundaciones y otras medidas de adaptación al cambio climático.

"En principio, el COVID-19 supone una gran oportunidad para desarrollar nuevas estructuras de coordinación y cooperación internacional. Este potencial no se está utilizando actualmente en la medida en que creemos que es posible y necesario", dijo a DW el experto en clima y coeditor del informe Henry Neufeldt.

Del total de casi 17 mil millones de dólares que se gastan actualmente en paquetes de estímulo económico, solo una pequeña parte se ha destinado a proyectos de reajuste. "Se necesita más apoyo financiero. Y la pandemia es una oportunidad para poner en marcha la transformación necesaria", explicó Neufeld.

Campesino keniano caminando entre una plaga de langostas

Desde sequías a plagas: los campesinos tienen que adaptarse a las inclemencias del clima.

¿Un rayo de esperanza?

Por primera vez, los autores del informe también percibieron avances. En general, los países se toman más en serio el tema de la adaptación.

El 79 por ciento de ellos ya ha introducido un instrumento de planificación para prepararse contra el cambio climático, creando nuevas leyes, directrices o estrategias. Eso es un aumento del siete por ciento en comparación con 2020.

En la Wildlife Conservation Society, una organización de conservación, que financia proyectos de adaptación para proteger la vida silvestre, dicen que el informe refleja en gran medida la realidad local.

"Ha habido algunos avances en la inversión para la adaptación y la planificación de la adaptación a nivel de país, pero estos esfuerzos deben intensificarse para abordar los crecientes riesgos del cambio climático que enfrentan los seres humanos y la naturaleza", dijo Molly Cross, directora científica dicha organización.

Un aspecto crucial para ayudar a las personas a adaptarse al cambio climático es a través de la protección y restauración de ecosistemas intactos y saludables, ilustró Cross a DW: "Necesitamos invertir mucho en medidas que ayuden a las personas y a la naturaleza a hacer frente a los efectos del cambio climático y adaptarse a él".

A pesar de cierto optimismo, el informe deja una cosa clara: es necesario que fluya más dinero hacia inversiones directas y desmantelar las barreras a la inversión del sector privado. Los autores también piden aliviar la deuda de los países en desarrollo, porque estas obstaculizaron su capacidad para adaptarse al cambio climático.

Así que Neufeldt advierte que "los efectos del cambio climático nos acompañarán durante muchos cientos de años". No obstante, insiste, "si actuamos con rapidez, podremos frenar los efectos futuros de manera considerable. No podremos prevenir todas las consecuencias. Sin embargo, las medidas de adaptación pueden minimizar los riesgos".

(rmr/rml)

DW recomienda