Caso Khashoggi: Trump deja impunes a los saudíes | El Mundo | DW | 21.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Caso Khashoggi: Trump deja impunes a los saudíes

Las palabras de Trump sobre la responsabilidad saudí en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi son un ataque abierto a los derechos humanos. Eso debe tener consecuencias, opina Michael Knigge.

La extraña e incompleta declaración sobre el caso Jamal Khashoggi emitida por la Casa Blanca parecía estar dictada por el propio presidente, Donald Trump. El texto del comunicado podría resumirse de la siguiente manera: es posible que el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, haya ordenado el asesinato de Kashoggi en Estambul, pero, adivinen, me importa un bledo y no permitiré que el asesinato premeditado de un periodista afincado en Estados Unidos arruine los negocios con los saudíes y la batalla contra Irán.

Si cualquier otra persona o institución hubiera publicado tal texto, se le habría formulado de inmediato dos preguntas:

1. ¿No tiene editor de textos?

2. ¿No le queda ni un ápice de moral?

Para el presidente Trump, ninguna de estas preguntas es relevante, ni le parece interesante presentar una argumentación coherente con respecto a Arabia Saudí. Y, aparentemente, parecen importarle muy poco cuestiones básicas como el bien y el mal.

No es eximente

Pero la ignorancia o la incapacidad para diferenciar el bien del mal no exime a nadie, ni siquiera al presidente del país más poderoso del mundo, del deber de tener un comportamiento acorde con el liderazgo moral del que anteriores presidentes estadounidenses tanto se enorgullecían. Aunque, a menudo, no actuaran de acuerdo a sus principios.

Michael Knigge Kommentarbild App

Michael Knigge es corresponsal de DW en Washington.

Trump es diferente. Él ni siquiera pretende erigirse en líder moral. Como ya ha dejado claro, el dinero saudí y su apoyo contra Irán son más importantes que el asesinato de un periodista del Washington Post, diario que Trump detesta. Su comportamiento no supone ninguna sorpresa, sino una nueva confirmación del tipo de persona elegida presidente hace dos años.

Salir impune del asesinato

Sin embargo, en una presidencia en la que han abundado la retórica y las acciones vergonzosas, peligrosas y ofensivas, el despreciable texto de ayer martes (20.11.2018) toca un nuevo fondo por una sencilla razón: literalmente deja a los saudíes salir impunes de un asesinato. Todos los indicios apuntan a que el asesinato de Kashoggi en el consulado saudí en Turquía a manos de un equipo saudí se llevó a cabo de manera tan abierta y descarada, que el Gobierno saudí, especialmente el heredero, tuvo necesariamente que dar vía libre a lo ocurrido. Despreciando las conclusiones de sus propios servicios de inteligencia y rehusando aplicar sanciones, Trump indulta la barbarie cometida por los saudíes. Y, lo que es peor, al dejar impune este comportamiento, Trump apoya e incluso fomenta acciones similares por parte de otros déspotas en el mundo. El presidente Donald Trump convirtió el día de ayer, 20 de noviembre de 2018, dos días antes de la celebración de Acción de Gracias, en una jornada oscura para los derechos humanos en todo el mundo.

Nueva prioridad para el nuevo Congreso

Esto no se puede tolerar. Al igual que sucedió cuando Trump se oponía a sancionar a Rusia, el Congreso debe dar un paso hacia adelante y actuar. Y si el antiguo Congreso, en el que hay muchos republicanos que tratan de no ofender a Trump, no actúa sancionando de manera significativa a Arabia Saudí, tendrá que hacerlo el nuevo Congreso dominado por la presencia demócrata. Pero investigar el comportamiento de la administración Trump hacia Riad y sancionar a Arabia Saudí no puede ser la prioridad del Congreso el próximo año. Tiene que serlo ahora. 

(ms/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

DW recomienda

Enlaces externos