Charlottesville: Trump culpa a ambas partes de la violencia | El Mundo | DW | 15.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Charlottesville: Trump culpa a ambas partes de la violencia

"Hubo un grupo de un lado que fue malo y hubo un grupo del otro lado que también fue muy violento", dijo Trump durante una conferencia de prensa en Nueva York.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, responsabilizó este martes (15.08.2017) de la violencia durante este fin de semana en Charlottesville, Virginia, tanto a grupos neonazis y supremacistas como a los manifestantes de izquierda que les hicieron frente. "Hubo un grupo de un lado que fue malo y hubo un grupo del otro lado que también fue muy violento", dijo Trump durante una conferencia de prensa en Nueva York. El presidente calificó de "horrible" lo sucedido en Charlottesville, pero insistió en que no todos los que acudieron a la protesta eran neonazis o supremacistas blancos.

Por otro lado, Trump defendió su tardía reacción a la violencia racista en Charlottesville. "Quería estar seguro de que lo que decía era correcto", señaló Trump. El mandatario indicó que no se puede hablar inmediatamente cuando no se conoce con exactitud qué ocurrió. "A diferencia de lo que hacen muchos periodistas", añadió. 

Choques en marcha racista 

El sábado pasado (12.08.2017) se registraron enfrentamientos en una marcha de grupos racistas, que chocaron con manifestantes que protestaban por su presencia. Un presunto extremista de derecha atropelló con su auto a la multitud y mató a una mujer de 32 años, mientras que 19 personas sufrieron heridas. En un primer momento Trump había atribuido la violencia a "muchas partes", pero ayer finalmente condenó a los grupos extremistas por la violencia.

"El racismo es malo. Y aquellos que provocan violencia en su nombre son delincuentes y criminales, entre ellos el Ku Klux Klan, los neonazis, los supremacistas blancos u otros grupos de odio, que son repugnantes", señaló la víspera en la Casa Blanca. La reacción inicial fue duramente criticada y provocó que varios CEO abandonaran un consejo de asesores de la Casa Blanca en protesta.

 

MS (afp/dpa/efe)

DW recomienda

Publicidad