COP25 en Madrid: mucha indignación, poco impulso | El Mundo | DW | 12.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

COP25 en Madrid: mucha indignación, poco impulso

Los avances en esta Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático han sido exiguos. El ambiente entre negociadores y grupos ambientalistas está cada vez más enrarecido. Los grupos ambientalistas están muy molestos.

En Madrid sucedió algo sin precedentes: los activistas ambientales fueron excluidos durante horas del pleno. Unos 2.000 participantes con el pase amarillo de "observador/a” no pudieron ingresar, desde este miércoles por la tarde hasta la noche, a la feria en Madrid.

¿Que pasó? En la sesión plenaria de la conferencia sobre el clima, el Secretario General de la ONU, António Guterres, quiso tomar la palabra cuando hubo una fuerte e inesperada protesta de varios cientos de miembros de grupos ambientalistas.

"Se trató de una manifestación no anunciada que tuvo consecuencias inmediatas, y los guardias de seguridad reaccionaron con mucho nerviosismo tratando de arrebatarle las pancartas a los activistas”, le contó a DW Ann-Kathrin Schneider, de la Alianza alemana para el Medio Ambiente y la Conservación de la Naturaleza" (BUND) quien presenció el incidente. Los activistas fueron escoltados hacia afuera, y todos los grupos ambientalistas quedaron excluidos por unas horas.

Svenja Schulze: "¡Todos debemos cumplir las reglas!"

Este jueves, los grupos ambientalistas pudieron volver a ingresar. "Si usted viola deliberadamente las reglas, debe considerar las consecuencias. Aquí hay muchas personas y de muy diversas partes”, dijo la ministra de Medio Ambiente de Alemania, Svenja Schulze, acerca del incidente. En todo caso, añadió, las fuerzas de seguridad reaccionaron con demasiado ímpetu.

Ann-Kathrin Schneider sospecha que no solo la protección del Secretario General de las Naciones Unidas fue el motivo de la dura reacción. Según Schneider, "algunos de los representantes de los países opinan desde hace mucho tiempo que los ruidosos grupos ambientalistas tienen demasiadas libertades en las conferencias sobre el clima”. España y Chile instaron este 11 de diciembre a llegar a un acuerdo pacífico.

Las diferencias entre los jóvenes activistas ambientales y los negociadores son cada vez más grandes. De hecho, como en el pasado, el progreso en Madrid solo puede medirse en milímetros. No habrá nuevos objetivos de reducción de la contaminación, ni siquiera de China, como se esperaba. China quiere detener el aumento de los gases de efecto invernadero hasta 2030, pero no puso ninguna nueva pauta.

"Los chinos están muy orgullosos de su objetivo y de que lo están logrando. Lo que parece poco es en realidad más de lo que muchos otros Estados hacen”, apuntó al respecto la socialdemócrata alemana Svenja Schulze.

Sin dinero para cubrir daños causados por el calentamiento

Los Estados aún están regateando sobre cómo lograr los objetivos climáticos del Acuerdo de París de 2015, que debería entrar en vigor en 2020. Aunque el movimiento juvenil "Viernes para el Futuro" ejerce una presión masiva, poco se nota de eso en Madrid. Los ambientalistas están particularmente decepcionados de que no habrá un fondo dedicado a daños y pérdidas que los países pobres ya enfrentan debido a desastres naturales. Un fondo separado era un requisito clave.

Ingrid Hoven, negociadora del Ministerio de Cooperación para el Desarrollo de Alemania, también esperaba más. "Eso no es posible en este momento, pero el tema seguirá preocupándonos", dijo Hoven sobre los planes del fondo de daños. Por su parte, Sabine Minninger, experta en clima de la ONG alemana "Pan para el mundo", se mostró decepcionada: "Realmente no sentimos que la UE o Alemania se hayan puesto del lado de los países más afectados". Estados Unidos y Australia, en particular, estaban estrictamente en contra de aportar dinero para paliar los daños causados por los desastres naturales.

Los negociadores discuten más intensamente sobre si los certificados se pueden intercambiar en el futuro, y de qué manera, para lograr los objetivos climáticos. Gobiernos como el de Brasil, por ejemplo, solo parecen estar interesados en recibir dinero, a la vez que rechazan criterios más estrictos para regular el comercio del derecho a emitir gases de efecto invernadero. La protección internacional del clima tampoco está realmente avanzando en Madrid.

(jov/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

 

DW recomienda