Confirman victoria de Felipe Calderón | Política | DW | 05.09.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Confirman victoria de Felipe Calderón

El máximo tribunal electoral de México puso fin este 5 de septiembre a la incertidumbre sobre los comicios presidenciales en México: el futuro presidente es el panista Felipe Calderón Hinojosa.

Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratifica el triunfo de Felipe Calderón Hinojosa.

Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratifica el triunfo de Felipe Calderón Hinojosa.

El fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial es inapelable y pone fin a dos meses de incertidumbre en la que estuvo sumida esta gran nación de más de 100 millones de habitantes.

El candidato del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón fue declarado presidente electo de México por unanimidad del máximo tribunal electoral. Los siete magistrados que lo componen dijeron en su dictamen que Calderón ganó los comicios del pasado 2 de julio por una diferencia de 233,831 votos sobre su rival de izquierda, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Quien crea que el fallo del tribunal pone fin a la crisis de la larga etapa electoral se equivoca. El presidente electo iniciará el 1 de diciembre uno de los mandatos más conflictivos en la historia moderna del país, pues es de esperarse que la izquierda mantenga la resistencia civil, pacífica hasta el momento, en contra de los resultados legitimados por el tribunal electoral.

Reacomodo de fuerzas

Las movilizaciones de AMLO van a seguir y la inconformidad de la parte perdedora podría obstaculizar la gobernabilidad del país.

Desde el 30 de julio un bloqueo vial ha cortado una de las principales vías de tránsito de la capital mexicana, con las consecuentes pérdidas millonarias. Tan sólo en el sector turismo ascienden a 368 millones de dólares y por lo menos 5.000 empleos perdidos, según datos proporcionados por el Consejo Nacional Empresarial Turístico. No sólo la Ciudad de México se ha visto afectada por los plantones organizados por AMLO. Ya ni mencionar el daño a la imagen capitalina y nacional.

A estas alturas queda claro que AMLO y el núcleo duro que lo secunda están dispuestos a llegar a las últimas consecuencias con tal de obligar a las instituciones a aceptar sus demandas, y hay quien teme que puedan registrarse enfrentamientos "serios" que podrían profundizar la brecha que divide la nación.

El Instituto Federal Electoral valoró las irregularidades denunciadas por la colación de izquierda. No pudo corroborar ningún supuesto fraude. Pero a la consigna de "voto por voto, casilla por casilla" ahora el movimiento de izquierda exige la renuncia de Felipe Calderón.

Calderón y su primera prueba

Es imposible predecir cuál será el fin de la aventura mexicana. El fallo público del Tribunal Electoral quita toda legitimidad al movimiento de Andrés Manuel López Obrador. Pero de poco sirve a un virtual presidente Felipe Calderón la legitimidad en un país en el que se enfrenta a un movimiento que entorpece toda su acción gubernamental.

La toma de la tribuna del Congreso realizada por los parlamentarios de izquierda durante el último Informe de Gobierno del saliente presidente Vicente Fox, que impidió por primera vez a un presidente mexicano leer su informe a la nación, es sólo una prueba de los que espera al futuro mandatario durante los próximos seis años, según lo han anunciado los mismos dirigentes de izquierda que han sugerido que podrían intentar impedir la toma de posesión presidencial el próximo 1 de diciembre.

Está en manos de Felipe Calderón tratar de establecer los canales de diálogo y negociación con el PRD, la segunda fuerza política más importante. El panista goza de fama de negociador. Está por verse si es suficiente para aplacar las protestas de su opositor y evitar que se profundice aún más la polarización provocada por la ajustada victoria lograda en las urnas.

DW recomienda

Publicidad