Cinco causas de la crisis en el Borussia Dortmund | Deportes | DW | 05.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Cinco causas de la crisis en el Borussia Dortmund

Se acabó el tiempo de espera para que el Dortmund se rearme en la Bundesliga. El equipo está ahora en el penúltimo lugar de la tabla. ¿Cuáles son las razones detrás de la racha de pobres resultados?

No importa el punto desde el cual se le vea: la temporada del Borussia Dortmund en la liga alemana es un desastre.

Tras diez partidos en la Bundesliga –cerca de un tercio de la temporada— el BVB ha logrado la magra suma de siete puntos. La racha de derrotas se ha prolongado ahora a cinco juegos consecutivos.

Definitivamente no es lo que se espera del equipo que ha sido en los últimos años la única competencia seria contra el líder absoluto en títulos: el Bayern Munich. ¿Dónde se halla la explicación?

Robben festeja ante un incrédulo Subotic.

Robben festeja ante un incrédulo Subotic.

Defensa porosa

Durante esta temporada en la Bundesliga el Dortmund ha permitido 17 goles en contra. Este no es ni de lejos el peor registro en la liga: equipos mejor posicionados en la tabla, como el Stuttgart, el Hertha Berlin y el Eintracht Frankfurt han estado peor.

El problema radica en que el Dortmund ha cometido grandes errores en momentos clave. Por ejemplo, el de Neven Subotic el sábado anterior frente a Franck Ribery en el segundo tiempo contra el Bayern.

El defensa sujetó a Ribery en el área de castigo y regaló un penal que Arjen Robben convirtió. En un encuentro tan apretado, lo anterior le costó el juego al BVB. Los encopetados defensores Mats Hummels y Erick Durm también han protagonizado momentos similares durante esta temporada, así como Roman Weidenfeller, quien por fin estuvo a punto ante el Bayern.

Estos jugadores tienen que encontrar su consistencia pronto, de lo contrario el Dortmund de verdad verá alejarse a los demás equipos durante el resto de la temporada.

Sin aliento

Cuando funciona, el contraataque del Dortmund transcurre vertiginosamente y luce excepcional. Es lo que hizo al equipo tan exitoso en el pasado y les permitió ganar el doblete en 2012 y alcanzar la final de la Champions League un año después.

Por momentos, en esta temporada, parece difícil que los jugadores mantengan este ritmo de juego durante los 90 minutos. De hecho, han cedido 11 de los 17 goles en la última media hora de los partidos.

Marco Reus, ¿se inmuta?

Marco Reus, ¿se inmuta?

El sábado contra el Bayern el equipo corrió de nuevo un total de 120 kilómetros colectivamente, así que no hay que sorprenderse de que los jugadores terminen exhaustos hacia el final de la partida. ¿Acaso la resaca de la Copa del Mundo continúa afectando su estado físico? ¿O tal vez los oponentes de la liga simplemente se volvieron más inteligentes resistiendo la oleada ofensiva, y de esta manera guardan energías para atacar al final del juego? La respuesta probablemente consiste en una mezcla de ambas hipótesis.

Lesiones

No solo el estado físico durante las partidas está causando problemas. Las lesiones también. Es justo pensar que los jugadores ausentes siguen dificultando la selección de las alineaciones al entrenador Jürgen Klopp. Mientras que jugadores como Ilkay Gündogan y Sebastian Kehl se toman un tiempo para reponerse de sus respectivas lesiones, ahora se sabe que Mats Hummels se ausentará durante algunos juegos más.

Su club confirmó el domingo que lo más probable es que esté de pausa por lo menos tres semanas debido a la lesión de ligamentos de tobillo, lo que solo servirá para desbaratar la zaga del equipo aún más.

El Dortmund tiene grandes jugadores en la banca, pero el hecho de que no haya un continuo equipo titular les está impidiendo encontrar su ritmo de juego.

Klopp no parece encontrar la clave del éxito.

Klopp no parece encontrar la clave del éxito.

Curiosamente, los cuatro zagueros que jugaron en 2013 la final de la Champions en Wembley —Hummels, Subotic, Lukas Piszczek y Marcel Schmelzer— no han logrado alinearse juntos desde entonces.

El factor Reus

Prácticamente no hay semana en la que Karl-Heinz Rummenigge se abstenga de mencionarle a la prensa que él ha “dicho suficiente” acerca de la cláusula de compra en el contrato de Marco Reus. Sí, no hay duda de que la prensa alemana está martillando este tema continuamente. Pero tampoco hay duda de que el Bayern estaría interesado en fichar a Marco Reus, si pudiera.

Mario Götze, amigo cercano de Reus, también estaría dichoso de darle la bienvenida al equipo de Múnich. Pero nada puede darse por sentado.

El asunto es espinoso: ¿Está todo lo anterior afectando el desempeño promedio de Reus, el espíritu de equipo y de paso la posición en la tabla? Sería ingenuo pensar lo contrario.

Hace poco él mismo abordó el tema, al publicar un mensaje en su página de Facebook que decía: “otros están pensando más sobre este asunto (su transferencia al Bayern) que yo en el momento”. La novela continúa.

Cuestiones de motivación

Cuando se trata de la Champions League, el Borussia Dortmund sigue mostrando un buen talante, puesto que ha ganado con argumentos los tres partidos disputados. Parece ser que cuando están en la cita europea se llenan de motivación y pasión frente al desafío.

¿Será que los discursos de Jürgen Klopp previos a los juegos en la liga local ya no son efectivos? ¿O será que el equipo está esperando que las cosas funcionen simplemente basados en su desempeño del pasado?

Por el momento, hay razones suficientes para reorganizar la casa, incluso si los niveles de confianza están por el piso: si el Dortmund no empieza a ganar pronto en la liga, el equipo descenderá. La última vez que esto ocurrió fue mucho tiempo atrás, en 1972.

Publicidad