Controvertida cumbre sobre Oriente Medio en Varsovia | El Mundo | DW | 13.02.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Controvertida cumbre sobre Oriente Medio en Varsovia

¿Será una cumbre anti-Irán? ¿O debería abordarse la paz y estabilidad en Oriente Medio? Esta conferencia de ministros de Asuntos Exteriores en Varsovia divide a EE.UU. y a Europa, y provoca una disputa dentro de la UE.

¿Quién podría tener algo en contra de la paz y la estabilidad, especialmente en una región desgarrada por tantos conflictos como Oriente Medio? Y, sin embargo, la ”Conferencia para la Promoción de la Paz y la Estabilidad”, prevista para esta semana (13.02.2019) en Varsovia, está provocando nuevas tensiones en Oriente Medio incluso antes de que haya comenzado.

La disputa comenzó con la lista de invitados: entre los 70 países invitados no figuraba Irán, país en el que el coorganizador, Estados Unidos, se quería centrar durante el evento. Teherán ha acusado a Polonia de organizar una reunión anti-iraní. Luego siguieron tensiones diplomáticas y especulaciones sobre la cancelación de la conferencia. 

"Si realmente se trataba de la paz en Oriente Medio, todos deberían estar invitados, incluido Irán", dice Robert Czulda, experto en Irán de la Universidad de Lodz, en entrevista con DW. "Pero esto no se trata en primera instancia de paz, sino de formar una alianza", añade.

El exministro de Asuntos Exteriores polaco Radek Sikorski teme que la conferencia pueda perjudicar a Polonia, especialmente dentro de Europa. "Primero nos ponemos de acuerdo en Bruselas sobre nuestra posición respecto a Irán y luego dejamos claro que no estamos de acuerdo. Esto crea la impresión de deslealtad”, señala Sikorski.

Irán, cuestión transatlántica

Europa y Estados Unidos tienen enfoques radicalmente diferentes en sus relaciones con Irán. Algo que queda en evidencia en torno al acuerdo nuclear con Irán. En mayo de 2018, Estados Unidos se retiró unilateralmente del acuerdo y lanzó una campaña de "máxima presión” contra Teherán imponiendo sanciones económicas. Berlín, Londres y París, como signatarios, quieren mantener vivo el acuerdo nuclear y continuar dialogando.

Polnischer Vize-Außenminister landet in Iran (Borna-News)

El viceministro de Asuntos Exteriores polaco, Maciej Lang (der.), en una reunión en Irán.

Es cierto que las sanciones estadounidenses también han afectado masivamente al intercambio económico europeo con Irán. Pero los europeos están intentando, sin tomar en cuenta a Estados Unidos, incentivar a Irán para que siga cumpliendo su parte del acuerdo. A finales de enero se lanzó "Instex". Una forma diferente de pago que es independiente del dólar estadounidense y que está destinado a facilitar los negocios con Irán a pesar de las sanciones de Washington.

Ciertamente, Irán ha cumplido hasta ahora las normas del acuerdo. La organización internacional de energía nuclear IAEA (por sus siglas en inglés) ha confirmado esto en 13 informes, el más reciente en noviembre de 2018, e incluso Dan Coats, director de los servicios secretos nacionales de EE.UU., declaró a finales de enero que Irán "actualmente no está llevando a cabo ninguna de las actividades clave necesarias para construir una bomba atómica” y se está adhiriendo al acuerdo nuclear.

Polonia y su agenda propia

Grande fue la sorpresa en Europa, cuando Varsovia apareció como sede de la Conferencia de Oriente Medio. Tal vez incluso los propios polacos fueron los más sorprendidos. Según los medios de comunicación polacos, Varsovia quedó sorprendida con el anuncio de la conferencia hecho por el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo a mediados de enero. Tales planes existían, pero sin una fecha concreta.

"Oriente Medio no es tan importante para Polonia, apenas somos políticamente activos allí", comenta Robert Czulda, experto polaco en temas iraníes. El politólogo cree que Polonia se ha unido a la controvertida conferencia por razones completamente diferentes: "Nos gustaría tener tropas estadounidenses estacionadas permanentemente en Polonia”.

Verlegung US-Panzerbrigade nach Polen (picture-alliance/dpa/M. Bielecki/PAP)

¿Más presencia estadounidense en Polonia?

El país se esfuerza por conseguir una base militar permanente de Estados Unidos. Varsovia quiere poner a disposición dos mil millones de dólares para ello. Y para hacer el proyecto aún más atractivo para el mandatario estadounidense, el presidente polaco Andrzej Duda propuso el pasado mes de septiembre en Washington llamar a la base "Fort Trump".

EE.UU. divide a Europa

El interés polaco en la protección estadounidense podría ser utilizado por EE.UU. como un arma poderosa. "Todos los Estados que se ven amenazados conocen solo una dirección, donde pueden recuperar esta seguridad: y esta es Washington", dice el politólogo alemán Thomas Jäger. "Ellos la usan para romper la unidad de los miembros de la UE en otros temas. Y la política sobre Irán es precisamente una de esas cuestiones", analiza el experto en política internacional.

El entusiasmo de los europeos fue, en consecuencia, bajo. Tras una disputa diplomática sobre el contenido de la conferencia, el carácter anti-iraní se debilitó, al menos formalmente, por la ampliación de la agenda. Sin embargo, la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Morgherini, canceló su participación.

Con el fin de persuadir a los ministros de Asuntos Exteriores europeos de que viajen a Varsovia, Washington agrandó su comitiva de representantes: además del secretario de Asuntos Exteriores Mike Pompeo, se espera que el vicepresidente Mike Pence y Jared Kushner también asistan a la conferencia. 

Genf Afghanistan Konferenz Maas Mogherini (Getty Images/AFP/F. Coffrini)

El jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maas, y la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Morgherini, no asistirán al evento.

Otros presentes y los ausentes

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, también estará presente. La experta iraní Ellie Geranmayeh, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), espera que algunos Gobiernos europeos todavía puedan cambiar de opinión: "Poco antes de que comience, algunos países enviarán a sus representantes, especialmente los países de Europa del Este que quieren mantener buenas relaciones con Washington".

Los rusos, por otro lado, se mantienen alejados. En paralelo a la conferencia de Varsovia, los presidentes de Rusia, Turquía e Irán se reúnen en Sochi, Rusia, para discutir sobre Siria. El jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maas, también estará ausente en Varsovia. Sin embargo, al día siguiente visitará la Conferencia de Seguridad de Múnich. Allí, la seguridad del Oriente Medio ocupa tradicionalmente un lugar especial en la agenda.

(ct/ms)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

DW recomienda