Congelan reforma migratoria de Obama | El Mundo | DW | 13.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Congelan reforma migratoria de Obama

Congresistas republicanos no impulsarán la propuesta del Senado ni llevarán a votación la iniciativa en un futuro próximo, afirmó el líder republicano, John Boehner.

El líder republicano en el Congreso, John Boehner, cerró prácticamente la puerta a cualquier posibilidad de una reforma migratoria en el futuro próximo de Estados Unidos. Rechazó llevar a votación una propuesta integral sobre este tema en la Cámara de Representantes que él preside.

"La idea de que vayamos a estudiar una propuesta de ley de 1.300 páginas que nadie ha leído, que es lo que hizo el Senado, no va a suceder en la Cámara" de Representantes, dijo Boehner en rueda de prensa en el Capitolio.

"Y, francamente, quiero dejar claro que no tenemos intención alguna de acudir a una conferencia con la iniciativa del Senado", agregó, borrando de ese modo también la posibilidad de que ambas cámaras pudieran buscar una fórmula conjunta para aprobar un paquete migratorio integral, como exige la Casa Blanca del demócrata Barack Obama.

Escasas posibilidades

El Senado aprobó a finales de junio una propuesta de reforma migratoria que, a cambio de fuertes, costosas y por muchos cuestionadas condiciones en materia de seguridad fronteriza, prevé una vía a la ciudadanía para los más de 11 millones de indocumentados que viven en el país, un requisito exigido por el presidente Obama.

De este modo, la pelota quedó en el campo republicano que tiene la mayoría en la cámara baja del Congreso.

Obama tenía esperanzas de que la reforma fuera votada este año.

Obama tenía esperanzas de que la reforma fuera votada este año.

Pese a insistentes llamamientos de la Casa Blanca y presiones de activistas proinmigración, ésta sin embargo ha eludido hasta la fecha tratar cualquier iniciativa integral, limitándose a debatir en comités menores propuestas migratorias individuales.

Las posibilidades de que se aprobara una reforma migratoria este año o a comienzos del próximo, tal como ha reclamado el presidente demócrata Barack Obama, eran ya escasas.

De un lado, quedan muy pocos días laborables en el Congreso hasta diciembre. Y, por otro, analistas coinciden -y así lo admiten los propios legisladores- que las elecciones parlamentarias en noviembre de 2014, donde se renovará toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, hacen prácticamente imposible el debate, y menos aún la votación, de un tema como el migratorio, que tantas divisiones sigue creando en los círculos más conservadores.

Las palabras de Boehner, según observadores, suponen el portazo casi definitivo a las esperanzas migratorias, pese a que numerosos analistas coinciden en que rechazar una reforma migratoria podría alienar definitivamente a los republicanos del voto hispano que tanto peso tiene para asegurarse la recuperación de la Casa Blanca, tal como reconoció el propio Boehner tras la derrota el año pasado del candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney.

EL(dpa, ap)

Publicidad