Conectar Europa | Europa | DW | 20.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Conectar Europa

La Comisión de la Unión Europea quiere impulsar las infraestructuras europeas: transportes, energía y telecomunicaciones.

Günther Oettinger, comisario europeo de energía

Günther Oettinger, comisario europeo de energía

En medio de la crisis, la Comisión Europea quiere favorecer la consolidación de las redes de transporte, energía y telecomunicaciones con un paquete de cincuenta mil millones de euros. La Comisión dijo este miércoles (19.10.11) en Bruselas que con ello se pretende favorecer el comercio interior. El proyecto de infraestructuras, llamado “Connecting Europe” (Conectar Europa), impulsará los medios de fomento de la economía y generará empleo.

La red común de telecomunicaciones, energía y transporte constituye un proyecto largamente acariciado por la Unión Europea. Según el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, el proyecto ayudaría a aquellos países que deben actualmente contener sus inversiones debido a las medidas de austeridad. “En Europa necesitamos crecimiento, aunque es cierto que algunos países deben, ineludiblemente, atenerse a las políticas de ahorro. El margen de maniobra para el crecimiento es escaso en estos momentos para la mayoría de los miembros. Aquellos que disponen de ese margen, deben utilizarlo, pero al mismo tiempo debemos aprovechar la oportunidad para invertir en Europa”, dijo Barroso.

Deficiencias en la infraestructura actual

Por su parte, el comisario europeo de Transportes, Sim Kallas habló de la deficiente estructura  europea  en la actualidad: “El sistema de transportes en Europa es como una manta hecha a base de retales. Hay siete anchos de  vía distintos. Solo 20 de nuestros grandes aeropuertos están conectados directamente con la red ferroviaria y solo 35 puertos están bien comunicados. Además, hay que tratar de solventar el deficiente transporte entre el este y el oeste de Europa. Debemos optimizar las inversiones para dejar de ser “una manta de retales” y convertirnos en una auténtica red de transportes”.

Barroso habla durante la presentación del proyecto Conectar Europa

Barroso habla durante la presentación del proyecto "Conectar Europa"

En cuanto a las redes de banda ancha en el terreno de las telecomunicaciones, la Unión Europea va muy a la zaga de países como Japón y Corea del Sur. En ese sentido, la Comisión quiere ayudar con incentivos a la inversión privada. Tampoco anda la cosa boyante en el ámbito de la energía. El Comisario de la materia, Günther Oettinger, puso un ejemplo algo extremo: “Entre España y Francia, no hay en funcionamiento una línea de conducción de corriente eléctrica. Ello implica que no puede haber entre ellos intercambio de electricidad. No hay competencia en el mercado de la energía. Hay proyectos muy interesantes de energía solar en España –más adelante también en Marruecos- que no se pueden integrar en el mercado centroeuropeo.”

El futuro

Todos los planes de infraestructuras deben llevarse a cabo teniendo en cuenta el medioambiente. Pero, si finalmente, todo sale adelante como está previsto, una red de líneas de trenes de alta velocidad unirá la Unión Europea de un extremo a otro. España será punta de un gran eje que cruzará el sur de Francia, el norte de Italia, Eslovenia y Hungría hasta Ucrania, con el fin de aprovechar los puertos del Mediterráneo como receptores de las exportaciones asiáticas.  Se espera que funcione a partir de 2020. Por otra parte, habrá un eje Atlántico que discurrirá entre Lisboa y Estrasburgo atravesando París.

El diario El País, de Madrid, comenta que "con la aprobación del corredor ferroviario mediterráneo, Europa se apunta finalmente al nuevo mapamundi de los flujos comerciales.” Recuerda El País que el año “1492 derrumbó el mundo mediterráneo como centro gravitacional del comercio mundial. Lo hizo a favor del Atlántico (la España occidental, Portugal, la costa de Flandes), luego reafirmado por las revoluciones mercantil/industriales anglosajonas (Londres, los puertos hanseáticos). Ahora se operará un reequilibrio”. 

Autor: Christoph Hasselbach/MS
Editor: Pablo Kummetz

Publicidad