Comienza destrucción de armas químicas en Siria | El Mundo | DW | 06.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Comienza destrucción de armas químicas en Siria

Expertos de un grupo internacional se encuentran en Damasco afinando detalles para una operación que podría extenderse hasta mediados de 2014.

Temprano en la mañana de este domingo (06.10.2013) los expertos internacionales abandonaron su hotel en Damasco, Siria, para comenzar el proceso de destrucción del arsenal de armas químicas del país, de acuerdo a información entregada por un funcionario de la misión, compuesta por expertos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) y personal de Naciones Unidas.

El equipo, cuyas funciones fueron acordadas por Estados Unidos y Rusia tras un ataque con gas sarín ocurrido el 21 de agosto en las afueras de la capital siria, llegó al país el martes 1 de octubre y se espera que su trabajo continúe por lo menos hasta mediados del año 2014. Su presencia en Siria permitió abortar una misión militar que pretendía lanzar Estados Unidos, como represalia por el ataque químico.

Esto, luego de que un reporte de la ONU confirmara que se había usado gas sarín, aunque no apuntara contra ninguno de los bandos en conflicto en la guerra civil que comenzó en marzo de 2011. Sin embargo, diversos países de Occidente acusan al régimen de Bashar al Assad de estar tras el uso del arsenal, algo que el Gobierno desmiente, apuntando hacia los rebeldes.

Al Assad lamenta que Occidente no confíe en él.

Al Assad lamenta que Occidente no confíe en él.

“Confían más en Al Qaeda”

El equipo de OPAQ terminó una ronda de reuniones preparatorias con representantes del régimen sirio, que facilitarán su labor en terreno. Se calcula que el Gobierno del presidente Al Assad dispone de unas 1.000 toneladas de armas químicas. Una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU obliga a Siria a convertirse en un país libre de armas químicas a mediados de 2014.

El despliegue de los inspectores, unos 20 en total y equipados con moderna tecnología, tiene como objetivo supervisar la destrucción y desmantelamiento de las armas, trabajo que realizarán funcionarios sirios bajo la atenta mirada de los expertos, quienes además confirmarán qué se está destruyendo. Se trata de un proceso complicado que puede extender por hasta nueve meses. Se cree que entre el arsenal hay gas mostaza, sarín y tabún.

Por su parte, en una entrevista con la revista alemana Der Spiegel, Al Assad desmintió otra vez haber usado gas sarín contra la población. “No hemos usado ningún arma química. Es falso, al igual que la imagen que dibujan sobre mí de que soy un hombre que asesina a su propio pueblo. Somos transparentes, los expertos pueden acceder a cualquier instalación”, dijo el líder sirio, quien se quejó de que “Occidente confía más en Al Qaeda que en mí”.

DZC (dpa, Reuters, Europa Press, AP)

DW recomienda

Publicidad