Constitucional prohíbe que Puigdemont sea investido a distancia | Europa al día | DW | 28.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Constitucional prohíbe que Puigdemont sea investido a distancia

La decisión del tribunal abre ahora un escenario incierto de cara a la investidura prevista para el próximo martes.

El Tribunal Constitucional de España prohibió este sábado (27.01.2018) que el independentista Carles Puigdemont se convierta en jefe del Gobierno de Cataluña a distancia desde Bélgica, país en el que permanece desde octubre para evitar ser detenido en España.

Ante un recurso presentado por el Gobierno de Mariano Rajoy, los magistrados del alto tribunal acordaron por unanimidad suspender la sesión de investidura prevista el martes (30.01.2018) en el Parlamento de la región en caso de que ésta se planee de forma telemática o delegada.

El Constitucional considera "imprescindible" que Puigdemont acuda personalmente a la Cámara y que para ello "obtenga previamente la autorización del juez" que lo investiga por sus planes separatistas, informó el tribunal en un comunicado. "No podrá procederse a la investidura del candidato sin la pertinente autorización judicial, aunque comparezca personalmente en la Cámara, si está vigente una orden judicial de busca y captura e ingreso en prisión", expresan los magistrados en la resolución.

Además, el tribunal también suspende la posibilidad de que los cuatro diputados catalanes que, junto a Puigdemont, se encuentran huidos fuera de España, voten en la sesión parlamentaria de forma delegada a través de otro compañero.

Son medidas cautelares previas a admitir o no a trámite el recurso interpuesto por Madrid contra la investidura del independentista.

Rajoy, parcialmente insatisfecho

Tras seis horas de debate por parte de los magistrados, la decisión no fue del todo satisfactoria para el Gobierno de Rajoy, que con su recurso buscaba una suspensión tajante del pleno de investidura en el "Parlament" catalán, pero supone al mismo tiempo un golpe para Puigdemont, cuya vuelta al Gobierno regional se complica.

El separatista está siendo investigado por el Tribunal Supremo en España por delitos relacionados con sus planes para desconectar la región del resto de España, que provocaron la crisis institucional más grave de las últimas décadas en el país.

Hasta ahora, el Constitucional había admitido a trámite todos los recursos presentados por el Gobierno de Rajoy contra el proceso independentista en Cataluña. En esta ocasión, sin embargo, la decisión estaba en cuestión porque por primera vez no tenía el visto bueno del Consejo de Estado. En su informe, obligatorio pero no vinculante, el órgano consultivo del Ejecutivo señalaba que no hay certeza de que Puigdemont esté presente en la investidura y, por tanto, la impugnación sería "preventiva".

La decisión del Constitucional abre ahora un escenario incierto en el que los independentistas tendrán que decidir cómo se llevará a cabo esa investidura.

En caso de que insistan en hacerla de forma delegada o telemática, estarían desobedeciendo a la Justicia, lo que podría derivar en responsabilidades incluso penales, según advirtió el Constitucional. Y si Puigdemont decide regresar a España y acudir en persona al "Parlament" catalán, se arriesgaría a ser detenido. (dpa)

Publicidad