Condenan a conservadores daneses por ofender a naturalizados | Europa al día | DW | 23.02.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Condenan a conservadores daneses por ofender a naturalizados

La Audiencia Nacional de Dinamarca condenó este jueves (23.02.2017) al ultraconservador Partido Popular Danés, segunda fuerza parlamentaria, a indemnizar a un grupo de ciudadanos naturalizados daneses por ofender su honor con un anuncio en el que insinuaba que eran potenciales terroristas. Esta formación política de corte xenófobo, apoyo del actual Ejecutivo de derecha, publicó en mayo de 2013 un anuncio en varios diarios con el nombre y la residencia de 685 personas que habían sido incluidas en una proposición de ley del anterior gobierno de centroizquierda para recibir la nacionalidad danesa.

En el debate parlamentario había trascendido que los servicios de inteligencia sospechaban que una de ellas -protegida por la convención para apátridas- podía constituir un peligro de seguridad; no se mencionaba cuál, por lo que el Partido Popular Danés (DF, por sus siglas en este idioma) decidió nombrarlas a todas en un anuncio. "Uno de esta lista es un peligro para la seguridad de Dinamarca", constaba en el anuncio a toda página, en el que se hablaba además de "terrorista en potencia".

El fallo considera que esa expresión es una "ofensa al honor" a las quince personas que llevaron el caso a los tribunales, y que ya habían ganado en primera instancia. La sentencia resaltó que el anuncio extiende la sospecha manifiesta sobre hechos punibles a cada denunciante y que el DF no se puede amparar en el derecho a la libertad de expresión, por lo que deberá pagar una multa y una indemnización económica, por un importe total de 250.000 coronas (cerca de 34.000 euros).

"No es solo una victoria jurídica, también es una victoria por la decencia en Dinamarca", declaró Poul Hauch Fenger, el abogado de los denunciantes en un caso que en su día generó mucha controversia en este país nórdico. El vicepresidente del DF, Søren Espersen (en la foto), se mostró "muy sorprendido" por el fallo, insistió en que su partido había hecho lo que creía "correcto" y anunció que pedirá un permiso especial para llevar el caso al Tribunal Supremo para que este se pronuncie sobre "hasta dónde llega la libertad de expresión". (EFE)