¿Constitución húngara compatible con valores europeos? | Europa | DW | 18.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

¿Constitución húngara compatible con valores europeos?

El Parlamento húngaro aprobó la nueva Constitución. Ésta, así los críticos, refuerza el poder del primer ministro. Y nutre las dudas acerca de su compatibilidad con los valores de la UE.

default

El Parlamento húngaro aprueba nueva Constitución

Como era de esperar, la nueva Constitución de Hungría ha sido aprobada por el Parlamento. Con dos tercios de los legisladores, la Carta Magna redactada por Fidesz, el partido nacionalista de derecha del primer ministro Víctor Orban, tenía pavimentado el camino.

La nueva Constitución -que obtuvo de un total de 386 votos posibles, 262 a favor y 44 en contra­- será ratificada por el presidente el 25 de abril y entrará en vigor el 1 de enero de 2012. Ni socialistas ni ecologistas participaron en la votación.

Puntos dudosos

Colectivos ciudadanos húngaros han salido a las calles a protestar contra la nueva Constitución, cuyo objetivo es, en su opinión, concentrar poder en manos del actual primer ministro y su partido. Que la nueva Carta Magna ponga el acento en Dios, el cristianismo, la corona y el orgullo por la historia del país son elementos que no conjugan con los valores europeos, opinan. Tonos de extremo nacionalismo ven los críticos en esto.

Ungarn Verfassungsreform April 2011

Aprobada con 262 votos a favor, 44 en contra, 1 abstención. Dos partidos de la oposición no participaron en la votación.

Hungría preocupa a sus socios

Especialistas en derecho de la Unión Europea critican el texto, sobre todo porque reduce el campo de acción del Tribunal Constitucional.

A cargo de la presidencia rotativa semestral de la Unión Europea desde el 1 de enero, Hungría llamó la atención en círculos europeos desde el primer momento: a comienzos de año, una controvertida ley de medios tuvo que ser enmendada a instancias de la Comisión Europea, después de duras críticas generalizadas.

Por otro lado, una anunciada amplia estrategia para enfrentar el problema de las relegadas etnias gitanas –un 2 por ciento de la población húngara- ha quedado sólo en declaraciones bien intencionadas. Ahora, la nueva Constitución viola derechos fundamentales de los ciudadanos, por ejemplo instaurando la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, dicen los críticos.

“Como sabemos de muchos otros países en donde se han llevado a cabo procesos constitucionales: la consulta debe ser amplia, tiene que ser discutida Sólo así una Cnstitución tiene probabilidades de estabilizar un país”, afirma el parlamentario europeo Alexander Graf Lambsdorff de la bancada liberal.

Europa Parlament: Rede des ungarischen Ministerpräsidenten Viktor Orban

Parlamentarios europeos protestan por la "Ley de Medios" del gobierno de Víctor Orban (enero 19 de 2011).

“Todo está confeccionado a la medida del partido gubernamental”, se admira por su parte la parlamentaria Barbara Lochbihler, de Los Verdes.

La nueva Constitución -que reemplaza la de 1949 enmendada en 1989- permitiría, por ejemplo, al actual primer ministro , en caso de una derrota en las urnas en 2014, disolver el Parlamento y convocar a nuevas elecciones.

Werner Hoyer, secretario de Estado alemán de Asuntos Exteriores, expresó su preocupación por las medidas del Gobierno de Budapest: la aprobación de esta Constitución acentúa las dudas pues refleja una visión que “se conjuga difícilmente con los valores de la Unión Europea”.

Autora: Mirra Banchón (dpa/efe/dlf)
Editor:

DW recomienda

Publicidad