China expulsa a otro corresponsal del ″New York Times″ | El Mundo | DW | 30.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

China expulsa a otro corresponsal del "New York Times"

China se negó a renovar el visado del corresponsal Austin Ramzy, en lo que se considera una represalia por las revelaciones del periódico sobre la riqueza de la familia del exprimer ministro Wen Jiabao.

El periodista estadounidense, de 39 años, confirmó por teléfono desde el aeropuerto de Pekín que había pasado el control de pasaportes y estaba a punto de abordar un avión a Taiwán.

Ramzy es el segundo periodista del New York Times que es expulsado de China en 13 meses. Después de sus primeras informaciones en 2012 sobre la fortuna de la familia del entonces primer ministro ya tuvo que irse en circunstancias similares Chris Buckley hace justo un año. Actualmente, Buckley informa sobre China desde Hong Kong.

También Ramzy seguirá informando para el NYT desde la región. El Club de Corresponsales Extranjeros en China (FCCC) manifestó que "lamenta profundamente" el hecho. "En estas condiciones no se puede evitar la conclusión de que las autoridades querían castigar al New York Times por sus artículos sobre el primer ministro Wen Jiabao y su familia", señaló en una declaración. "Un comportamiento de este tipo se aleja mucho de los estándares internacionales".

Gobierno de EE. UU. intercedió sin éxito

El Gobierno estadounidense intercedió hasta último momento a favor de Ramzy, sin

éxito. Durante su visita a Pekín en diciembre, el vicepresidente Joe Biden había hablado del tema del periodista, así como de otra decena de corresponsales del NYT y de la agencia Bloomberg. Esta última informó sobre la fortuna de la familia del presidente Xi Jinping. En todos los demás casos se solucionó el problema de visado.

Ramzy informa sobre China desde hace diez años, al principio en Hong Kong y desde hace seis años en Pekín. Sus problemas comenzaron cuando se pasó en abril de la revista "Time" al New York Times. No fue sino hasta junio que las autoridades chinas aceptaron tomar nota del cambio de medio para su acreditación, pero no dieron ningún paso. A finales de año se le negó una nueva tarjeta de corresponsal, por lo que no pudo renovar su visado.

Según fuentes cercanas, no se le dio ningún motivo para no renovar el permiso, pero hubo indicios de que se debe a su paso al New York Times. La situación es muy similar a la de su colega Buckley, que también pasó en 2012 de la agencia Reuters al periódico y ahí empezó a tener problemas. Ramzy recibió a finales de año una extensión "por motivos humanitarios" de su visa, para que "pudiera empacar sus cosas", según las autoridades.

CP (dpa, afp)

Publicidad