Coches bomba siguen desangrando a Irak: 60 muertos | El Mundo | DW | 20.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Coches bomba siguen desangrando a Irak: 60 muertos

Este lunes se produjo una serie de ataques, principalmente contra objetivos chiíes, en distintos lugares del país. Hay más de un centenar de heridos.

Distintas ciudades de Irak se vieron sacudidas este lunes (20.05.2013) por una seguidilla de atentados con coches bomba contra objetivos chiíes, atentados que dejaron una sangrienta estela de muerte. Según reportes de prensa, al menos 60 personas perdieron la vida, en una de las peores jornadas de violencia sectaria desde 2011.

En la capital, Bagdad, unas 30 personas murieron en explosiones de coches bomba en los barrios de Kamaliya, Ilaam, Diyala Bridge, al-Shurta, Shula, Zaafaraniya y Ciudad Sadr, todas zonas con alta concentración de chiíes. El mayor ataque se produjo cerca de un estacionamiento, donde perdieron la vida una decena de personas, entre ellos estudiantes que salían de sus escuelas.

En Basora, dos coches bomba que estallaron de manera encadenada en sitios diferentes -en una calle concurrida y en un aparcamiento- mataron a 13 personas y dejaron 25 heridos, informaron fuentes de seguridad. Basora es una ciudad de mayoría chiita. “Estaba de guardia cuando una explosión poderosa sacudió el piso”, dijo un oficial de policía cerca del lugar del ataque en el vecindario de Hayaniya.

Cadáveres en el desierto

En la provincia de Al Anbar, de mayoría sunita, murieron ocho policías en un ataque armado contra dos patrullas, a 120 kilómetros al oeste de Bagdad. Los atacantes pudieron huir, informaron las fuerzas de seguridad. Por otra parte, la policía encontró en el desierto de esa misma provincia los cadáveres de 14 personas.

Se trata de uniformados y viajeros que habían sido secuestrados en los últimos días en la provincia. Los cuerpos tenían disparos en la cabeza y en el pecho. En otro ataque, tres miembros de Sawha, una milicia que forma parte de las fuerzas del Gobierno, murieron en un ataque mientras cobraban sus salarios.

Si bien nadie se ha adjudicado la autoría de los atentados, los insurgentes suníes de Estado Islámico de Irak, grupo vinculado a Al Qaeda, suelen estar detrás de estas acciones. Su intención sería provocar una conforntación sectaria mayor que lleve al país a una guerra civil contra el primer ministro Nuri al-Maliki, de confesión chii.

DZC (Reuters, dpa)

DW recomienda

Publicidad