¿Con este frío y sin gas? | Europa | DW | 04.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

¿Con este frío y sin gas?

La ola de frío ha incrementado el consumo de gas en toda Europa. Con el que proviene de Rusia hay problemas en varios países de la UE. Rusia admitió este sábado por primera vez sus dificultades de suministro.

default

Un tercio menos de gas llegó el viernes (03.02) a Alemania.

Varias empresas energéticas denunciaron en los últimos días la reducción de suministro, constatada el viernes por la Comisión Europea. Según el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, la principal obligación de la empresa estatal rusa Gazprom es cumplir con la demanda interna en medio de las temperaturas extremas. Gazprom debe sin embargo esforzarse al máximo para poder cumplir con las necesidades de sus socios europeos, aseguró el primer ministro durante una reunión con la directiva de la empresa de la que informó Interfax.

Según la cúpula de Gazprom, Europa reclama más gas del que la empresa puede hacer llegar en la actualidad. Entre los países afectados por la disminución de abastecimiento en los últimos días se encuentran Alemania, Austria e Italia. Aún así, las empresas de esos países apuntaron que sus depósitos están completos, por lo que no hay motivo para la alarma.

Las empresas importadoras EON y RWE confirmaron que el viernes llegó a Alemania un tercio menos del volumen usual de gas. También Wingas, filial de la BASF, experimentó recortes en el suministro. Anteriormente se habían detectado disminuciones de hasta un diez por ciento. Al respecto, tanto el Gobierno alemán como las empresas aseguraron que la carencia no llegaría al consumidor debido a las reservas. Con todo, fuentes del Ministerio de Economía informan de que hay señales de que en el futuro el suministro podría verse reducido aún más.

Aún no hay emergencia

En Bruselas, la Comisión Europea confirmó los recortes, aunque agregó que la situación no ha alcanzado niveles de emergencia pese a las gélidas temperaturas que afectan a gran parte del continente. Éstas han impulsado la demanda por calefacción y han obligado a los países a recurrir a sus reservas de gas.

"Puedo confirmar que ha habido una disminución en las entregas de gas en varios estados miembros: Polonia, Eslovaquia, Austria, Hungría, Bulgaria, Rumania, Grecia e Italia", dijo la portavoz de energía de la Unión Europea, Marlene Holzner. Sin embargo, "no hay una situación de emergencia todavía", agregó. Todos los miembros han estado en condiciones de asegurar el gas por otros medios, ya sea desde las instalaciones de almacenamiento o sustituyendo el suministro con gas natural licuado.

Inquietante precedente

Los reducidos suministros del combustible ruso vía Ucrania despertaron los temores de la Unión Europea de que se repita la crisis de gas del 2009, cuando el abastecimiento a Europa se suspendió por unas dos semanas debido a tensiones políticas entre Moscú y Kiev. Hasta el momento, los recortes en el suministro desde Rusia no significan que Gazprom haya incumplido los contratos: en ellos está prevista una cierta flexibilidad para casos como éste, en que debido a extremas temperaturas Rusia misma requiera más combustible.

Gazprom Hauptsitz Moskau

Gazprom, desde Moscú, afirma estar enviando todo lo que puede.

El jueves, el monopolio ruso de exportación de gas, Gazprom , dijo que estaba enviando a Europa todo el gas que le quedaba disponible. "Todos los sistemas están trabajando de una manera estable", afirmó Sergey Komlev, director de la división de estructura de contratos de Gazprom. Por otro lado, dijo Komlev, Ucrania -cuyos ductos transportan gas ruso hacia la Unión Europea y que reclama menores entregas de gas por parte de Gazprom esta semana- estaría recibiendo suministros por encima de lo acordado en los contratos; sin embargo, Kiev niega cualquier comportamiento irregular y niega estar obteniendo volúmenes adicionales de gas.

Bulgaria, Polonia e Italia

Bulgaria también enfrenta una brecha entre el suministro y la demanda de gas para calefacción. El consumo de gas de Bulgaria aumentó en casi un 20 por ciento en los últimos días, pero Gazprom informó a la estatal Bulgargaz que no puede ofrecer cantidades adicionales de gas, dijo el presidente ejecutivo de la firma búlgara, Dimitar Gogov.

Italia, un importante consumidor europeo de gas ruso, tampoco está recibiendo lo que pide, y registró una escasez de más de 30 millones de metros cúbicos de gas, según datos de la firma distribuidora de gas Snam. Por ello, Italia elevó sus pedidos de gas a Rusia y Argelia, otro proveedor importante.

En Polonia, otro cliente importante de Rusia, las entregas de Gazprom han vuelto a la normalidad luego de una reducción en los flujos el jueves, dijo el monopolio de distribución PGNiG. Sin embargo, PGNiG advirtió que las entregas podrían reducirse levemente otra vez en los próximos días debido a nuevas temperaturas bajo cero.

mb/rtr/dpa
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda

Publicidad