Colombia consigue una faena perfecta al derrotar a Japón | Los campeones mundiales | DW | 24.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Colombia consigue una faena perfecta al derrotar a Japón

Los dirigidos por José Pekerman sumaron nueve puntos de nueve posibles para clasificar a los octavos de final del Mundial de Brasil.

Se supone que los colombianos extrañarían a su mayor estrella, Radamel Falcao. Pero el entrenador José Pekerman encontró la fórmula para reemplazar la eficacia frente al pórtico del delantero que juega en el fútbol francés. Una muestra la dio este martes (24.06.2014) al derrotar por 4-1 a Japón, en un partido lleno de acciones de gol, en parte debido a las necesidades de los asiáticos.

Japón necesitaba un triunfo sí o sí para poder seguir soñando en este Mundial. Pero eso no se dio no porque los jugadores dirigidos técnicamente por Alberto Zaccheroni no lo buscaran, sino porque sencillamente tuvieron al frente a un rival notoriamente superior. Esta Colombia está para grandes cosas. Su capacidad goleadora es sencillamente perfecta. El Arena Pantala de Cuiabá fue testigo de ello.

Japón salió decidido al ataque. No tenía otra opción. Colombia podría haber esperado con todos sus jugadores defendiendo, total la clasificación de los sudamericanos ya estaba asegurada. Pero no, estos chicos tienen hambre de algo grande y salieron al terreno a morder. Al comienzo del primer tiempo, Colombia retrasó sus líneas, en parte obligados por el ataque japonés. Pero pronto se equilibraron las jugadas. Y apareció Colombia.

Japón se quedó en el camino.

Japón se quedó en el camino.

Hombre récord

Minuto 19. Un contragolpe colombiano termina en un penal en contra de Japón. Juan Cuadrado se pone frente al balón y anota el 1-0. Japón siguió en su afán desesperado por marcar. Al minuto 25, una atajada del portero David Ospina impidió la celebración nipona. Un lanzamiento libre de Honda, en el minuto 32, casi entra en el arco sudamericano. Al final, algo de esperanza llegó en el minuto 46, cuando Okazaki anotó la paridad con un cabezazo acrobático.

El segundo tiempo se repitió el guión. Japón al ataque, Colombia al contragolpe. Pero al rato los roles cambiaron y pareció que el equipo de Pekerman era el desesperado por los puntos. A Japón le sobraban ganas, pero le faltaba eficacia frente al pórtico. Jackson Martínez, al otro lado, daba una clase de claridad y anotaba el 2-1. Luego repetiría la dosis y el marcado quedaría 3-1. Entonces, con el resultado asegurado, ingresó Faryd Mondragón, para romper el récord del jugador más veterano en jugar un Mundial

Mondragón, de 43 años, no entró como espectador. Salvó a su portería casi al final del partido, un poco después que James Rodríguez anotara el definitivo 4-1. Para Colombia está todo dado: rompe récords, golea y entrega un juego vistoso que tiene al público brasileño vuelto loco. Ahora viene Uruguay. Vaya choque.

Diego Zúñiga

DW recomienda

Publicidad