Consejos para enfrentar las olas de calor | El Mundo | DW | 27.07.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Consejos para enfrentar las olas de calor

Europa sufre una anómala serie de olas de calor. Pero en otros lugares, las altas temperaturas son la normalidad. Un indio, un chino y una camerunesa comparten sus secretos para sobrevivir en tiempos de sol inclemente.

Los aires acondicionados en los trenes colapsan, los rieles se doblan por el calor y se desata el caos ferroviario. Tres días consecutivos con temperaturas récord en Alemania obligaron a cerrar una planta de energía nuclear porque el agua refrigerante estaba muy caliente. Hasta ahora, los alemanes apenas podían contar con unos pocos días de altas temperaturas al año. Eso está cambiando rápidamente debido al calentamiento global y pone en aprietos a un país inerme ante el nuevo escenario. En otras partes del mundo, en cambio, hay gente que está acostumbrada al calor y acá nos entregan sus consejos para enfrentar este fenómeno.

Centros comerciales salvadores

En Shanghái el problema más serio es la alta humedad, dice Li Shitao, de la redacción china de DW. Julio y agosto, cuenta, son los meses más difíciles. "En verano, yo me duchaba cada hora cuando iba a la escuela”, afirma.

Hace 30 años, en su infancia, Li vivía con su familia en una pequeña casa en esa ciudad costera de China. La pared exterior estaba orientada hacia el oeste, lo que hacía que el sol calentara el apartamento por la tarde y la noche. "Era como vivir en un horno”, describe. Hay un recuerdo de niñez que lo marcó: muchas veces se despertaba en las noches porque su padre le frotaba una toalla húmeda en la espalda para enfriarlo.

En la década de 1980, regía una regla en Shanghái: si la temperatura superaba los 35 grados Celsius, los niños no debían ir a la escuela y los adultos tampoco debían ir a trabajar. "Entre la gente circulaba la leyenda de que el servicio meteorológico siempre pronosticaba menos de 35 grados”, afirma Li. Una vez que los puestos de trabajo se equiparon con aires acondicionados, esa regla fue abolida.

Durante la ola de calor de agosto de 2018, muchos chinos optaron por dormir en la calle, pues sus hogares estaban muy calientes.

Durante la ola de calor de agosto de 2018, muchos chinos optaron por dormir en la calle, pues sus hogares estaban muy calientes.

Por suerte, hoy también la mayoría de las personas puede pagar un aire acondicionado para sus hogares, aunque otra historia es mantenerlos siempre prendidos, porque los costos en electricidad son elevados. Las personas mayores optan por ir a centros comerciales, que son climatizados, y se quedan allí todo el día, aunque no compren nada. Incluso la tienda Ikea debió pedirles a sus clientes que no usen los sofás y camas en exhibición para dormir.

El fin del "bikini de Pekín"

Cuando tenga demasiado calor, piense en el ejemplo de los hombres chinos, que durante décadas han tenido como norma en temporadas de calor andar con la panza descubierta. Simplemente se suben las camisetas, las enrollan y las ajustan a la altura del pecho. Y listo, una suave brisa comenzará a recorrer el cuerpo. Pero ojo, a algunas autoridades no les gusta esta moda, conocida como "bikini de Pekín”, y según Washington Post se han reportado casos en los que las fuerzas de seguridad han emitido advertencias verbales e incluso multas por levantarse la camiseta, una práctica que para muchos es inadecuada.

Ashutosh Pandey también trabaja en DW y la ola de calor que sufrió Alemania le recordó sus días en India. "La brisa cálida era igual a la del norte indio”, aseguró. Sin embargo, para él las sombras que dan los abundantes árboles que hay en las ciudades alemanas hacen de la experiencia con la ola de calor algo más llevadero.

Poco aire para respirar

Cada tanto llegan noticias de olas de calor en India, donde la gente muere por la sofocación que provocan las altas temperaturas. Especialmente artero es el viento conocido como Loo, que viene del oeste con sequedad y calor, llevando los termómetros hasta los 45 o 50 grados Celsius. En estos casos es vital cubrirse la cara y la cabeza con un paño, explica Pandey. "Si uno se enfrenta al Loo sin protección, corre el riesgo severo de sufrir un golpe de calor”, advierte.

En mayo y junio los días son especialmente cálidos en el norte de India, pese a lo cual la vida debe seguir adelante. "Estamos acostumbrados a trabajar con calor”, dice Pandey. Durante las olas de calor extremo, la gente intenta no salir de sus casas en la tarde. Los ventiladores ayudan a no sudar tanto, pero no pueden hacer mucho más. En India también es un fenómeno relativamente nuevo la posesión de aparatos de aire acondicionado, pero su uso excesivo pone en aprietos a una red de electricidad más bien precaria.

El bikini de Beijing, estrategia para evitar el calor.

El "bikini de Beijing", estrategia para evitar el calor.

Consejos refrescantes

En el norte de India se usan los pepinos y el suero de leche como refrescantes, dice Pandey. En Camerún, en cambio, se opta por frutas como el mango o las piñas, que se venden listas para el consumo, según relata Mariana Kouotou, que trabaja en la Academia de DW.

Quien no está constreñido por un código de vestimenta, puede aprovechar la ocasión para vestir ropa más ligera. "Muchos salen a la calle con paraguas, para protegerse del sol”, dice Kouotou. Un secreto de su familia para esos días de calor: tomar un refrescante baño de pies al llegar a casa.

Durante el período caluroso, que va de diciembre hasta febrero, la gente intenta evitar las citas en la tarde. "La gente está en la calle desde muy temprano”, explica Kouotuo. La última vez que estuvo en la capital de Camerún, Yaundé, su clase de deportes comenzaba a las 6 de la mañana, en un gimnasio que ya estaba abierto a las 4 AM. Cuando Kouotuo iba a la escuela, casi no se prestaba atención a las dificultades y riesgos que entraña hacer ejercicio en medio del calor, lo que gatillaba numerosas hemorragias nasales entre los estudiantes.

(dzc/rrr)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad