Conferencia de donantes en Bruselas buscará aliviar crisis humanitaria en Siria | El Mundo | DW | 24.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Internacional

Conferencia de donantes en Bruselas buscará aliviar crisis humanitaria en Siria

La conferencia de donantes en Bruselas reunirá nuevamente ayuda económica para las víctimas del conflicto sirio. Y las autoridades advierten: la cantidad de refugiados crece y no hay solución política a la vista.

La ONG "Save the Children" ha dejado claro su mensaje: en la conferencia de donantes de Siria, que comenzó este lunes (23.04.2018) en Bruselas, la organización instaló un aula bombardeada frente al edificio de la Comisión Europea para mostrar a los Gobiernos qué es lo que está realmente en juego en la reunión. "Un tercio de las escuelas en Siria están destruidas, y un tercio de los niños ya no reciben clases", dijo Helle Thorning-Schmidt, ex primer ministro de Dinamarca, y ahora jefe de la organización.

Se trata del futuro de los niños

Hasta la fecha, 2017 había sido el peor año en el conflicto sirio. Ahora, 2018 podría ser aún más devastador y violento: si la guerra se lleva a cabo en áreas urbanas, los niños se ven particularmente afectados, afirmó Thorning-Schmidt. Falta atención médica, buena nutrición y escuelas donde los niños puedan manejar el trauma de la guerra. "Los niños en Siria están perdiendo su futuro" y más tarde faltarían médicos, enfermeras e ingenieros para la reconstrucción del país.

Thorning-Schmidt también se queja de que el acceso humanitario dentro del país es cada vez más difícil y peligroso para los trabajadores humanitarios. Asimismo, agregó sobre los niños: "Robamos su futuro dos veces: primero los obligamos a huir, y luego no les damos acceso a la educación".

Aproximadamente la mitad de la población siria ha sido desplazada internamente o ha huido a los países vecinos. Así, el objetivo principal es mejorar su situación legal y apoyar financieramente a Jordania y Líbano para que los jóvenes sirios allá tengan también acceso a la educación.

Estudiar entre ruinas: escuela en Duma (septiembre de 2017).

Estudiar entre ruinas: escuela en Duma (septiembre de 2017).

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) elogia en particular a los países vecinos, donde los niños sirios pueden ir a la escuela junto con los locales. "Han renovado su infraestructura educativa, creado empleo para maestros y promovido la tolerancia entre los refugiados nativos y sirios".

Estos países tuvieron que tratar con dos millones de niños adicionales, lo cual no es tarea fácil teniendo en cuenta que la situación económica propia no es la mejor. Es por esto que hacen falta "fondos flexibles, incondicionales y de largo plazo para el sector de la educación en los principales países de acogida", dijo el director de Unicef para Medio Oriente, Geert Cappelaire.

Lucha por miles de millones

Pero luchar por el futuro de los niños sirios es solo un aspecto entre muchos. La primera conferencia de donantes para Sira en la primavera del año pasado reunió promesas de alrededor de nueve mil millones de euros para proyectos, algunos de los cuales se extenderán hasta 2020. Ahora se tratará, nuevamente, de reunir miles de millones para el necesitado apoyo. Las organizaciones internacionales de ayuda han prendido las alarmas con informes de catástrofes, que incluyen la urgencia de conseguir asistencia sanitaria y alimentaria.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) actualmente suministra a la mitad de los 6 millones de refugiados fuera de Siria. Eso tomaría alrededor de 900 millones de dólares al año, pero solo 500 millones estarían disponibles. Además, mientras tanto, se han agregado a las cifras actuales otras 500.000 personas desplazadas, que también necesitan atención. Y el PMA advierte de otro desastre humanitario en la provincia de Idlib, donde hasta 700.000 personas se han visto afectadas por los combates.

Más combates traen más y más oleadas de refugiados, como en el este de Guta.

Más combates traen más y más oleadas de refugiados, como en el este de Guta.

Por otro lado, las autoridades advirtieron sobre el colapso de la asistencia sanitaria a los refugiados en Jordania. Allí, la atención médica subsidiada para sirios se abolió desde febrero, explica la organización Médicos Sin Fronteras (MSF). Esto lleva a que ya no puedan permitirse el lujo de recibir tratamiento médico y medicamentos, quedándose prácticamente sin ayuda clínica.

Otro aspecto es la falta de acceso a la ayuda humanitaria. Según la ONU, el régimen de Al Assad aprobó solo 47 de los 171 convoyes de ayuda el año pasado. Además, muchas veces los propios ayudantes son objetivos militares: prácticamente todas las organizaciones se quejan de que no pueden trabajar de forma segura en el país.

Así, por el momento, es absolutamente imposible hablar del retorno de los refugiados a un país destruido: "Siria no es segura y no está preparada para que la gente regrese". La conferencia debe reconocer esto, defender los derechos de los refugiados y apoyar a los países vecinos que han recibido 5,6 millones de ellos", dijo Mark Schnellbächer del Comité Internacional de Rescate. Care y Oxfam, por su parte, también han firmado una convocatoria conjunta con todas las principales agencias de ayuda que operan en la región.

La mayor parte de los refugiados sirios en los países vecinos vive de la ayuda internacional.

La mayor parte de los refugiados sirios en los países vecinos vive de la ayuda internacional.

Lejos de una solución política

"La conferencia de donantes es también una expresión de la impotencia de la comunidad internacional", dijo Bärbel Dieckmann del PMA. Y la eurodiputada y experta en derechos humanos Barbara Lochbihler hizo un llamamiento a favor de una coordinada diplomacia europea para llevar a los socios de la guerra en Siria a la mesa de negociaciones y llegar a una solución política.

Eso es fácil de exigir pero difícil de implementar. El enviado de la ONU para las negociaciones sobre Siria en Ginebra, Staffan de Mistura, quien también es un invitado en la conferencia de Bruselas, puede mejor que nadie dar fe de esto. Incluso si el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, exige en la reunión del G7 en Toronto que Rusia debe hacer su contribución, será difícil encontrar una solución política al conflicto. Hasta el momento, todos los esfuerzos para negociar con Moscú y Damasco han fracasado.

En Bruselas solo se hablará de ayuda humanitaria, confirmó un portavoz de la UE antes del inicio de la reunión. No se trata de la reconstrucción del país; eso solo se podrá negociar en la fase de transición, y aún queda mucho para llegar a ese momento. Y este es precisamente el dilema de esta conferencia de donantes: el desastre humanitario en Siria está creciendo más rápido que la voluntad de los donantes de hacer nuevas promesas de ayuda económica. 

Autora: Barbara Wesel (few/vt)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad