Coches eléctricos, trenes y bicicletas: así se verá el tráfico ecológico del futuro | Ecología | DW | 15.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

Coches eléctricos, trenes y bicicletas: así se verá el tráfico ecológico del futuro

El Gobierno alemán quiere introducir una nueva política de transporte respetuosa con el clima en Alemania. ¿Quién puede ser un modelo a seguir? Aquí, tres ejemplos muy diferentes en Europa.

Noruega y sus autos eléctricos

Noruega es el paraíso para los autos eléctricos en todo el mundo. En ningún otro país del mundo hay en proporción tantos vehículos eléctricos. En el primer trimestre de este año, casi cada segundo automóvil nuevo tenía un accionamiento eléctrico puro. Los vehículos híbridos no están incluidos en esta estadística.

Los alemanes solo pueden soñar con tales cifras. No obstante, Alemania ha superado a Noruega en números absolutos. Vale aclarar, sin embargo, que Alemania tiene 83 millones de habitantes, mientras que Noruega tan solo tiene cinco.

Detrás de este rápido crecimiento hay un plan político claro: para 2025, por razones de protección climática, no se permitirá ningún automóvil con motor de combustión en Noruega.

Norwegen, - Öffentliche Kfz-Ladestationen in Oslo sind kostenlos (DW/L. Bevanger)

Los estacionamientos gratuitos tuvieron que ser restringidos porque había demasiados coches eléctricos

El Gobierno noruego ha apoyado masivamente la compra y operación de autos electrónicos. Pero la ventaja fiscal al comprar es tan alta que compensa con creces el mayor precio de compra. Esto hace que un automóvil eléctrico sea más barato que uno con un motor de combustión interno. Además, el coche eléctrico tiene ventajas en el uso de carriles de autobuses, autopistas y estacionamientos. Mientras tanto, los privilegios tuvieron que ser restringidos debido al gran número de autos electrónicos que los usan.

Idealmente, el Gobierno y la asociación de propietarios de autos electrónicos esperan que los autos eléctricos pronto sean mucho más baratos gracias a la caída de los costos de producción, por lo que los beneficios fiscales no serían tan necesarios.

Norwegen Oslo | Geparkte Elektroautos beim Aufladen der Akkus (picture-alliance/ K. Nowottnick)

Las estaciones de carga para automóviles eléctricos abundan en Noruega

Pero tantos vehículos eléctricos solo son posibles si la red de estaciones de carga es lo suficientemente grande, algo que el Estado noruego ha logrado garantizar en los últimos años; una compañía separada adjudica contratos para la construcción de las estaciones.

En las ciudades, pero también a lo largo de las carreteras, se pueden cargar los automóviles. En las principales rutas de tráfico hay aproximadamente un promedio de 50 kilómetros entre estaciones de carga rápida, donde la carga lleva menos de una hora.

A pesar del auge ecológico en Noruega, las recientes elecciones locales demuestran que esta política también puede tener su límite. Aunque ganaron Los Verdes, también lo hicieron partidos que están estrictamente en contra de un peaje en la ciudad, con el cual el Gobierno también cuenta para promover los autos electrónicos.

Suiza y sus ferrocarriles

Probablemente ningún país europeo dependa de los ferrocarriles tanto como Suiza. Esto ha sido política durante décadas. En términos de área, Suiza, junto con la República Checa, tiene la red ferroviaria más densa del mundo. Con una población de poco más de ocho millones de personas, aproximadamente un millón de personas usan la red todos los días, una cifra muy alta.

Schweiz | Wengernalpbahn im Kanton Bern (picture alliance/robertharding/R. Moiola)

No todas las rutas son tan idílicas, pero cada una es cronometrada y generalmente puntual

El secreto del éxito de los ferrocarriles suizos no es solo la alta puntualidad, sino también una muy buena coordinación de los trenes entre sí y la conexión de trenes y autobuses. Toda Suiza es básicamente una única gran red de transporte. Todas las conexiones están sincronizadas. Una vez que se retrasa un tren, el tren de conexión o el autobús espera. No hay competencia de líneas de autobuses a líneas de ferrocarril de larga distancia.

La política de precios también promueve los viajes en tren. En Suiza, un país con altos salarios, viajar en tren no es demasiado caro. Con la llamada "tarjeta de mitad de tarifa" por menos de 200 francos al año, se puede reducir el precio estándar a la mitad. La cifra aproximada de 2,5 millones de suscriptores de la "tarifa media" habla por sí solo.

SBB Zug im Gotthard-Tunnel Cockpit Blick (picture-alliance/dpa/U. Flueeler)

El túnel de base de San Gotardo está listo. Sin embargo, el trayecto en el lado alemán aún no.

A pesar de lo avanzado de su sistema, Suiza continúa desarrollando su red ferroviaria. Sobre todo, el tráfico internacional de carga norte-sur se desplaza constantemente de la carretera al ferrocarril. Por último, pero no menos importante, los nuevos túneles contribuyen a esto. Los túneles base de Lötschberg y San Gotardo, el túnel ferroviario más largo del mundo, alivian claramente a Suiza como país de tránsito. En contraste, este es un tema vergonzoso para Alemania: la ruta de acceso al túnel de la base de San Gotardo aún no está terminada, aunque el túnel ha estado en funcionamiento durante tres años. Por lo que no ha podido explotar completamente su potencial.

Holanda y sus bicicletas

Cualquiera que haya estado en Ámsterdam sabe cuál es el principal modo de transporte allí: cientos de ciclistas, en vaqueros, así como en trajes y corbatas, circulan en grandes cantidades. En la ciudad, los automóviles son apenas tolerados. Ese no siempre fue el caso en Holanda, ahora tradicionalmente amigable con la bicicleta. Como en otros lugares, el automóvil desplazaba cada vez más a las bicicletas. Y no fue hasta la década de 1970 que la crisis del petróleo y los altos números de accidentes llevaron a un regreso de la bicicleta. Ahora tiene el valor añadido de la protección del clima.

Más de una cuarta parte de todos los viajes en los Países Bajos se realizan en bicicleta. Este es el resultado de una política de transporte coherente que depende en gran medida de la bicicleta ecológica. Al hacerlo, el énfasis está en la seguridad, la prioridad sobre el automóvil y ahora también en la velocidad.

Fahrräder in den Niederlanden (DW/C. Dillon)

La bicicleta es omnipresente en los Países Bajos

En el campo, los senderos para bicicletas están básicamente separados de las vías para autos. A menudo hay senderos para bicicletas de dos direcciones con franjas y suficiente espacio para que se pueda adelantar sin peligro. En muchas calles, se eliminó el estacionamiento en favor de los carriles de bicicletas.

Especialmente a los turistas les encanta el sistema de rutas con puntos nodales y paneles de orientación. Incluso sin GPS, mapa y conocimiento local, es posible encontrar el destino. El sistema es tan exitoso que también se introdujo en partes de Alemania.

Niederlande Eindhoven Hovenring (Imago/Jochen Tack)

Prioridad a los medios de transporte "alternativos”: ciclistas cruzan una carretera a través de un puente construido especialmente para ellos

Uno de los últimos grandes proyectos en los Países Bajos son las ciclovías. Actualmente se están planificando y construyendo en todas partes, especialmente para quienes viajen diariamente al trabajo. Con la menor cantidad posible de interrupciones a través de semáforos e intersecciones, con sus propios túneles y puentes, se crean conexiones entre ciudades de aproximadamente diez a treinta kilómetros. Para las bicicletas eléctricas tales carreteras también son ideales.

 (few/eal)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  



DW recomienda