Caso Ruhollah Zam: ″Irán debe dejar de tomar a sus ciudadanos como rehenes″ | El Mundo | DW | 03.07.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Caso Ruhollah Zam: "Irán debe dejar de tomar a sus ciudadanos como rehenes"

La sentencia de muerte contra el periodista Ruhollah Zam en Irán ha sido criticada en todo el mundo. Irán no aceptará injerencias en sus "asuntos internos". La Premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi no está de acuerdo.

El periodista iraní Zam ha sido condenado a muerte.

El periodista iraní Zam ha sido condenado a muerte.

Deutsche Welle: Sra. Ebadi, el periodista Ruhollah Zam desapareció durante un viaje a Irak. Poco después, apareció en Irán esposado, fue juzgado y sentenciado a muerte. La organización Reporteros sin Fronteras acusó a Irán ante la opinión pública mundial de secuestrar a Zam. ¿Cree usted que Teherán lo ejecutará ahora ante los ojos del mundo?

Shirin Ebadi: Ruhollah Zam tenía un canal de noticias en la aplicación de mensajes "Telegram" desde Francia. Zam publicó allí una serie de información correcta, pero también una serie de información falsa. La pregunta crucial ahora es si la pena por difundir información falsa debe ser la pena de muerte. Si es así, ¿no tendría que ser ejecutado también el jefe de la radio y la televisión iraní? Bajo su liderazgo, se difunden muchas más noticias falsas de las que Zam ha publicado.

La sentencia de muerte en el caso de Zam es un juicio político, no legal. No tuvo un juicio justo. El pronunciamiento de la sentencia coincidió con la reunión del Consejo de Seguridad Mundial, donde, a petición de EE.UU., la prórroga del embargo de armas a Irán estaba en la agenda del día. Creo que las autoridades iraníes pensaron que los medios de comunicación de todo el mundo estaban ocupados con esta reunión y no prestarían atención a la sentencia de muerte contra Zam. 

Sin embargo, no fue así: no sólo los medios de comunicación, sino también la sociedad civil iraní reaccionaron a esta sentencia y la condenaron. Experiencias pasadas han demostrado que si la sociedad iraní y la comunidad mundial están atentos a un asunto, los que están en el poder en Irán ajustarán su decisión para evitar consecuencias desagradables.

Shirin Ebadi, Premio Nobel de la Paz.

Shirin Ebadi, Premio Nobel de la Paz.

Las protestas contra la sentencia de muerte del periodista dentro y fuera de Irán son efectivas y pueden salvarlo.

Zam dejó Irán en 2009 y más tarde recibió asilo político en Francia. El Gobierno francés ha criticado la sentencia de muerte. París también está preocupada por la situación de Fariba Adelkhah, antropóloga franco-iraní que fue detenida en Irán y condenada a cinco años de prisión. Sin embargo, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní dijo que Francia no debería interferir en los asuntos internos de Irán. ¿Puede Francia ayudar a Zam y Abdelkhah?

Los derechos humanos se aplican universalmente. El Gobierno iraní considera que tiene derecho a plantear la cuestión de las violaciones de los derechos humanos en Palestina o Arabia Saudita. Pero se indigna cuando otros países del mundo critican las violaciones de los derechos humanos en Irán. Francia puede apelar al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Este Consejo debe ser usado en los casos de Zam o Adelkhah.

Fariba Adelkhah fue tomada como rehén en Irán. La antropóloga de la Universidad parisina Sciences Po estaba de visita en Irán cuando fue arrestada. Fue condenada a cinco años de prisión por presunta "conspiración contra la seguridad nacional".

Sin embargo, la verdad es que Irán está tomando a sus ciudadanos con doble nacionalidad como rehenes para perseguir objetivos políticos en el país de la otra nacionalidad. Espero sinceramente que Adelkhah y todos los demás rehenes retenidos en Irán sean liberados lo antes posible.

Al mismo tiempo pido a todos los países del mundo que no cumplan las exigencias políticas del Gobierno iraní en esos casos. Irán debe dejar de tomar a sus ciudadanos como rehenes.

El poder judicial en Irán sigue haciendo hincapié en su independencia. Y su nuevo jefe quiere trabajar ahora precisamente por más justicia. ¿Cómo evalúa los nuevos avances en el poder judicial iraní?

El jefe del poder judicial es elegido por el líder religioso y político de Irán y responde solo ante él. El sistema de justicia solo puede cambiar si cambian las estructuras de poder en Irán.

Shirin Ebadi, abogada iraní y activista de derechos humanos, fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2003.

(ct/vt)

 

DW recomienda