Caso ″La Manada″: polémica condena a acusados de violación | Europa | DW | 26.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Caso "La Manada": polémica condena a acusados de violación

Un tribunal español condenó hoy por abuso y no por agresión sexual a los cinco acusados de violar en grupo a una joven de 18 años durante las fiestas de Sanfermines, en Pamplona, en 2016.

La sentencia emitida este jueves, 26 de abril de 2018, promete alimentar la polémica que acompañó el pasado mes de noviembre de 2017 uno de los juicios más mediáticos de los últimos años en el país. Los cinco acusados, conocidos como "La Manada" por el nombre de un grupo de WhatsApp que compartían, fueron encontrados culpables de un delito de abuso sexual y condenados a nueve años de prisión cada uno y al pago de una indemnización a la víctima.

Quedaron en cambio absueltos del delito de agresión sexual agravada por el que los acusaba la Fiscalía, que pedía penas de hasta 22 años y diez meses de prisión. Tanto la víctima como los acusados, en prisión preventiva desde 2016, estuvieron ausentes en la lectura de la sentencia en la Audiencia de Navarra, norte de España.

Los jueces descartaron así que existiera una violación, que implica "violencia o intimidación" y supone penas mayores, y consideraron que se produjo un abuso, entendido en el Código Penal como un atentado "contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona" valiéndose de "superioridad manifiesta", pero sin intimidación ni violencia.

Expectación sin precedentes

La decisión desató por eso una ola de indignación. "¡Es violación, no es abuso!", gritaron las decenas de personas que se habían congregado ante la audiencia en la ciudad de Pamplona para mostrar su apoyo a la víctima con carteles como "Hoy nos juzgan a todas" y "El único culpable de una violación es el violador". La lectura de la sentencia, transmitida en directo por decenas de medios acreditados en una expectativa pública sin precedentes, generó también numerosas reacciones de políticos y artistas.

"Vergüenza y asco" dijo sentir Pablo Iglesias, líder del partido izquierdista Podemos. Su aliado Alberto Garzón, de Izquierda Unida, consideró que "a todas luces" "La Manada" perpetró una violación en grupo. Incluso la Policía Nacional publicó un tuit con el lema "no es no" repetido varias veces, en un apoyo tácito a la víctima.

En el mundo de la cultura, la escritora Lucía Etxebarría escribió "No se llama abuso, se llama violación" y la actriz Leticia Dolera, un referente del feminismo en España, se limitó a convocar "a las calles" en su cuenta de Twitter para protestar contra la sentencia.

Según los acusados, fue "sexo consentido"

Los hechos tuvieron lugar en julio de 2016, en plenos Sanfermines, los populares encierros taurinos inmortalizados por Ernest Hemingway en su libro "Fiesta" y que cada año reúnen a miles de visitantes en la ciudad de Pamplona, norte de España. La denunciante, que entonces tenía 18 años, dijo haber conocido a los acusados en la calle. Según su versión, cuando quiso marcharse a casa se ofrecieron a acompañarla y la metieron en un portal para violarla mientras lo filmaban. Los sospechosos sostienen que la relación fue consentida y solo aceptan que robaron el teléfono a la chica.

Los agresores, entre los que hay un guardia civil y un militar, fueron detenidos horas después y enviados a prisión preventiva. El caso de "La Manada" generó desde primer momento una enorme conmoción en España, que aumentó a medida que avanzaba el juicio el año pasado. En particular fueron criticadas las preguntas a la víctima durante su declaración y las pruebas presentadas por los acusados y aceptadas por el tribunal. Entre ellas, un informe encargado a un detective por uno de los presuntos agresores sobre la vida de la mujer tras la supuesta violación, que fue retirado posteriormente, o una fotografía "festiva" que la joven publicó en las redes sociales tras los hechos. 

Defensa y acusación recurrirán la sentencia 

Diversas voces de la sociedad civil, los partidos políticos y la cultura denunciaron ya durante el proceso una "Justicia patriarcal", que tiende a responsabilizar de las violaciones a sus víctimas y no a sus agresores: un reproche que viene acompañando casos emblemáticos de agresiones sexuales en diversos países. Tanto la acusación como la defensa tienen ahora diez días para recurrir la  sentencia. El abogado de la víctima adelantó que lo hará, ya que se siente "decepcionado" con el fallo judicial. También el de los condenados apelará al considerar que la sentencia "no es ajustada a derecho".

La polémica decisión del tribunal, que se demoró dos meses más de lo previsto y contó incluso con un voto particular de un juez que defendió la absolución de todos los acusados, queda así lejos de cerrar el caso y promete un nuevo debate social y político.

MS (dpa/efe)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda